A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
559 pág.
AGENTES FÍSICOS TERAPÊUTICOS de Jorge Enrique. ECIMED 2008

Pré-visualização | Página 14 de 50

en helioterapia
Uno de los problemas principales que plantea la
medicina moderna es la necesidad de tener patro-
nes de dosificación, medibles y reproducibles. Esto
está muy bien definido en farmacología, pero den-
tro del ámbito de la fisioterapia y en particular de
los agentes fisioterapéuticos eminentemente ener-
géticos, no resulta una tarea fácil. Sin embargo,
para la helioterapia existe un método propuesto
para establecer la dosificación que es bastante
sencillo, descrito por Rollier (Fig. 2.4).
Figura 2.4. Esquema de Rollier, para la aplicación de la
helioterapia. Este esquema tiene la ventaja de poder
ser aplicado en niños y ancianos que requieran esta
terapia, por tener una dosificación progresiva del agente
físico.
 27 Capítulo 2. Helioterapia
En este esquema se divide el cuerpo en cinco
partes:
– Parte 1. Pies y tobillos.
– Parte 2. Piernas.
– Parte 3. Muslos y manos.
– Parte 4. Caderas y antebrazos.
– Parte 5. Tórax y brazos.
La dosificación se realiza de la manera siguiente:
– El primer día se irradia la parte 1, solo
por 5 min.
– El segundo día se irradia la parte 2 por
5 min y la parte 1 por 10 min.
– El tercer día se irradia la parte 3 por 5 min,
la parte 2 por 10 min y la parte 1 por
15 min.
– Así, sucesivamente se expone 5 min la par-
te nueva y se le agrega 5 min de exposición
a las de días anteriores.
– Al sexto día se dará una exposición total al
cuerpo en su cara anterior durante 25 min.
– Al séptimo día se comenzará de igual forma
por la cara posterior.
Después, puede alternarse la cara ventral y dorsal
del cuerpo. Si se sigue este esquema, puede lle-
garse a 2 horas de irradiación diaria en el verano
y 3 horas de irradiación diaria en el invierno. Es
importante señalar que las mejores horas de
exposición son entre 9:00 a.m y 11:00 a.m, tam-
bién puede realizarse la exposición entre las
3:00 p.m y las 5:00 p.m, pero siempre debe evi-
tarse la radiación intensa del mediodía.
Es posible encontrar en la práctica diaria, que se
realicen combinaciones terapéuticas en centros
como los de talasoterapia y los de sanación por
agua (SPA). Lo más frecuente es que se aplique la
helioterapia acompañada de diferentes tipos de
baños. Sin embargo, con esta combinación no se
consigue un mayor beneficio que el que ofrece la
helioterapia por sí sola.25
Efectos adversos de la helioterapia
La complicación más temida y derivada de una
exposición desmedida al sol, se le llama golpe de
calor o insolación. Este cuadro se ve acompaña-
do, además de todo el malestar derivado de las
lesiones (quemaduras), de dolor, limitación de los
movimientos del tren superior, dificultad para con-
ciliar el sueño y el descanso, aparecen cefalea,
vértigos, náuseas, hiperpirexia, polipnea,
hipotensión e incluso pérdida de la conciencia.
Este tipo de complicación requiere cuidados es-
peciales.
La posibilidad de quemaduras ha estado más re-
lacionada a la incidencia de radiación ultravioleta
con longitudes medias, que corresponden con los
rayos UV-B (ver luminoterapia). Son frecuentes
fundamentalmente en el verano.
El componente o proporción de rayos UV-B, den-
tro de la radiación solar va a depender del ángulo
de incidencia de los rayos con la superficie terres-
tre, siendo, según Diffey26, 100 veces más intensa
durante el verano que durante el invierno. Tam-
bién, se conoce que un exceso de radiación co-
rrespondiente a longitudes más grandes UV-A, es
más dañina, en la medida que tienen más capaci-
dad de penetración hasta las capas profundas de
la epidermis. A este nivel, según Agar,27 pueden
ser relacionadas con la aparición de mutaciones
que llevan a lesiones malignas de la piel.
