A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
239 pág.
mandel cien años de controversias en torno a la obra de karl marx

Pré-visualização | Página 18 de 50

capital m anufacturero 
ya habían aparecido probablemente más de mil años antes.)
En la producción simple de mercancías el capital no pro­
duce plusvalor. Simplemente transform a en plusvalor partes
49 Joseph Schumpeter, Capitalism, socialism and democracy, cit., pá­
ginas 15-18.
5 4 EL LIBRO PRIMERO
del producto y del ingreso corrientes que se originan con in­
dependencia del capital. Puede apropiarse parte del pluspro- 
ducto total que pasa normalmente a manos de las clases do­
minantes preeapitalistas (por ejemplo la apropiación, por 
medio de la usura, de parte de la renta feudal de la tierra). 
Puede apropiarse parte del producto que norm alm ente sirve 
como fondo de consumo de los propios productores. La carac­
terística básica de estas operaciones de capital bajo las rela­
ciones preeapitalistas de producción es que apenas aumentará 
la riqueza global de la sociedad; tampoco desarrollará de ma­
nera significativa las fuerzas productivas ni estim ulará el 
crecimiento económico. Sólo puede tener un efecto desinte­
grador sobre el orden social precapitalista dado, precipitan­
do a la ruina a varias clases sociales. Pero al acelerar la trans­
formación de los bienes producidos y consumidos como valo­
res de uso sólo en mercancías, o sea al acelerar la expansión 
de la economía dineraria, prepara el terreno, históricamente, 
para una posible aparición del modo capitalista de producción.
ELcapital que .actúa en los modos preeapitalistas de produc-
ción rem ite esencialmente.a una teoría de. la circulación v la
apropiación monetarias. Por ello en el libro prim ero de E l ca­
pital Marx introduce el capital por prim era vez en la sección 
segunda, después de haber explicado la naturaleza del dinero. 
De hecho, la sección segunda se intitula "La transformación 
del dinero en capital”. De nuevo el análisis lógico corresponde 
al proceso histórico, al cual Marx continuamente hace refe­
rencia, aun cuando la mayoría de las veces lo haga en notas 
a pie de página. Por otro lado, el capital que actúa en el modo 
capitalista de producción, el objeto real de estudio de El capi­
tal, se refiere obviamente a una teoría de la producción y 
apropiación del valor y del plusvalor. Marx explica en el capítu­
lo xxn >del libro prim ero cómo se transform a la ley de apro­
piación de las mercancías cuando pasamos de una sociedad 
de productores de mercancías en pequeña escala a una socie­
dad capitalista. En el prim er caso los productores directos son 
los dueños de los productos de su trabajo; en el segundo los 
dueños del capital se convierten en los dueños de los produc­
tos del trabajo de los productores directos. Los apologetas del 
capitalismo tra tan de justificar este hecho con el argumento 
de que, después de todo, los capitalistas “ponen a la disposi­
ción" de los trabajadores los instrumentos con los que la pro­
ducción tiene lugar.50 Pero nuevamente la historia nos permite
so Por ejemplo, MacCord Wright, Capitalism, Nueva York, 1951, p. 135. 
En El capital, libro I, capítuto VI (inédito) Marx muestra cuán engaña­
doramente el capitalismo representa los incrementos en la productividad 
social del trabajo —a través de los desarrollos sociales tales como el
TA TEORÍA DEL CAPITAL DE MARX 55
penetrar en la hipocresía del argumento. El capitalismo no 
nació —con los inicios de la manufactura— cuando los capita­
listas "pusieron a disposición de los productores” una ma­
quinaria nueva. Nació cuando los capitalistas expropiaron los 
instrumentos que pertenecían a los propios productores y 
reunieron estos instrumentos mismos bajo un techo común.81
En el modo capitalista de producción, el capital es por tan­
to valor constantemente incrementado por el plusvalor, el 
cual es producido por el trabajo productivo y apropiado por 
los capitalistas a través de la apropiación de las mercancías 
producidas por los trabajadores en las fábricas que pertene­
cen a los capitalistas. La manera en que este análisis del capi­
tal y del capitalismo se basa en la institución de la propiedad 
privada ha sido a menudo malentendida y tergiversada, tanto 
por los críticos como por los discípulos de Marx. Merece por 
tanto algunos comentarios.
