A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
559 pág.
AGENTES FÍSICOS TERAPÊUTICOS de Jorge Enrique. ECIMED 2008

Pré-visualização | Página 39 de 50

facial skin after laser resurfacing. Dermatol
Surg 2002 May; 28 (5): 415-8.
57.Ma’or Z, Genis Y, Alon Y, Orlov E, Sorensen KB,
Oren A. Antimicrobial properties of Dead Sea black
mineral mud. International Journal of Dermatology.
In press. Report On-line, August 2005.
58.Delfino M, Russo N, Migliaccio G, Carraturo N.
Experimental study on efficacy of thermal muds of
Ischia Island combined with balneotherapy in the
treatment of psoriasis vulgaris with plaques. Clin
Ter 2003; 154 (3): 167-71.
59.Mazzulla S, Chimenti R, Sesti S, De Stefano S,
Morrone M, Martino G. Effect of sulphurous Bioglea
on psoriasis. Clin Ter 2004 Nov-Dec; 155 (11-12):
499-504.
60.Kurabayashi H, Tamura K, Tamura J, Kubota K. The
effects of hydraulic pressure on atrial natriuretic
peptide during rehabilitative head-out water
immersion. Life Sci 2001 Jul 20; 69 (9): 1017-21.
61.Syndicat national des médecins des stations
thermales. Guide des bonnes practiques thermales.
Press Therm Climat 2004; 141: 101-44.
62.Ceballos Hernansanz M.A., Afecciones
neurológicas y psiquiátricas, En: Hernández Torres
A., y cols.: Técnicas y Tecnologías en Hidrología
Médica e Hidroterapia, Informe de Evaluación de
Tecnologías Sanitarias Nº 50, Agencia de Evaluación
de Tecnologías Sanitarias (AETS), Instituto de Salud
Carlos III Ministerio de Sanidad y Consumo, I.S.B.N.:
84-95463-33-4, Madrid, Junio del 2006; Cap. 15, pp.
117-30.
63.Ceballos Hernansanz MA, San Martín Bacaicoa J.
Accidentes cerebro-vasculares y su tratamiento en
el medio balneario. Bol Soc Esp Hidrol. Med 1988;
III, 3: 146-7.
64.Ceballos Hernansanz MA. Curas hidrotermales en
afecciones neurológicas. Curas balnearias y
climáticas. Talasoterapia y Helioterapia. Editorial
Complutense, 1994, pp. 467-70.
65.Ceballos Hernansanz MA. Enfermedad de Parkinson
y su perspectiva en el campo de la Hidrología Médica
y de la Hidroterapia. Bol Soc Esp Hid Med 1992; VII,
3: 127-30.
66.Ceballos Hernansanz MA. Enfoque terapéutico del
enfermo parkinsoniano en el ambiente balneario. Bol
Soc Esp Hidrol Med 1995; X, 1: 53-4.
67.Ceballos Hernansanz MA. Fenómeno de Uhttoff:
¿signo patognomónico, o reacción termal en la
esclerosis múltiple? Bol Soc Esp Hid Med 1995; X,
3: 145-8.
68.Berioli ME. Crenoterapia en Otorrinolaringología. Bol
Soc Esp Hidrol Med 1995; X (1): 45-8.
69.Fourot-Bauzon M, Oudot J. Crénothérapie des voies
respiratoires. Eaux thermales - Effets physiologiques
et mécanismes d’action. En: Quenau (ed.). Médicine
thermale. Faits et preuves. Paris: Masson, 2000: 80-
4.
70.San José Arango MC. Hidrología médica y terapias
complementarias. Universidad de Sevilla, 2001.
71.Fourot-Bauzon M, Jean C, Jean R. Pathologie
bronchique. En: Quenau (ed.). Médicine thermale.
Faits et preuves. Paris: Masson, 2000: 94-101.
72.Oudot J, Martin C, Fraysse B, Graber-Duvernay B.
ORL. En: Quenau (ed.). Médicine thermale. Faits et
preuves. Paris: Masson, 2000: 84-94.
73.Poch Broto J. Afecciones tubo-timpánicas y
crenoterapia. Bol Soc Esp Hidrol Med 1995; X (1):
39-44.
74.García Matas A., Afecciones ginecológicas, En:
Hernández Torres A., y cols.: Técnicas y
Tecnologías en Hidrología Médica e Hidroterapia,
Informe de Evaluación de Tecnologías Sanitarias Nº
50, Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias
(AETS), Instituto de Salud Carlos III Ministerio de
Sanidad y Consumo, I.S.B.N.: 84-95463-33-4, Madrid,
Junio del 2006; Cap. 16, Pp. 131-4.
75.Rodríguez LP, Ponce Vázquez J, Mourelle Mosqueira
L, San Martín Bacaicoa J y cols. Técnicas
Hidrotermales aplicadas a Estética Integral. Ed.
Videocinco, 1999.
