Foucault - História da Sexualidade vol. III. O Cuidado de Si (Espanhol)
237 pág.

Foucault - História da Sexualidade vol. III. O Cuidado de Si (Espanhol)


DisciplinaAnálise de Pesquisa em Psicologia14 materiais61 seguidores
Pré-visualização50 páginas
pero se niega a hacer de ella la consecuencia, en cierto 
modo necesaria y natural, de un estatuto. No hay que considerar la actividad 
política, dice, como una especie de ocio (scholé) al que se entregaría tino 
porque no tiene otra cosa que hacer y porque las circunstancias son 
favorables, a reserva de abandonarla apenas se presenten las dificultades.30 
La política es "una vida" y una "práctica" (bios kai praxiS).31 Pero a ella 
no puede uno entregarse sino por una elección libre y voluntaria: Plutarco 
emplea aquí la expresión técnica de los estoicos -proairesis-, y esa elección 
debe estar fundada en el juicio y la razón (k risis kai logOS):32 única 
manera de hacer frente, con firmeza, a los problemas que pueden plantearse. 
El ejercicio de la actividad política es en efecto una "vida", que implica un 
compromiso personal y duradero; pero el fundamento, el nexo entre uno mismo y 
la actividad política, lo que constituye al individuo como actor político, no 
es -o no es sólo- su estatuto; es, en el marco general definido por el 
nacimiento y el rango, un acto personal.
Pero se puede hablar también de relativización en otro sentido. A menos que 
se sea el propio príncipe, se ejerce el poder en el interior de una red donde 
se ocupa una posición de gozne. Se es siempre de cierta manera gobernante y 
gobernado. Aristóteles en la Política3' evocaba también este juego, pero ba 
o la forma de una alternancia o de una rotación: somos a veces gobernantes, a 
veces gobernados. En cambio, en el hecho de que seamos a la vez lo uno y lo 
otro, por un juego de órdenes enviadas y recibidas, de controles, de 
apelaciones de las decisiones tomadas, Arístides ve el principio mismo de] 
buen gobierno.34 Séneca, en el prefacio del libro iv de las Cuestiones 
naturales, evoca esta situación "intermedia" del alto funcionario romano: 
recuerda a Lucilio que el poder que tiene que ejercer en Sicilia no es una 
autoridad soberana, un impe-
30. Plutarco, Praecepta gerendae reipublicae, 798c-d.
31. Ibid, 823c.
32. Ibid., 798c-d.
33. Aristóteles, Política, i, 12, 1259b.
34. Arístides, Elogio de Roma, 29-39.
UNO MISMO Y
rium, sino el poder delegado de una procuratio, cu tes no hay que rebasar: 
que era, según él, la condi< poder sacar un placer (delectare) del ejercicio 
de s cargo y aprovechar los ocios que puede dejar.35 plU senta en cierto modo 
la recíproca de esta situación aristócrata a quien dirige sus consejos, por 
muchc uno de los primeros entre los suyos, debe tener tarr relación con los 
&quot;dirigentes&quot; -hégemones-, es dec romanos. Plutarco critica a aquellos que, 
para aseni su poder en su propia ciudad, se muestran serviles con los 
representantes de la administración imperial; aconseja a Menémaco cumplir 
ante ellos con los,deberes necesarios y anudar amistades útiles, pero sin 
humillar nunca a su patria ni esforzarse en pedir autorización a propósito de 
todo.31, Quien ejerce el poder ha de colocarse en un campo de relaciones 
complejas donde ocupa un punto de transición.31 Su estatuto ha podido 
colocarlo allí; no es ese estatuto sin embargo el que fija las reglas que han 
de seguirse y los límites que han de observarse.
2. Actividad política y actor moral. Era uno de los temas más constantes 
del pensamiento político griego que una ciudad no podría ser feliz y bien 
gobernada sino a condición de que sus jefes fueran virtuosos, e inversamente, 
que la buena constitución de la ciudad y unas leyes sabias eran factores 
decisivos para la conducta justa de los magistrados y de los ciudadanos. La 
virtud del gobernante, en todo un pensamiento político de la época imperial, 
es considerada siempre como necesaria, pero por razones un poco diferentes. 
No es como expresión o efecto de la armonía del conjunto como esta virtud es 
indispensable, sino porque, en el arte difícil de gobernar, en medio de 
tantas emboscadas, el gobernante tendrá que guiarse por su razón personal: 
sabiendo conducirse bien es como sabrá conducir a los demás como es debido. 
