Barbara Ann Brennan   Hágase la Luz
279 pág.

Barbara Ann Brennan Hágase la Luz


DisciplinaAstrologia619 materiais2.143 seguidores
Pré-visualização50 páginas
sobre su condición. Por supuesto que, con la ayuda de la EPS, el sanador observa siempre los 
efectos que provoca en los campos energéticos de usted. (También observa y regula cuidadosamente su 
propio campo, una parte muy importante de la formación curativa.), El sanador prosigue con este sondeo con 
EPS para comprobar cómo recibe usted la curación y para obtener una información más detallada sobre los 
cambios que ocurren en su campo durante la curación. Con el uso de la EPS, el sanador puede cerciorarse de 
que todos los cambios necesarios se están cumpliendo y que no se descuida nada. 
A medida que avanza la curación, se hace mucho más intensa. Se vierte cada vez más energía en su siste-
ma, y usted probablemente ingresará en un estado muy profundo de relajación, que contribuye al proceso 
curativo en gran medida. En ese momento, su cerebro se sincroniza con el del sanador. Ambos están sin-
tonizados en potentes ondas alfa (8 Hz), el estado curativo. 
Otras informaciones obtenidas mediante la EPS incluirán la dieta, las vitaminas, los minerales, las hierbas o 
incluso los medicamentos que podría prescribir un médico en caso necesario. La EPS manifiesta también 
problemas psicológicos que contribuyeron a provocar la enfermedad. Revela traumas infantiles, sus imágenes 
de cómo cree que es la realidad, y en último término su sistema de creencias, que es la causa básica que 
mantiene su enfermedad intacta. El sanador trabaja directamente con todo esto a través de su campo de 
energía. 
Durante la curación, el sanador recurrirá también a la EPS para recibir orientación de los maestros espiri-
tuales, guías o ángeles de la guarda. Esta orientación se transmite de formas muy diversas. Los guías pueden 
decir al sanador qué debe hacer a continuación; pueden decirle dónde buscar las dificultades fisicas que usted 
padece; o incluso pueden designar la enfermedad que usted tiene. Los guías suelen contar al sanador la causa 
del problema desde la perspectiva física y psicológica. Los guías pueden hablarle directamente a través del 
canal del sanador. Cuando esto ocurre, la conversación que sigue es, generalmente, muy tierna y personal, 
que le conduce a una comprensión más profunda de lo que le está pasando, por qué está ocurriendo desde la 
perspectiva de la causa, y las profundas lecciones espirituales y vitales que implica. Tales conversaciones son 
siempre solidarias y veraces, y no expresan promesas falsas si el canal está expedito. Los guías también 
trabajan directamente a través de las manos del sanador para curarle. La restante información obtenida 
mediante la EPS se transcribe a mano o a máquina para que usted pueda utilizarla en el futuro. 
Habitualmente se requieren varias sesiones para llegar hasta la causa alojada en el sistema de creencias. 
Para cuando el sanador ha progresado a través de todas las capas del campo y ha puesto fin a la curación, 
probablemente usted estará sumido en un estado de profunda relajación y serenidad. 
Muchos sanadores le invitarán a descansar en la litera durante diez a treinta minutos para dejar que los 
campos se estabilicen. Esto le permite sacar el máximo beneficio de la curación, y hace que ésta se integre en 
su sistema energético. El sanador suele responder entonces a un mínimo de preguntas, puesto que para 
plantear una pregunta racional usted debe salir del estado curativo de ondas cerebrales alfa y acceder al esta-
do «racional» de ondas cerebrales beta, que detendrá el proceso curativo. Cuando yo practicaba la curación, 
advertía siempre a mis pacientes antes de iniciar el proceso sobre este importantísimo período de relajación 
poscurativa, y les incitaba a formular todas sus preguntas al principio de la curación, antes de que se produjera 
la conexión alfa. Luego, el sanador le pedirá que regrese en el momento oportuno y le garantizará que el resto 
de sus preguntas tendrán respuesta en esa próxima sesión. 
 
