GUYTINHO (COMPENDIO DO GUYTON 12ED) ESPAÑOL
728 pág.

GUYTINHO (COMPENDIO DO GUYTON 12ED) ESPAÑOL


DisciplinaFisiologia I26.537 materiais222.634 seguidores
Pré-visualização50 páginas
daño
isquémico significativo en los ventrículos. Esta anomalía a
menudo inicia una fibrilación letal.
Fibrilación ventricular (p. 149)
La fibrilación ventricular es la más grave de todas las arritmias
cardíacas. Se produce cuando un impulso estimula primero
88 UNIDAD III
El corazón
una porción de los músculos ventriculares, después otra y,
finalmente, se estimula a sí mismo. Esta estimulación hace
que muchas porciones de los ventrículos se contraigan al
mismo tiempo, mientras que otras se relajan. Los impulsos
recorren el músculo cardíaco, un fenómeno que se denomina
movimiento circular.
Movimiento circular
El movimiento circular es la base de la fibrilación ventricular.
Cuando un impulso recorre el ventrículo normal, termina
porque todo el músculo ventricular se encuentra en estado
refractario. Sin embargo, hay tres situaciones en las que el
impulso puede continuar alrededor del corazón y comenzar
el movimiento circular:
. Prolongación de la vía ventricular. En el momento en que los
impulsos vuelven al músculo que se había estimulado origi-
nalmente, ya no estará en período refractario y el impulso
volverá a recorrer lamisma vía. Esta situación es especialmente
probable en corazones dilatados, en caso de valvulopatías o en
otras afecciones con vías de conducción largas.
. Descenso de la velocidad de conducción. En el momento en
que un impulso más lento recorra el corazón, el músculo ya
no estará refractario a un nuevo impulso y se estimula de
nuevo. Así sucede a menudo en el sistema de Purkinje
durante la isquemia del músculo cardíaco o cuando la
concentración de potasio en sangre es alta.
. Acortamiento del período refractario en los músculos. En
esta situación, la estimulación se repite porque el impulso
recorre el corazón una y otra vez después de administrar
adrenalina o de estimulación eléctrica repetitiva.
La desfibrilación del corazón hace que todo el ventrículo se
torne refractario. Clínicamente, el corazón puede desfibrilar-
se aplicando una corriente directa de alto voltaje a través
del tórax, colocando los electrodos grandes a los dos lados del
corazón.
Fibrilación auricular (p. 151)
Al estar las aurículas y ventrículos aislados entre sí, la
fibrilación ventricular se puede producir sin fibrilación auri-
cular, y viceversa. Las causas de la fibrilación auricular son las
mismas que la de la fibrilación ventricular, siendo una de las
más frecuentes el aumento de tamaño de la aurícula por
lesiones valvulares. Las aurículas no bombean si están fibri-
lando, y la eficiencia del bombeo ventricular disminuye de un
20 a un 30%. La persona puede vivir durante años con
fibrilación auricular, aunque tendrá insuficiencia cardíaca.
89Arritmias cardíacas y su interpretación
electrocardiográfica
©
EL
SE
V
IE
R
.F
ot
oc
op
ia
r
si
n
au
to
ri
za
ci
ón
es
un
de
lit
o.
El aleteo auricular es diferente de la fibrilación auricular,
porque se trata de una única onda grande siempre en una
dirección, una y otra vez alrededor de las aurículas. Estas se
contraen entre 250 y 300 veces porminuto, la fuerza de la con-
tracción es débil porque un lado está contrayéndose mientras
el otro está relajándose.
