Patologia Secretos 3era Edicion
522 pág.

Patologia Secretos 3era Edicion


DisciplinaPatologia I18.924 materiais113.419 seguidores
Pré-visualização50 páginas
bioquímicas sensibles que miden la concentración 
de proteína C reactiva en la sangre y que se pueden utilizar en lugar de la VSG convencional.
MorFoLoGÍa De La iNFLaMaciÓN
 58. ¿Qué determina la morfología de las reacciones inflamatorias?
\ue06a etiología: la morfología de las lesiones depende de la naturaleza del patógeno que las ha 
producido. Las bacterias formadoras de pus, como Staphylococcus aureus, suelen provocar 
abscesos. La necrosis caseosa, que es una característica de la tuberculosis, suele determinar 
la aparición de lesiones pulmonares cavitadas.
\ue06a localización: las características anatómicas del órgano son uno de los principales determi-
nantes del tipo de inflamación. Por ejemplo, algunas formas de inflamación, como las úlceras, 
sólo afectan a las mucosas o la piel y no se describen en órganos sólidos, como el hígado 
o los riñones. La inflamación catarral sólo se produce en superficies mucosas con células 
mucosecretoras, como la mucosa nasal o bronquial.
\ue06a Duración de la inflamación: la inflamación aguda suele ser más exudativa, mientras que la 
crónica se asocia a menudo a fibrosis y cicatrización.
 59. ¿Qué es la inflamación serosa?
La inflamación serosa se caracteriza por la exudación de un líquido acelular, pobre en proteínas 
y parecido al suero. Ejemplos típicos son las ampollas cutáneas causadas por el virus del herpes 
simple o las quemaduras y el derrame pleural secundario a las infecciones virales del pulmón 
y la pleura.
 60. ¿Qué es la inflamación fibrinosa?
La inflamación fibrinosa se debe a exudados ricos en fibrina. El fibrinógeno, una proteína 
plasmática de alto peso molecular, sólo puede salir a través de defectos amplios en la pared 
vascular, por lo que para que exista una inflamación fibrosa deben existir lesiones en la pa-
red vascular o un aumento de la porosidad vascular. Los exudados fibrinosos corresponden a 
una trama de fibrina (es decir, fibrinógeno polimerizado). Esta inflamación, en la superficie de 
la cavidad pericárdica, adopta un aspecto de «pan y mantequilla» porque la fibrina del exudado 
forma hebras que generan puentes en el espacio que separa el epicardio del pericardio. La 
pericarditis fibrosa se puede deber a micobacterias (p. ej., M. tuberculosis), aunque también 
puede ser estéril y relacionarse con fiebre reumática, uremia e incluso infarto de miocardio 
transmural.
 61. ¿Qué es la inflamación supurativa?
La inflamación supurativa o purulenta se caracteriza por la exudación de pus. El pus se define 
como el material semilíquido, viscoso, constituido por neutrófilos muertos o que se están mu-
riendo, proteínas plasmáticas y restos del tejido licuado. La destrucción localizada del tejido 
determina una cavidad rellena de pus, denominada absceso. El empiema es una colección de 
pus en una cavidad corporal existente de forma previa (p. ej., cavidad pleural) o en un órgano 
hueco (p. ej., empiema vesicular). Estas lesiones pueden tener nombres según su localización 
anatómica, como piosálpinx (pus en la trompa de Falopio), piometra (pus en la cavidad uterina) 
y pionefrosis (pus en la pelvis y los cálices renales).
 62. ¿Qué es la ulceración?
Una úlcera es un defecto en el revestimiento superficial de la piel o las mucosas, y se debe a 
una necrosis secundaria a la inflamación de las capas superficiales del órgano afectado. En las 
úlceras duodenales o gástricas, la necrosis mucosa se debe a la acción del ácido clorhídrico y 
caPÍtULo 2 iNFLaMaciÓN y reParaciÓN caPÍtULo 2 iNFLaMaciÓN y reParaciÓNcaPÍtULo 2 iNFLaMaciÓN y reParaciÓN caPÍtULo 2 iNFLaMaciÓN y reParaciÓN 33
la pepsina en los jugos digestivos. En la colitis amebiana, las úlceras se deben a la acción lítica 
de las amebas en la luz. No se conoce la causa de las ulceraciones confluentes en el intestino 
grueso típicas de la colitis ulcerosa.