Preguntas y respuestas comunes 
 
¿Puede un paciente resistirse a una curación? ¿Cómo? 
 
Muchas veces, las personas se resisten al proceso curativo tratando de controlar la situación con una mente 
hiperactiva. Esto es fácil de hacer. Lo único que debe hacer el paciente es forzar una mente muy activa y ne-
garse a relajarse y a dejar que la curación tenga efecto. Si los pacientes fuerzan su cerebro para que se 
 55
mantenga racional, no accederán al estado alfa, 8 Hz, el estado curativo. En lugar de eso, permanecerán en un 
estado normal de ondas cerebrales activas, u ondas beta. (Los pacientes, naturalmente, pueden hacer esto en 
cualquier momento, en presencia o no de un sanador.) Si persisten en ese estado, interferirán en los procesos 
curativos normales en su cuerpo. Cuando la mente racional del paciente abandona su actividad y sus ondas 
cerebrales acceden al estado alfa, puede someterse a su proceso curativo natural, reforzado por el sanador. 
 
¿Cómo se distribuyen las sesiones curativas? 
 
Las sesiones curativas suelen programarse una vez a la semana, y duran una hora o una hora y media, a lo 
largo de varias semanas. A veces, sobre todo para los problemas de espalda, yo sólo trabajo con mis pacientes 
si pueden acudir dos veces por semana. Esto se debe a que existe tanta tensión en la espalda a causa de la 
actividad diaria normal, que los pacientes inevitablemente se cansan, presentan un bajo índice de azúcar en la 
sangre, experimentan una última reanimación, y vuelven a acumular tensión en la espalda antes de que 
termine la semana. Observé que la dieta es también muy importante en los problemas de espalda. Mis 
pacientes sólo volvían a acumular tensión en la espalda cuando trabajaban en exceso y comían poco, siendo el 
nivel de azúcar en la sangre muy bajo. Yo les aconsejaba que llevaran una bolsa con nueces y frutos secos, 
que comieran más a menudo, y que tomaran comidas completas. ¡Es sorprendente la cifra de personas 
hipertensas y desnutridas que nuestra opulenta sociedad genera! 
La distribución de sesiones para los pacientes aquejados de cáncer que están sometidos a quimioterapia o a 
terapia de radiaciones deberían ser, al menos, de una vez por semana, y siempre inmediatamente después de 
un tratamiento, aunque éste sea diario. La quimioterapia y la radioterapia originan residuos en el cuerpo fisico 
así como en el campo energético. Los residuos de la quimioterapia se componen de las propias sustancias 
químicas, además de los tejidos que mata. El cuerpo debe librarse de ambos. La quimioterapia produce un 
bioplasma de baja frecuencia, mucoso, oscuro y denso en el campo aura( que no sustenta la vida. Retarda e 
interfiere en el funcionamiento del campo aural, causando considerables molestias en el paciente. La radiación 
produce asimismo residuos en el cuerpo fisico porque no sólo mata las células, sino que altera los procesos 
biológicos normales que ocurren en muchas células próximas a las que mueren. Esto genera una gran cantidad 
de productos de desecho que hay que eliminar también. La radiación quema el campo aural, como si se 
aplicara un calcetín de nilón a una llama. Este daño debe ser reparado. La radiación hace también que el 
campo aural se resquebraje como el cristal, lo que origina muchos residuos en el campo que deben ser elimi-
nados. Cuanto más pronto limpie el sanador los residuos causados por la quimioterapia o la radioterapia, 
menores serán los efectos secundarios. 
 
¿Cuánto tiempo requiere? 
 
La duración de una serie de sesiones curativas depende de la gravedad del problema, del tiempo durante el 
cual el paciente ha sufrido el problema, y los efectos a largo plazo de la curación. Por lo general, el paciente 
nota intensamente los efectos de la curación durante unos tres días. Luego el sistema energético empezará a 
reanudar su vieja disfunción habitual hasta cierto punto. En qué grado y por cuánto tiempo el sistema ener-
gético del paciente puede mantener un estado tranquilo y