GUYTINHO (COMPENDIO DO GUYTON 12ED) ESPAÑOL
728 pág.

GUYTINHO (COMPENDIO DO GUYTON 12ED) ESPAÑOL


DisciplinaFisiologia I26.515 materiais222.244 seguidores
Pré-visualização50 páginas
en paralelo, como en la
circulación sistémica, en la que cada órgano está irrigado por
una arteria que se divide enmúltiples vasos, la resistencia total
se puede expresar como:
1
Rtotal
¼ 1
R1
þ 1
R2
þ . . . 1
Rn
donde R1, R2 y Rn son las resistencias de cada uno de los
lechos vasculares en la circulación. La resistencia total es
menor que la resistencia de cualquiera de los lechos vasculares
individuales.
Para un grupo de vasos organizados en serie, como sucede
en un tejido en el que el flujo sanguíneo atraviesa las arterias,
arteriolas, capilares y venas, la resistencia total es la suma de
las resistencias individuales:
Rtotal ¼ R1 þ R2 þ . . .Rn
donde R1, R2 y Rn son las resistencias de los distintos vasos
sanguíneos situados en serie en esos tejidos.
97Visión general de la circulación; biofísica
de la presión, el flujo y la resistencia
©
EL
SE
V
IE
R
.F
ot
oc
op
ia
r
si
n
au
to
ri
za
ci
ón
es
un
de
lit
o.
La conductancia es una medición de la facilidad con la que
el flujo sanguíneo atraviesa el vaso, y es el recíproco de la
resistencia.
Conductancia ¼ 1=Resistencia
El aumento del hematocrito y el aumento de la visco-
sidad elevan la resistencia vascular y disminuyen el flujo
sanguíneo. Cuanto mayor sea la viscosidad, menor es el flujo
de sangre en un vaso si todos los demás factores se mantienen
constantes. La viscosidad normal de la sangre es tres veces
mayor que la viscosidad del agua. El principal factor que hace
que sea tan viscosa es que contiene un número importante de
eritrocitos suspendidos, cada uno de los cuales ejerce un
arrastre por fricción sobre las células adyacentes y contra la
pared del vaso sanguíneo.
La proporción de la sangre que corresponde a las células, o
hematocrito, normalmente es de 40, lo que significa que el
40% del volumen sanguíneo está formado por células y el resto
es plasma. Cuantomayor sea el porcentaje de células en la san-
gre, es decir, cuanto mayor sea el hematocrito, mayor es la
viscosidad de la sangre y, por tanto, mayor es la resistencia al
flujo sanguíneo.
La «autorregulación» atenúa el efecto de la presión
arterial en el flujo sanguíneo tisular. El efecto de la
presión arterial sobre el flujo sanguíneo en muchos tejidos
suele ser bastante mayor de lo que cabría esperar después de
lo que acabamos de comentar. La razón es que el incremento
de la presión arterial normalmente inicia incrementos com-
pensadores de la resistencia vascular en pocos segundos
mediante la activación de los mecanismos locales de control
que se comentan en el capítulo 17. Por el contrario, con la
reducción de la presión arterial, la resistencia vascular
se reduce con rapidez en la mayoría de los tejidos y el flujo
sanguíneo se mantiene relativamente constante. La capacidad
de cada tejido de ajustar su resistencia vascular y mantener el
flujo sanguíneo normal durante los cambios de presión arterial
entre aproximadamente 70 y 175 mmHg se denomina
autorregulación del flujo sanguíneo.
Los cambios en el flujo sanguíneo tisular raras veces duran
más de unas horas, incluso cuando aumenta la presión arterial
o se mantienen niveles aumentados de vasoconstrictores. El
motivo de la relativa constancia del flujo sanguíneo es que los
mecanismos autorreguladores locales de cada tejido terminan
por superar la mayoría de los efectos de los vasoconstrictores
para proporcionar un flujo sanguíneo que resulta apropiado para
las necesidades del tejido.
