A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
29 pág.
CURSO DE DERECHO LABORAL - SEMANA 7

Pré-visualização | Página 1 de 3

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR 
DE SAN MARCOS
SEMANA 7: LA JORNADA DE TRABAJO, HORARIO Y TRABAJO EN SOBRETIEMPO, NOCTURNOS Y FERIADOS
CURSO: DERECHO LABORAL
Mg. Marcos Antonio Quicaño Tenorio
LA JORNADA DE TRABAJO
La jornada de trabajo es el tiempo constante que una persona presta para realizar una actividad, física y/o intelectual, por la cual obtendrá una remuneración por parte de su empleador. La jornada de trabajo no incluye el tiempo de descanso, refrigerio o almuerzo, el cual nunca puede ser menor a 45 minutos. La jornada puede ser diurna (durante el día) o nocturno (durante la noche). 
Base Constitucional y Legal
Dentro de nuestro ordenamiento legal la jornada de trabajo se encuentra regulada en la Constitución Política del Perú en el artículo 25º, en el Decreto Supremo Nº 007-2002-TR, TUO de la Ley de Jornada de Trabajo, Horario y Trabajo en Sobretiempo, en el Decreto Supremo Nº 008-2002-TR, Reglamento del TUO de la Ley de Jornada de Trabajo, Horario y Trabajo en Sobretiempo, y finalmente el Decreto Supremo Nº 004-2006-TR – Dictan Disposiciones Sobre El Registro de Control de Asistencia y De Salida En El Régimen Laboral De La Actividad Privada, con sus respectivas normas modificatorias.
JORNADA ORDINARIA DE TRABAJO
La jornada ordinaria de trabajo para varones y mujeres mayores de edad es de ocho (8) horas diarias o cuarenta y ocho (48) horas semanales como máximo, 
se puede establecer por ley, convenio o decisión unilateral del empleador una jornada inferior a las máximas ordinarias, 
en el caso que la reducción de la jornada de trabajo se produzca por convenio o decisión unilateral del empleador no se podrá producir una reducción en la remuneración del trabajador, salvo pacto expreso en contrario.
FACULTADES DE MODIFICACIONES DEL EMPLEADOR DE JORNADAS, HORARIOS Y TURNOS
A) Establecer la jornada ordinaria de trabajo, diaria o semanal.
B) Establecer jornadas compensatorias de trabajo de tal forma que en algunos días la jornada ordinaria sea mayor y en otros menor de ocho (8) horas, sin que se afecte el promedio de las 48 horas por semana.
C) Reducir o ampliar el número de días de la jornada semanal de trabajo, encontrándose autorizado a prorratear las horas dentro de los restantes días de la semana, considerándose las horas prorrateadas como parte de la jornada ordinaria de trabajo.
D) Establecer, con la salvedad del trabajo en sobretiempo, turnos de trabajos fijos o rotativos, los que pueden variar con el tiempo según las necesidades del centro de trabajo.
E) Establecer y modificar horarios de trabajo.
En caso de ocurrir un supuesto de caso fortuito o de fuerza mayor que haga indispensable introducir alguna de estas modificaciones será suficiente para que procedan a ellas contar con la autorización de los trabajadores involucrados.
PROCEDIMIENTO PARA MODIFICACIÓN DEL EMPLEADOR DE JORNADAS, HORARIOS Y TURNOS
El empleador para proceder a las modificaciones de jornadas, horarios y turnos debe comunicar con ocho (8) días de anticipación al sindicato, a falta de este a los representantes de los trabajadores, o en su defecto a los trabajadores afectados, la medida a adoptarse y los motivos que la sustentan, dentro de este plazo los mismos pueden solicitar al empleador la realización de una reunión a fin de plantear una medida distinta a la propuesta, debiendo el empleador señalar fecha y hora para la celebración de la misma, a falta de acuerdo el empleador esta facultado para introducir la modificación propuesta, sin perjuicio de que los afectados puedan impugnar el citado acto ante la Autoridad Administrativa de Trabajo dentro de los 10 días siguientes de la adopción de la medida, la que debe pronunciarse dentro de 10 días hábiles.
JORNADAS MENORES A 8 HORAS
En los centros de trabajo en que se rijan jornadas menores a ocho (8) horas diarias o cuarenta y ocho (48) horas a la semana, el empleador podrá extenderlas unilateralmente hasta dichos limites, incrementando la remuneración al tiempo adicional.