Histórica y lógicamente el capitalismo está ligado a la pro­
piedad privada de los medios de producción, lo cual permite 
la apropiación privada de las mercancías producidas, por con­
siguiente la apropiación privada del plusvalor y la acumulación 
privada del capital. Ciertamente no es casual que los "dere­
chos a la propiedad privada” estén en el fondo de toda la su­
perestructura constitucional y jurídica que siglos de elabora­
ción de leyes han erigido sobre los cimientos de la producción 
de mercancías.
Pero lo que enfrentamos cuando examinamos las relaciones 
sociales que yacen detrás de estas formas jurídicas es, desde 
luego, algo que no es simplemente propiedad privada formal; 
de otra manera el análisis quedaría reducido a una simple 
tautología. Cuando Marx afirma que la producción de mercan­
cías sólo es posible porque el trabajo social se ha fragmentado 
en trabajos privados realizados independientemente uno de 
otro,52 se refiere a una realidad socioeconómica y no jurídica; 
la segunda es sólo un reflejo —y algunas veces muy imperfec­
to— de la primera. El capitalismo es entonces una relación 
específica entre trabajo asalariado y capital, una organización 
social donde el trabajo social está fragmentado en empresas
progreso científico, la cooperación de numerosos trabajadores, etc.— como 
resultados de la "productividad del capital”.
51 Sobre este aspecto del desarrollo de las industrias domésticas y de 
las primeras fábricas en los siglos xv y xvi, véase, entre otras fuentes, 
N. W. Posthumus, De Geschiedenis van de Leidsche Lakenindustrie, 
's-Gravenhage, 1908.
52 Véase El capital, t. i / l , p. 90. En una nota que Engels añadió a la 
cuarta edición alemana del libro primero de El capital (véase t. i / l , 
p. 58) hace notar que en inglés hay dos palabras diferentes para expre­
sar los dos aspectos distintos del trabajo: el trabajo productor de valor 
de uso es designado con la palabra w ork y el trabajo productor de va­
lor de cambio, que se mide sólo cuantitativamente, con la palabra labour.
56 EL LIBRO PRIMERO
independientes entre sí, que toman decisiones independientes 
acerca de las inversiones, los precios y las formas de creci­
miento financiero, que compiten entre sí por las partes del 
mercado y las ganancias (del plusvalor total producido por el 
trabajo productivo en su totalidad), y las cuales por lo tanto 
compran y explotan trabajo asalariado bajo condiciones eco­
nómicas, compulsiones y restricciones específicas. No se trata 
simplemente de una relación general entre "productores” y 
‘‘acumuladores", o "productores y "adm inistradores”, porque 
tal relación es en última instancia característica de todas las 
sociedades de clases y de ninguna manera específica del capi­
talismo.
El contenido de la institución económica del capital privado 
es por tanto la empresa independiente (ya sea un pequeño 
fabricante o una corporación multinacional gigante). El que 
la forma jurídica se conforme estrictam ente o no a ese con­
tenido es irrelevante, y a menudo plantea problemas legales 
complejos. ¿Los accionistas son sólo propietarios de títulos 
de ingreso o son propietarios de fracciones de los "activos” 
o de la "propiedad" de la empresa? Las leyes sobre la quiebra 
—que varían en los diferentes países capitalistas— adquieren 
los matices más complejos imaginables. Pero las decisiones 
económicas vitales (las decisiones de inversiones clave, por 
ejemplo) surgen de todas aquellas empresas que son realmen­
te independientes y no compañías subordinadas. La circuns­
tancia básica de la vida de la economía capitalista es el hecho 
de que estas decisiones vitales no surgen de la sociedad como