98 UNIDAD IV
La circulación
CAPÍTULO 15
Distensibilidad vascular y funciones
de los sistemas arterial y venoso
Distensibilidad vascular (p. 167)
La distensibilidad de las arterias les permite acomodarse al
gasto pulsátil del corazón y superar las pulsaciones de la
presión, con lo que se consigue un flujo de sangre continuo
y homogéneo a través de los pequeños vasos sanguíneos de los
tejidos. Las venas son aún más distensibles que las arterias, lo
que les permite almacenar grandes cantidades de sangre que
pueden reclamarse cuando sea necesario. Como media, las
venas son ocho veces más distensibles que las arterias en la
circulación sistémica. En la circulación pulmonar, la distensi-
bilidad de las venas es similar a la de la circulación sistémica,
aunque las arterias pulmonares sonmás distensibles que las de
la circulación sistémica.
La distensibilidad vascular se expresa normalmente de la
siguiente forma:
Distensibilidad vascular
¼ Aumento del volumen
Aumento de la presi\ufffdon\ufffd Volumen original
La compliancia vascular (capacitancia) es la cantidad total
de sangre que se puede almacenar en una porción dada de la
circulación por cada milímetro de mercurio. Se calcula de
la siguiente forma:
Cuanto mayor sea la compliancia del vaso, se podrá dis-
tender con mayor facilidad por la presión.
Compliancia vascular ¼ Aumento de volumen
Aumento de presi\ufffdon
Compliancia y distensibilidad están relacionadas de la
siguiente forma:
Compliancia ¼ Distensibilidad\ufffd Volumen
La compliancia de una vena sistémica es 24 veces mayor
que la de su arteria correspondiente porque es 8 veces más
distensible y tiene un volumen 3 veces mayor (8 \ufffd 3 ¼ 24).
La estimulación simpática disminuye la capacitancia
vascular. La estimulación simpática aumenta el tono del
músculo liso en venas y arterias, provocando el desplaza-
miento de la sangre hacia el corazón en un importante meca-
nismo del cuerpo para aumentar el bombeo cardíaco. Por
ejemplo, durante una hemorragia, el aumento del tono sim-
pático de los vasos, especialmente de las venas, reduce el
© 2012. Elsevier España, S.L. Reservados todos los derechos 99
tamaño del vaso para que la circulación pueda seguir funcio-
nando casi normalmente incluso cuando se haya perdido
hasta el 25% del volumen sanguíneo total.
Los vasos expuestos al aumento del volumen muestran
primero un gran incremento de presión, pero el estira-
miento diferido de la pared del vaso permite que la
presión vuelva a la normalidad. Este fenómeno se conoce
como «compliancia diferida» o «relajación por estrés». La
compliancia diferida es un mecanismo de gran valor por el
cual la circulación se puede acomodar a cantidades añadidas
de sangre cuando es necesario, como sucede después de una
transfusión demasiado grande. La compliancia diferida en la
dirección contraria permite que la circulación se ajuste a sí
misma en un período de minutos u horas tras la disminución
de la volemia después de una hemorragia grave.
Pulsaciones de la presión arterial (p. 168)
Una oleada de sangre llena las arterias con cada latido
cardíaco. Si no fuera por la distensibilidad del sistema arterial,
toda esta sangre nueva tendría que fluir a través de los tejidos
solo en la sístole cardíaca, sin flujo sanguíneo durante la
diástole. La combinación de la distensibilidad de las arterias
y de su resistencia al flujo reduce las pulsaciones de la presión
hasta que prácticamente desaparecen en elmomento en que la
sangre alcanza los capilares, por lo que el flujo sanguíneo
tisular es esencialmente continuo.
En un adulto joven sano, la presión en el pico de cada
pulso, lo que se denomina presión sistólica, es de 120 mmHg.
En el punto más bajo de cada pulso, o presión diastólica, es de
80 mmHg. La diferencia entre estas dos presiones, unos
40 mmHg, se conoce como presión de pulso.
Hay dos factores importantes que afectan a la presión de
pulso: 1) el aumento del volumen sistólico del corazón (la
cantidad de sangre bombeada hacia la aorta con cada latido),
y 2) el descenso de la compliancia arterial. La compliancia
arterial disminuye cuando las arterias «se endurecen» con la
edad (arterioesclerosis).
Perfiles anormales de la presión de pulso. Algunas situa-
ciones de la circulación también provocan perfiles anormales
de la onda de pulso de presión, además de alterar la presión de
pulso (fig. 15-1):
. En la estenosis valvular