A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
267 pág.
Biografia de la fisica

Pré-visualização | Página 38 de 50

electricidad lo mismo que la corriente eléctrica produce 
magnetismo estaba en el aire y muchos físicos intentaron observar este efecto, 
pero despistados por la analogía con la inducción electroestática, ensayaron 
únicamente las configuraciones estáticas de imanes y alambres, tales como una 
varilla imanada con un alambre arrollado a su alrededor, que se negaba 
obstinadamente a producir alguna chispa cuando se unían los dos extremos. 
Al genio de Faraday o acaso a la enorme cantidad de experimentación que 
realizó día tras día, se debe haber hecho evidente que la producción de 
una corriente eléctrica es un proceso dinámico y requiere, bien un cambio 
en la fuerza de otra corriente, bien un cambio en la posición del imán. 
El único físico que tuvo la misma idea fue el americano llamado Joseph 
Henry, pero vaciló en anunciarlo tanto tiempo que la prioridad del descu-
brimiento fue para el hombre del otro lado del Atlántico. 
La mente investigadora de Michael Faraday no se contentó con reve-
lar la relación oculta entre magnetismo y electricidad. Quería también saber 
si los imanes afectaban los fenómenos ópticos. Esto culminó con el 
descubrimiento de la rotación del plano de polarización de la luz cuando 
pasa a través de materias transparentes situadas en un campo magnético. 
Dejemos al propio Faraday relatarnos este descubrimiento: 
13 Sept. 1845. 
7498 . Hoy he trabajado con líneas de fuerza magnética, pasando a través 
de diferentes cuerpos (transparentes en diferentes direcciones) y al mismo tiempo 
pasando un rayo polarizado de luz a través de ellos y después examinando el rayo 
por el prisma de Nichol u otros medios. Los imanes eran electroimanes, uno de ellos 
nuestro gran cilindro electromagnético y el otro un núcleo de hierro puesto en la 
hélice sobre un marco: esto no fue tan fuerte como el anterior. La corriente de 5 cé-
lulas de la batería de Grove fue enviada a través de ambas hélices a la vez y los 
imanes fueron imanados y desimanados haciendo correr o deteniendo la corriente 
eléctrica. 
Después de describir varios resultados negativos en los cuales el rayo 
de luz pasaba a través del aire y otras sustancias, Faraday consigna el mismo 
día: 
7504 . Vidrio pesado. 
Un trozo de vidrio pesado de 2 por 1,8 pulgadas y de una pulgada de gméso, de 
silicoborato de plomo pulimentado por los dos bordes más cortos fue experimentado. 
No produjo efectos cuando los mismos polos magnéticos o los polos contrarios estaban 
en lados opuestos (respecto a la trayectoria del rayo polarizado) ni cuando los mismos 
polos estaban en el mismo lado, fuera constante o intermitente la corriente. Pero 
cuando los polos magnéticos contrarios estaban en el mismo lado había un efecto pro-
ducido sobre el rayo polarii^do y de esta manera quedó comprobado que la fuerza 
120 
magnética y la luz están relacionadas entre sí. Este hecho probablemente será su-
mamente fecundo y de gran valor en la investigación de ambas clases de fuerzas 
naturales. 
¡Y lo fue ciertamente! El "efecto Faraday", es decir, la rotación del 
plano de polarización de luz que se propaga a lo largo de las líneas magnéti-
cas demuestra la íntima relación entre las ondas de luz, que son ondas electro-
magnéticas muy cortas, y las corrientes eléctricas dentro de los átomos indi-
viduales. Estos pequeños circuitos eléctricos, cuya existencia fue sugerida 
por Ampére, son interpretados actualmente como la rotación de electrones 
atómicos en torno del núcleo central. Consideremos dos átomos idénticos si-
tuados en un campo magnético de tal manera que un electrón circula en la 
dirección de las agujas del reloj y el otro en dirección contraria. En un caso, 
el campo magnético ejercerá sobre el electrón en movimiento una fuerza diri-
gida hacia el núcleo, mientras en el otro caso la fuerza se ejercerá en dirección 
contraria. Así, en el primer caso, el diámetro de la órbita del electrón dis-
minuirá y la frecuencia de rotación aumentará, mientras en el segundo caso 
ocurrirá lo contrario. Esta diferencia de comportamiento entre las corrientes 
intra-atómicas en la dirección de las agujas de un reloj y en la opuesta 
afectará la propagación de las ondas electromagnéticas (luz) a través del 
material y puede demostrarse que el resultado será la rotación del plano de 
polarización observado por Faraday. 