 63. ¿Qué es la inflamación seudomembranosa?
La inflamación seudomembranosa es una variante de la inflamación ulcerosa.
La lesión mucosa, causada en general por las toxinas bacterianas, comienza como una necrosis 
de las capas celulares superficiales. Las células mucosas necróticas se descaman y se mezclan 
con el moco, el contenido intestinal y la fibrina exudada para crear una capa (seudomembrana) 
que cubre las demás partes residuales de la mucosa. Esta capa se denomina seudomembrana para 
diferenciarla de las membranas anatómicas «verdaderas», es decir, de estructuras que cubren en 
condiciones normales las superficies externas de los órganos o forman los límites entre las capas 
de los órganos con múltiples capas. Estas seudomembranas se pueden despegar durante la ex-
ploración endoscópica y dejarían expuesta la superficie ulcerada sangrante subyacente.
 64. ¿Qué es la inflamación gangrenosa?
La gangrena se produce cuando las bacterias infiltran un tejido necrótico. Es típico que esta 
inflamación afecte a las piernas de diabéticos con microangiopatía diabética y aterosclerosis 
acelerada, que sufren una hipoperfusión secundaria de las extremidades. También puede produ-
cirse una gangrena en el intestino infartado. En ambos casos, la infección se debe a las bacterias 
saprofitas, que están presentes normalmente en los focos de necrosis tisular por isquemia.
reGeNeraciÓN y reParaciÓN
 65. ¿Qué lesiones se pueden reparar mediante regeneración?
Las lesiones tisulares extensas se pueden reparar mediante regeneración sólo en órganos cons-
tituidos por células que normalmente proliferan o en las que se puede inducir la proliferación. La 
regeneración no es posible en órganos como el corazón o el encéfalo, constituidos por células 
con diferenciación terminal.
 66. ¿cómo se clasifican las células según su capacidad de replicación?
Durante el desarrollo embrionario, todos los órganos están constituidos por células en división. 
En el organismo adulto, algunas células conservan esta propensión a dividirse, mientras que 
otras se vuelven quiescentes y abandonan el ciclo de mitosis celular. Según estos criterios, se 
distinguen tres tipos celulares:
\ue06a Células mitóticas, que se dividen de forma continua: estas células, que también se denomi-
nan células lábiles, son las células madre de los tejidos que se renuevan de forma constante, 
como la epidermis, la mucosa de los órganos internos, la médula ósea o los túbulos seminí-
feros testiculares. En un momento determinado los tejidos constituidos por células mitóticas 
contienen más de un 1,5% de las células en mitosis durante todo el ciclo de vida adulta.
\ue06a Células mitóticas facultativas: llamadas también células estables, estas células se detienen 
en la fase G0. Pueden entrar en el ciclo mitótico en determinadas circunstancias y dividirse 
en dos células hijas. Los órganos constituidos por células estables pueden regenerar y com-
pensar la pérdida de células parenquimatosas con células recién formadas equivalentes. Las 
células estables forman la mayor parte de los órganos parenquimatosos, como el hígado, los 
riñones y los órganos endocrinos. Las células endoteliales, los fibroblastos y otras células de 
los tejidos conjuntivos se incluyen también dentro de las células estables.
\ue06a Células posmitóticas, sin capacidad de división: estas células, que también se llaman per-
manentes, no pueden volver a entrar en el ciclo mitótico. Estas células no se pueden sustituir, 
y una lesión se suele reparar sustituyendo estas células de diferenciación terminal por otras 
que no son capaces de realizar su función específica. Los prototipos de órganos constitui-
dos por células permanentes son el corazón y el encéfalo. Sin embargo, a efectos prácticos 
también se clasifica así el músculo esquelético, porque las células de reserva musculares no 
pueden compensar por completo la pérdida de las fibras musculares estriadas.
©
 E
ls
ev
ie
r. 
Fo
to
co
pi
ar
 s
in
 a
ut
or
iz
ac
ió
n 
es
 u
n 
de
lit
o
caPÍtULo 2 iNFLaMaciÓN y