 87 Capítulo 5. Balneoterapia o crenoterapia
76.Biro S, Masuda A, Kihara T, Tei C. Clinical
implications of thermal therapy in lifestyle-related
diseases. Exp Biol Med 2003; 228 (10): 1245-9.
77.Pérez Fernández MR. Principios de hidroterapia y
balneoterapia. McGraw-Hill Interamericana.
Barcelona, 2005.
78.Guillén Mateo J., Cebrián Fernández A., Afecciones
renales y urinarias, En: Hernández Torres A., y cols.:
Técnicas y Tecnologías en Hidrología Médica e
Hidroterapia, Informe de Evaluación de Tecnologías
Sanitarias Nº 50, Agencia de Evaluación de Tecnologías
Sanitarias (AETS), Instituto de Salud Carlos III
Ministerio de Sanidad y Consumo, I.S.B.N.: 84-95463-
33-4, Madrid, Junio del 2006; Cap. 10, Pp. 87-92.
79.San José C. Hidrología médica y terapias comple-
mentarias. Sevilla: Ed. Universidad de Sevilla, 1998.
80.Rodríguez PL, Ponce Vázquez J, Mourelle Mosqueira
L. Técnicas Hidrotermales aplicadas a la estética
integral. Edit. Videocinco, 2000.
81.Vademécum de aguas mineromedicinales españolas.
Universidad Complutense. Instituto de Salud Carlos
III. Madrid, 2004.
82.Bender T, Pratzel H. Health resort medicine.
International Society of Medical Hydrology and
Climatology (ISMH). Verlag, 2002.
83.Reyes Fernández M. Principios de Hidroterapia y
Balneoterapia. Ed. McGraw-Hill Interamericana,
2005.
84.Armijo Valenzuela M, San Martín Bacaicoa J, et
al. Curas Balnearias y Climáticas. Talasoterapia y
Helioterapia. Ed. Complutense. Madrid, 1994.
Parte 3. Hidrología médica 88
PELOIDOPERAPIAPELOIDOPERAPIAPELOIDOPERAPIAPELOIDOPERAPIAPELOIDOPERAPIA
CAPÍTULO 6CAPÍTULO 6CAPÍTULO 6CAPÍTULO 6CAPÍTULO 6
OBJETIVOSOBJETIVOSOBJETIVOSOBJETIVOSOBJETIVOS
1. Definir la peloidoterapia dentro de la clasi-
ficación general de agentes físicos
terapéuticos.
2. Reconocer la evolución histórica de la téc-
nica.
3. Identificar los tipos de peloides.
4. Comprender los fundamentos biofísicos y
los efectos fisiológicos de la peloidoterapia.
5. Interpretar la metodología del tratamiento.
Definición de peloidoterapiaDefinición de peloidoterapiaDefinición de peloidoterapiaDefinición de peloidoterapiaDefinición de peloidoterapia
En la práctica, la peloidoterapia es parte de la
hidrología médica y no es posible desvincular to-
talmente al peloide del agua mineromedicinal que
le da origen.
Desde el punto de vista etimológico, el término
peloide deriva del griego pelos: barro o lodo; y
terapia: curación o remedio. Se trataría, por tan-
to, de un barro empleado en terapéutica. Desde
1948, la Sociedad Internacional de Hidrología
Médica, admite, con carácter internacional, como
peloides: los productos formados por la mezcla
de un agua mineral (que incluye entre estas, las de
mar y lago salado) con materias orgánicas o
inorgánicas, resultantes de procesos geológicos o
biológicos, aislada o conjuntamente, que pueden
ser utilizados en aplicaciones locales o generales
con fines terapéuticos. Son siempre hipertermales,
bien sea natural o artificialmente.1-7
En las aguas mineromedicinales y en especial, en
las de considerable mineralización, los cambios de
temperatura, la pérdida de gas carbónico, la oxi-
dación, las variaciones de los potenciales de oxi-
dación-reducción y la acción de la flora autótrofa,
facilitan la formación de sedimentos por precipita-
ción, de componentes normales disueltos o sus-
pendidos, o neoformados, en virtud de causas
diversas. En estos sedimentos o depósitos figuran
con frecuencia silicatos, carbonatos, sulfatos,
halogenuros, sulfuros y sulfosales. Hay que consi-
derar también, los componentes orgánicos, tales
como los ácidos húmicos, fulvoácidos, y múltiples
representantes de algabacterias, sulfobacterias,
ferrobacterias, e incluso amebas, rizópodos, infu-
sorios, paramecios rotíferos y larvas diversas. Es-
tos sedimentos constituyen los peloides.
Elementos históricos acercaElementos históricos acercaElementos históricos acercaElementos históricos acercaElementos históricos acerca
de la peloidoterapiade la peloidoterapiade la peloidoterapiade la peloidoterapiade la peloidoterapia
Las arcillas son sustancias muy extendidas en la
superficie terrestre, dado que constituyen el com-
ponente mayoritario de suelos y rocas
sedimentarias. La acción de los fangos salinos se
conoce