Persuadido de que todos los fenómenos observados en el mundo físico 
están relacionados entre sí, Faraday intentó también establecer una relación 
entre las fuerzas electromagnéticas y las fuerzas de la gravitación newto-
niana. En 1849 escribió en su Diario: 
Gravedad. Seguramente esta fuerza debe ser capaz de una relación experimental 
con la electricidad, el magnetismo y otras fuerzas, de manera que se establezca su 
acción recíproca y efecto equivalente. Considerar por un momento cómo tratar de 
abordar esta materia con hechos y ensayos. 
Pero los numerosos experimentos que emprendió para descubrir tal rela-
ción fueron infructuosos y concluyó esta parte del Diario con estas pala-
bras: 
Aquí terminan mis tentativas por el momento. Los resultados son negativos. Pero 
no por esto vacila mi fuerte impresión de que existe una relación entre la gravedad 
y la electricidad, aunque no haya comprobado que existe tal relación. 
Un siglo después, otro genio estuvo rompiéndose la cabeza durante 
muchas décadas en el intento de desarrollar la llamada "teoría del campo 
unificado" que uniría los fenómenos electromagnéticos y gravitatorios. Pero, 
lo mismo que Faraday, Albert Einstein murió sin haber podido conseguirlo. 
121 
CAMPO ELECTROMAGNÉTICO 
Por impresionantes que fueran los descubrimientos experimentales de 
Faraday, fueron igualados por sus ideas teóricas. A causa de su poca instruc-
ción y sin haber conocido prácticamente las matemáticas, Faraday no pudo 
ser lo que habitualmente se llama un físico teórico. Pero el hecho es que para 
tener una concepción teórica de un fenómeno físico embrollado es absoluta-
mente necesario muy a menudo un conocimiento de las complicadas matemá-
ticas y a veces también perjudicial. El investigador se puede perder fácil-
mente en la selva de las intrincadas fórmulas y, como dice un proverbio ruso, 
'los árboles no dejan ver el bosque". Antes de Faraday, se solía considerar 
que las fuerzas eléctricas y magnéticas, lo mismo que las gravitatorias actua-
ban a través del espacio vacío que separaba los objetos que estaban en 
acción recíproca. A esta mente sencilla, sin embargo, tal "acción a distancia" 
no le parecía tener sentido físico y viendo cómo un peso se movía de un 
sitio a otro deseaba ver también la cuerda que tirase de él o el palo que 
lo empujase. Así, para explicar las fuerzas que actúan entre las cargas eléctri-
cas y los imanes, tuvo que imaginar que el espacio intermedio estaba lleno de 
"algo" que podía tirar o empujar. Hablaba de alg® análogo a tubos de caucho 
que se extienden entre dos cargas eléctricas o polos magnéticos contrarios y 
tirando de ellas las reúnen. En el caso de cargas o polos del mismo signo los 
tubos actúan de diferente manera y los empujan separándolos. La dirección 
de estos tubos de Faraday en el caso del magnetismo puede ser detectada es-
parciendo limaduras finas de hierro sobre una lámina de vidrio sobre la cual 
se ha colocado un imán. Las limaduras quedan magnetizadas y se orientan 
por sí mismas en la dirección de las fuerzas magnéticas que actúan a lo largo 
de los tubos, produciendo dibujos. En el caso de un campo eléctrico se 
pueden obtener resultados similares empleando la polarización eléctrica, 
pero el experimento es más difícil de realizar. Según Faraday, los tubos 
eléctricos y magnéticos son también responsables de varios fenómenos 
electromagnéticos. Cuando una corriente fluye a través de un alambre eléc-
trico, queda rodeada de tubos circulares que ejercen una tensión sobre la aguja 
magnética orientándola