Otras complicaciones se presentan como resulta-
do de una exposición excesiva y sistemática al sol,
son las dermatosis eccematoides, xeroderma
pigmentario, dermatitis “berloque”, así como cua-
dros de foto sensibilización y dermatosis
fotoalérgicas. Estos cambios pueden acelerar el
proceso de envejecimiento de la piel, incluso lle-
gar hasta la queratosis, excrecencias verrugosas y
el denominado epitelioma actínico. Frecuentemente
se producen también manifestaciones oculares,
Parte 2. Agentes físicos naturales 28
derivadas de la agresión lumínica sobre el aparato
visual.4
Desde hace décadas se habla de los graves peli-
gros que pesan sobre la vida animal y vegetal en
nuestro planeta, no solo el efecto indirecto del ca-
lentamiento global y el daño progresivo al ambiente.
Está establecido que el déficit a nivel de la capa
de ozono, causa un marcado incremento de ra-
diación UV y con esto aumentan todos los riesgos
de este tipo de exposición que van a ser tratados
en el capítulo correspondiente a radiación
ultravioleta en la parte de luminoterapia de este
libro.1
Es muy difícil que se produzca alguna de estas com-
plicaciones si se sigue la metodología propuesta
para la aplicación, de manera que la helioterapia
es una alternativa que está al alcance de cualquier
profesional de salud.
Preguntas de comprobación
1. ¿A qué se denomina helioterapia?
2. ¿Cómo ha sido visto el papel del sol en las
intervenciones médicas desde la antigüedad?
3. Sintetice el proceso de atenuación de la ra-
diación solar a su paso por la atmósfera
terrestre hasta llegar a la superficie.
4. Describa los efectos biológicos de la heliote-
rapia.
5. Fundamente las indicaciones para la aplica-
ción de la helioterapia.
6. Mencione las contraindicaciones de la
helioterapia.
7. Describa los pasos a seguir para una apli-
cación de helioterapia.
8. Menciones los efectos adversos de la
helioterapia.
Referencias bibliográficas
 1.Robertson V., Ward A., Low J., and Reed A., Ultraviolet
Radiation, In: Electrotherapy Explained. Principles and
Practice, Butterworth Heinemann ELSEVIER 2006;
Chapter 17, Pp 499-534.
 2. Hernández Tápanes S. Los Beneficios de la Luz del
Sol, [citado martes 16 de agosto del 2005],[1 pantalla],
disponible en www.sld.cu/sitios/rehabilitacion.
 3. Armijo Valenzuela M, San Martín Bacoico J. Curas
balnearias y climáticas: talasoterapia y helioterapia.
Madrid: Editorial Complutense; 1998. p. 1-43.
 4. San Martín Bacaicoa J., Helioterapia, Talasoterapia y
Climatología Médica, En: Martínez Morillo M, Pastor
Vega JM y Sendra Portero F. Manual de Medicina
Física. Harcourt Brace de España; 1998. p.411-22.
 5. Matsuoko L., L.Ide, J. Wortsman, J.A. MacLaughlan,
M.F.Holick, Journal of Clinical Endocrinology &
Metabolism, 1987, 64, Pp.1165-8.
 6. Armijo, M., San Martín, J: Curas balnearias y
climáticas. Ed. Complutense. Madrid, 1994. p.1-33.
 7. Dalla, G: Hidroterapia. Ed. Ibis S.A. Barcelona; 1991.
 8. Sutcliffe B. El papel de la fisioterapia en la tercera
edad. Colección Rehabilitación (INSERSO).
Madrid; 1992. p. 2-34.
 9. Gonzales E., J.A.Parish “UV Phototherapy”, Renigk,
H.H. Jr., Malbach H.I. eds. 1991; Pp.519-32.
10.Holick M.F. & Jenkins M., The UV Advantage: New
Medical Breakthoughs Reveal Powerful Health
Benefits from Sun Exposure and Tanning, 2003, ISBN:
076151497X, disponible en: http://
www.chapters.indigo.ca/item.asp?Item=978074349852
&Catalog=Books&N=35&
11.Krutmann J., Morita A.: Therapeutic photomedicine:
Phototherapy. In: I. Freedberg, A. Eisen, K. Wolff, K.
Austen, L. Goldsmith, S. Katz, (eds), Fitzpatrick´s
Dermatology in General Medicine, 6th ed., vol. 1, Pp. 2469-
77, New York: McGraw-Hill, 2003.
12.Rodríguez Martín JM. Infrarrojos, En su:
Electroterapia en Fisioterapia, Editorial Médica
Panamericana, 2000, Cap. XVI. p. 531-46.
13.Rosenthal N.E., Journal of the American Medical
Association 1993, 270(22); Pp.2717-70.