No podrá ser posible dicho incremento de la jornada de trabajo para alcanzar la jornada ordinaria máxima, cuando la reducción de ésta haya sido establecida por ley o por convenio colectivo, salvo que se realice por la misma vía.
JORNADA ATÍPICA
La Constitución Política del Perú en su artículo 25º reconoce de forma excepcional que en caso de jornadas acumulativas o atípicas, el promedio de horas trabajadas en el período correspondiente no puede superar el máximo de 8 horas diarias o de 48 horas semanales, en tal sentido la norma infraconstitucional sobre la materia faculta a las empresas a instaurar regímenes alternativos, acumulativos o atípicos de jornadas de trabajo y descanso, siempre y cuando la naturaleza especial de las actividades desarrolladas por la empresa así lo ameriten o justifiquen. 
En este caso el promedio de horas trabajadas en el ciclo o período correspondiente no podrá exceder los límites máximos previstos por la ley. Para establecer el promedio respectivo deberá dividirse el total de horas laboradas entre el número de días del ciclo o período completo, incluyendo los días de descanso. 
En el caso de la jornada atípica, estas son las que no poseen un horario fijo establecido, pudiendo variar la cantidad de horas trabajadas y descansadas. Por ello, la jornada atípica consiste en una jornada distinta a la de 8 horas consecutivas de trabajo, aunque en promedio debe mantenerse en las 48 semanales. 
Esta clase de jornadas solo se da cuando las condiciones así lo exijan, como puede ser los trabajos realizados en zonas alejadas o peligrosas que requieren laborar muchas horas y luego se descansa por varios días. 
Tal es el caso de trabajadores mineros o pescadores que llegan a trabajar 12 horas consecutivas y llegan al máximo legal semanal en solo 4 días de trabajo. 
Otro ejemplo son los policías que en ocasiones trabajan 24 horas consecutivas, con lo que tendrían, en teoría, 5 días de descanso a la semana. 
Un ejemplo, en sentido contrario, son los médicos, que sin trabajar medio tiempo, laboran 4 o 6 horas al día, para luego recuperar estas horas los sábados, domingos o de madrugada. Esto se hace por la extenuante naturaleza del trabajo que ejercen.
TRABAJADORES EXCLUIDOS DE LA JORNADA MÁXIMA DE TRABAJO
A) Trabajadores de dirección, a los que reúnen las características previstas en el primer párrafo del artículo 43º del TUO de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral aprobado por Decreto Supremo Nº 003-97-TR.
B) Trabajadores que prestan servicios intermitentes de espera, vigilancia o custodia, y aquellos que regularmente prestan servicios efectivos de manera alternada con lapsos de inactividad.
C) Trabajadores no sujetos a fiscalización inmediata, aquellos trabajadores que realizan sus labores o parte de ellas sin supervisión inmediata del empleador, o que lo hacen parcial o totalmente fuera del centro de trabajo, acudiendo a él para dar cuenta de su trabajo y realizar las coordinaciones pertinentes.
D) Trabajadores de confianza, cuyas características se encuentran definidas en el artículo 43º de la Ley de Productividad y Competitividad Laboral aprobada por Decreto Supremo Nº 003-97-TR. Salvo que sea un trabajador de confianza sujeto a un control efectivo del tiempo de trabajo, caso en el cual si se le incluye en los alcances de la jornada máxima de trabajo.
El horario de trabajo es la parte del día que está reservada para que una persona lleve a cabo su jornada de trabajo, realizando las actividades propias de su labor. Está compuesto por la hora de ingreso y la hora de salida. 
En el caso del sector público, el horario de trabajo se encontraba fijado de antemano para todas las entidades, pero ello causaba un gran congestionamiento vehicular al encontrarse muchos trabajadores desplazándose. Por ello se estableció la jornada de ingreso diferenciada, para evitar los embotellamientos y problemas subsecuentes. 
En el caso del sector privado, el horario de trabajo se define por

Crie agora seu perfil grátis para visualizar sem restrições.