Un hombre, dice Dión de Prusa, que observa la ley y la equidad, que es más 
valiente que los simples soldados, que es más asiduo en el tra-
35. Séneca, Cuestiones naturales, iv, prefacio.
36. Plutarco, Praecepta gerendae reipublicae, 814c.
37. Véase también el pasaje donde Plutarco replica cómo hay que saber
confiar a algunos subordinados. ciertas tareas de detalle (81 la-813a).
EL JUEGO POLITICO 87
bajo que aquellos que lo hacen por obligación, que se niega a toda clase de 
lujuria (ya se ve: se trata aquí de virtudes que son las de todo el mundo, 
pero que conviene llevar, cuando se quiere gobernar, a un grado más elevado), 
ése tiene un da¡món, que no es simplemente bueno para él mism o, sino para 
los otros también.38 La racionalidad del gobierno de los otros es la misma 
que la racionalidad del gobierno de uno mismo. Es lo que explica Plutarco en 
el Tratado al príncipe sin experiencia: no se podría gobernar si no es 
gobernado uno mismo. Pero ¿quién debe pues dirigir al gobernante? La ley, 
seguro; sin embargo no hay que entenderla como la ley escrita, sino más bien 
como la razón, el logos, que vive en el alma del gobernante y jamás debe 
abandonarlo.39
En un espacio político donde la estructura política de la ciudad y las leyes 
de que se ha dotado han perdido sin duda algo de su importancia, aun cuando 
no por eso hayan desaparecido, y donde los elementos decisivos corresponden 
cada vez más a los hombres, a sus decisiones, a la manera en que hacen jugar 
su autoridad, a la sabiduría que manifiestan en el juego de los equilibrios y 
de las transacciones, es claro que el arte mismo de gobernar se convierte en 
un factor politico determinante. Es sabida la importancia que toma el 
problema de la virtud de los emperadores, de su vida privada y de la manera 
en que saben dominar sus pasiones: se ve en ello la garantía de que sabrán 
poner por sí mismos un límite al ejercicio de su poder político. Pero este 
principio vale para quienquiera que deba gobernar: debe ocuparse de sí mismo, 
guiar su propia alma, establecer su propio éthos.
Es en Marco Aurelio donde encontramos la formulación más clara de una 
experiencia del poder político que, por una parte, toma la forma de un oficio 
distinto del estatuto y, por otra, requiere la práctica atenta de las 
virtudes personales. Del emperador Antonino, en el más breve de los dos 
retratos que traza de él, recuerda que recibió tres lecciones: la de no 
identificarse con el papel político que ejerce uno (&quot;cuídate de cesarizarte, 
de impregnarte&quot;); la de practicar las virtudes bajo sus formas más generales 
(conservarse &quot;simple, puro, honesto, grave, natural, amigo de la justicia, 
piadoso, benevolente,
38. Dión de Prusa, Discursos, iii.
39. Plutarco, Ad principem ineruditum, 7SOc-d.
88 UNO MISMO Y LOS DEMAS
afectuoso, firme en el cumplimiento de los deberes&quot;); finalmente la de 
recordar los preceptos de la filosofía, como el de respetar a los dioses, 
socorrer a los hombres y saber cuán breve es la vida.40 Y cuando, al comienzo 
de los Pensamientos, Marco Aurelio dibuja con más detalles otro retrato de 
Antonino que tiene valor de regla de vida para él mismo, muestra cómo estos 
mismos principios regulaban su manera de ejercer el poder. Evitando los 
brillos inútiles, las satisfacciones de la vanidad, los arrebatos y las 
violencias, apartándose de todo lo que pudiese ser venganza y sospecha, 
distanciando a los aduladores para no dar acceso sino a los consejeros sabios 
y francos, Antonino mostraba cómo repudiaba el modo de ser &quot;cesáreo&quot;. Por 
sus ejercicios de templanza (ya se trate de la comida, de la ropa, del 
dormir, de los muchachos), por el uso siempre moderado que hacía de las 
comodidades de la vida, por la ausencia de agitación y la igualdad del alma, 
por el cultivo de las relaciones de amistad sin inconstancia ni pasión, se 
fcrmaba para el &quot;arte de bastarse a sí mismo sin perder su serenidad&quot;.