90 UNIDAD III
El corazón
IV
La circulación
14. Visión general de la circulación;
biofísica de la presión, el flujo
y la resistencia
15. Distensibilidad vascular y funciones
de los sistemas arterial y venoso
16. La microcirculación y el sistema
linfático: intercambio de líquido capilar,
líquido intersticial y flujo linfático
17. Control local y humoral del flujo
sanguíneo por los tejidos
18. Regulación nerviosa de la circulación
y control rápido de la presión arterial
19. Función dominante de los riñones
en el control a largo plazo de la presión
arterial y en la hipertensión: el
sistema integrado de regulación
de la presión arterial
20. Gasto cardíaco, retorno venoso
y su regulación
21. Flujo sanguíneo muscular y gasto
cardíaco durante el ejercicio;
la circulación coronaria y la
cardiopatía isquémica
22. Insuficiencia cardíaca
23. Válvulas y tonos cardíacos;
cardiopatías valvulares y congénitas
24. Shock circulatorio y su tratamiento
CAPÍTULO 14
Visión general de la circulación; biofísica
de la presión, el flujo y la resistencia
La principal función de la circulación consiste en atender las
necesidades de los tejidos transportando nutrientes hacia ellos
y retirando sus productos de desecho, transportando las hor-
monas de una parte del organismo a otra y, en general, man-
teniendo condiciones de homeostasis en los líquidos tisulares
del organismo para lograr la supervivencia y la funcionalidad
óptima de las células.
Características físicas de la circulación
(p. 157)
La circulación está dividida en circulación pulmonar, que
irriga los pulmones, y circulación sistémica, que irriga los
tejidos del resto del cuerpo. Los componentes funcionales
de la circulación son los siguientes:
. Las arterias, que transportan la sangre con una presión alta
hacia los tejidos, tienen unas paredes vasculares fuertes y
unos flujos sanguíneos con una velocidad alta.
. Las arteriolas, que son las últimas ramas pequeñas del sis-
tema arterial y actúan controlando los conductos a través de
los cuales se libera la sangre en los capilares. Tienen paredes
musculares fuertes que pueden contraerse o dilatarse, con lo
que pueden alterar mucho el flujo sanguíneo en cada lecho
tisular en respuesta a sus necesidades.
. Los capilares, que realizan el intercambio de líquidos,
nutrientes y otras sustancias en la sangre y en el líquido
intersticial. Sus paredes son muy finas y muy permeables a
moléculas pequeñas.
. Las vénulas, que recogen la sangre de los capilares y después
se reúnen gradualmente, formando venas de tamaño pro-
gresivamente mayor.
. Las venas, que funcionan como conductos para el transporte
de la sangre que vuelve desde las vénulas al corazón; sirven
también como reserva de sangre. Sus paredes son finas, con
baja presión y flujo sanguíneo rápido.
La circulación es un circuito completo. La contracción
del corazón izquierdo impulsa la sangre hacia la circulación
sistémica a través de la aorta, que se vacía en otras
arterias más pequeñas, arteriolas y, finalmente, capilares.
Los vasos sanguíneos son distensibles, por lo que cada
contracción del corazón distiende sus paredes, que se
retraen cuando el corazón está relajado. De esta forma se
mantiene el flujo continuo hacia los tejidos, incluso entre
los latidos cardíacos. La sangre que abandona los tejidos
© 2012. Elsevier España, S.L. Reservados todos los derechos 93
entra en las vénulas y después fluye por venas de un
diámetro cada vez mayor, que transportan la sangre hacia
el corazón derecho.
El corazón derecho bombea la sangre a través de la arteria
pulmonar, pequeñas arterias, arteriolas y capilares, en los que
se intercambian el oxígeno y el dióxido de carbono entre la
sangre y los tejidos. Desde allí, la sangre fluye hacia las vénulas
y venas grandes y se vacía en la aurícula izquierda y el
ventrículo izquierdo, antes de ser bombeada de nuevo hacia
la circulación sistémica.
Como el flujo sanguíneo recorre siempre los mismos
vasos, cualquier cambio del flujo en una zona aislada
del circuito altera transitoriamente el flujo en las demás
zonas. Por ejemplo, una constricción intensa de las arterias
en la circulación sistémica puede reducir transitoriamente el
gasto cardíaco total, en cuyo caso el flujo sanguíneo hacia los
pulmones disminuye en la misma medida que el flujo que
atraviesa la circulación sistémica.
Otra característica de la circulación es que la constricción
súbita de un vaso sanguíneo debe siempre ir acompañada por
la dilatación opuesta de otra parte de la circulación, ya que el
volumen de sangre no puede modificarse con rapidez ni la
sangre puede comprimirse. Por