A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
487 pág.
sacrosantoConcilioDeTrento

Pré-visualização | Página 5 de 50

y del único ministro de este
Sacramento , que es el sacerdote legítimamente ordenado.
La tercera congregacion versó sobre la materia de la reforma.
En ella se trató de la jurisdiccion episcopal ; hízose, un regla–
Mento sobre las apelaciones , y se convino que no se
,
 apelara de
las sentencias de, los Obispos .y de sus oficialidades sino en las
causas criminales ;sin tocar en los juicios civiles; y que no se
permitiera , aun en aquellas el apelar de -las sentencias inter-
/ocutorias , antes de pronunciada la definitiva. No se dió lu-
gar al restablecimiento de los juicios sinódales , es decir , los
pronunciados por los metropolitanos y sus cornprovinciales , aun-
que, fuese este el derecho antiguo de los Obispos ; porque nin-
guno-- está inclinado á facilitar los juicios contra sí mismo ; y
porque es mas dificil formar un proceso contra los Obispos ,
cuando es Menester ir á Roma ,. ró hacer venir un comisario ,
lue cuando pueden, ser acusados .,31i donde residen , ante sus jue-
.
ces naturales. Por último se deterininó 'déjar al Papa la facultad
de juzgar por comisario/delegado partibus, y está es otra de.
las razones, porque no se quiso en Francia recibir el Concilio.
Sesion X111 del 41 de Octubre de 1554 .
Se leyó el decreto de la doctrina de la Eucaristía , que en-
cierra ocho capítulos. El Concilio reconoce , que despues de la
consagracion del pan y del vino, Nuestro Señor Jesucristo vér-
dadero Dios y verdadero hombre , esta contenido. verdadera,
real y substancialmente bajo la especie de estas cosas sensibles:
Que es un crimen y un atentado horrible atreverse á convertir
en un sentido metafórico las palabras con que Jesucristo insti-
tuyó este Sacramento : Que la iglesia ha creido siempre , qué
despues de la consagracion , el verdadero cuerpo de nuestro Se-
ñor y su verdadera sangre , con su alma y su divinidad, estan
bajo las especies de pan y de vino : Que la una ó la otra especie
contiene tanto como todas las dos junta, porque Jesucristo está
todo entero bajo la especie de pan y bajo la menor parte de
esta especie , como tambien bajo la 'especie de vino y bajo todas
sus partes :, Que por la consagracion del pan y del vino se hace
una conversion y mutacion de toda la substancia del pan , en
la subctancia,del cuerpo de nuestro . Señor , y de toda la subs-
tancia del vino en toda la de su sangre ; cuya mutacion ha sicki
llamada. muy apropósito y con toda propiedad transubstancia,-
cion : Que cuanto mas santo es este sacramento , tanto mas debe
procurar todo buen cristiano no acercarse á él , sino con un
profundo respeto v grande santidad , acordándose de aquellas
terribles palabras 'del A postoi : cualquiera que lo come y, bebe
indignamente , come y bebe su propia condenacion : Que el que
quiera comulgar ha de considerar bien este precepto ; qué el
hombre se pruebe á si mismo ; esto es , que el que ha cometido
un pecado mortal , no debe acercarse á la santa Eucaristía ,
qué antes haya precedido la confesion sacramental.
El Concilió añadió á este decreto once 'cánones acompañados
cada uno de su anatema. (Véanse en el texto ).
	
-
Se, leyó el decreto sobre la jurisdiccion de los Obispos. Para
escitarles á , la residencia ; el Concilio les encarga entre 'otías
cosas , que consideren su oficio de pastores del rebaño qué tie-
nen a su cuidado , y que no degenerando 'jamas en doininacion
su prelacia , miren á sus súbditos Corno á hijos y hermanos.
	
El decreto espresado contiene ocho capitulos. En el
	 meropri 
;xxi )
se dispone que velen ,
 los Obispos con prudencia en la reforma
de costumbres y que ,nadie apele de su correccion. El segundo
capitulo trata de la apelácion de la sentencia de los Obispos.
El . tercero previene que las piezas de la primera instancia deben
ser entregadas gratuitamente. El cuarto habla de la deposicion
rdegradacion de los eclesiásticos. El quinto dice , qué el Obispo
debe conocer de las gracias concedidas para la absolucion de
los pecados públicos.. El sexto es sobre el conocimiento de las
causas criminales contra los Obispos: El-Concilio declara que el
Obispo no puede ser citado , ni obligado á comparecer .
 personal-
mente , sino cuando se trata de su deposicion. El séptimo habla
de los testigos ; que pueden ncivirse contra los Obispos. El oc--
tavo y último determina , que el. Papa es'el único que puede co-
nocer en las causas graves contra los Obispos.
,Nótese que cuando' se dió este decreto no habia venido aun
al Concilio ningun Obispo de Franci l , á causa de 
,
estar en guer-
ra con el Papa Julio III el rey Enrique H.
Con9regacion. Examináronse las materias de la sesion si-
guiente , que todas versaban sobre doce artículos relativos al
sacramento de la Penitencia , y de la Estrema-uncion , estraidos
de los escritos de Linero y de sus discípulos. Púsosesumo cui-
dado en los artículos de la contricion en el sacramento de la
Penitencia., en él de la absolucion en el de la institucion del
sacramento y en el de los casos reservádoS.
En la congregacion siguiente se relataron los decretos y cáno-
nes , que se habiaa formada. Sobre la materia de la refosma se
habia estendido un decreto que se componia ,de catorce artículos.
Sesion XIV del 25 de Noviembre de 4554 .
Hizose la lectura del decreto acerca de la Penitencia y de Ja
Extrema-uncion. En él se dice , que nuestro Señor Jesucristo
habia instituido principalmente el sacramento de la Penitencia,
cuando despues *de resucitado sopló sobre sus discípulos , dicién-
doles : recibid el Espíritu santo : los pecados de aquellos que
perdonareis , seran perdonados y quedan ligados los de apee-
llos que no perdonareis. El Concilio condena á los queno quier
ren reconocer , que con estas palabras Jesucristo ha, comunica-
do á sus apóstoles y á. sus sucesores la potestad de remitir y de
detener los pecados cometidos despues del. Bautismo , y que las
quieren entender de la potestad de pubjicar la palabra divina ,
y anunciar el-evangelio. Hace ver- 4 .° Que en este sacramento
xxti )
ej
erce el sacerdote el oficio de juez , que la justicia divina pide'
de nosotros muchas lágrimas y grandes tr abajos , para que po—J
damos llegar á la renovacion total . y perfecta , que se hace. en
nosotros por el Bautismo , y que . con razon llaman los santos
padres á la penitencia una especie de bautismo laborioso. 2.0
Que la forma del sacramento , en' la que consiste su fuerza y
virtud, se encierra en las palabras de la absolucion que pronun-
cia el sacerdote : Ego te absolvo ect. ( sobre lo cual es apropó-
sito advertir aqui , que esta forma Ego te absolvo , que, se
ma indicatiba , ha sido introducida en la Iglesia despues del
siglo doce , en lugar de la deprecatoria de que se usaba antes}
y se usa aun entre los griegos). 3. 0 Que los actos del penitente
son la contricion , la confesion , y la satisfaccion , que son co-
mo la materia de este sacramento , quasi materia dice el Con,
cilio, para manifestar que estos actos estertores tienen lugar de
una materia sensible y permanente.
El Concilio define la contricion , un dolor interno y una de-
iestacion del pecado que se ha cometido , con la resólucion de
yo volver it pecar mas , y enseña que la contrición encierra
tambien en si el odio de la vida pasada, y que , aunque hacién-
dose perfecta por la caridad , reconcilie al hombre con Dios
ántes . que se reciba el sacramento de la penitencia, ha de
atribuirse la reconciliacion á la contricion misma soamente sin
el deseo de recibir el sacramento, con que debe ir siempre acom-
pañada.
Respecto de la contricion imperfecta , que se llama atricion
como se concibe y forma solamente, ó por la verguenza y, fealdad
del pecado , ó por el temor de las penas
'
 dice el Concilio , que
si va junta con la esperanza del 'perdón escluye la voluntad de
pecar y es un don de Dios y .un impulso del Espíritu santo, que
léjos de hacer al hombre hipócrita mayor pecador