Barbara Ann Brennan   Hágase la Luz
279 pág.

Barbara Ann Brennan Hágase la Luz


DisciplinaAstrologia619 materiais2.143 seguidores
Pré-visualização50 páginas
paciente. Para hacer esto, el sanador utilizará la EPS para analizar la condición del paciente. Empezará por 
verificar el campo energético humano como sigue: 
\u2022 La configuración energética global del paciente, con sus equilibrios y desequilibrios. 
\u2022 La configuración, más detallada, para cada nivel del campo aural. 
 60
El sanador se concentra luego en el nivel fisico para describir los procesos psicológicos insanos o desequili-
brados que se dan en el cuerpo del paciente. Éstos, por supuesto, son consecuencia de los desequilibrios ener 
géticos que describió previamente. Para hacerlo, emplea la EPS para percibir el funcionamiento de los ór-
ganos y los tejidos en el nivel físico. El sanador procede en varias etapas, comprobando: 
 
\u2022 El estado general del campo energético humano. 
\u2022 El funcionamiento general de cada órgano. 
\u2022 El funcionamiento general de los sistemas orgánicos. Las interacciones entre los sistemas orgánicos. 
\u2022 Un funcionamiento más detallado de cada órgano. 
\u2022 El estado del tejido del órgano. 
 
Esta descripción de la enfermedad tendrá correlación, en muchos aspectos, con el diagnóstico de un médico. 
En el uso de la EPS pueden intervenir todos los sentidos. Describiré más adelante los tres más utilizados por 
los sanadores: el visual, el auditivo y el cinestésico (tacto). Pero el lenguaje diferirá según el sentido que se 
emplee para acceder a la información. Lo más probable es que ese lenguaje no sea un lenguaje técnico 
médico. 
 
La descripción de la enfermedad por el sanador usando la EPS visual 
 
Cuando el sanador utiliza el tipo de EPS visual, los órganos del cuerpo presentan unos colores concretos que 
guardan relación con la salud y otros colores que corresponden a la enfermedad y la disfunción. El sanador se 
limita a observar los órganos del cuerpo para comprobar si están débiles o fuertes, si son hipeactivos o 
hiperactivos. Cuando ha descubierto los órganos específicos que requieren más atención usando esta moda-
lidad general de sondeo, el sanador puede concentrarse en un examen más detenido de cada órgano disfun-
cional. 
Permítame citar algunos ejemplos de cómo funciona el sentido visual. Cuando observa el hígado, el sanador 
puede concentrarse primero en el hígado entero para comprobar su tamaño relativo y descubrir si está o no 
dilatado. También puede reparar en si parece demasiado denso para su funcionamiento normal. Puede variar 
su resolución -como hace usted cuando repasa un artículo de un periódico y se concentra en una frase 
concreta- para determinar si algunas partes del hígado funcionan por debajo de sus posibilidades mientras que 
otras realizan un sobreesfuerzo, con sólo observar el hígado en acción. Si existen algunas partes del hígado en 
las que se acumula material de desecho, el color aural de ese material indica si éste es demasiado ácido o 
demasiado alcalino. El sanador puede ver si estos residuos son demasiado viscosos para salir del hígado. Lo 
hace con sólo observar la densidad del líquido y su desplazamiento a través del hígado. 
Por ejemplo, yo he visto muchas veces una acumulación de líquido verde o amarillo estancado en algunas 
partes del hígado. Esto implica una acumulación de toxinas en el hígado y una producción excesiva de bilis. 
En ocasiones, el color amarillo es causado por algunos medicamentos que la persona ha tomado 
recientemente y que el hígado tiene dificultades para procesar. La percepción aural de la hepatitis es 
siempre una franja o capa de color anaranjado. A veces, si alguien ha tomado medicamentos contra la 
hepatitis, se manifiesta en el hígado como una zona de mucosidades pardas y espesas. La quimioterapia 
contra el cáncer de mama y de otros tipos aparece siempre como una mancha verdeparduzca en el hígado. 
Si se ha administrado quimioterapia por vía intravenosa a través del brazo, el aura de éste presenta también 
una tonalidad verde-parduzca. Yo he visto configuraciones que persistieron en el campo aural hasta veinte 
años en casos en los que no se había suministrado curación. 
El sanador puede ver los efectos de determinados alimentos o fármacos en el hígado. Muchas veces, una 
combinación de beber vino y comer quesos densos y empalagosos como el brie provoca un estancamiento 
considerable en el hígado. Se asemeja a mucosidades estancadas. Esto dificulta el ritmo natural y saludable 
del hígado y limita, por tanto, su rendimiento. 
Para reunir más información, el sanador puede ampliar su resolución y concentrarse en el nivel celular para 
determinar la condición de las células. A menudo, éstas aparecen ensanchadas o alargadas. O bien la 
membrana celular podría no funcionar de un modo químicamente equilibrado, de suerte que algunos líquidos 
que en principio no deberían atravesar esa membrana lo hacen. Así, por ejemplo, el fumar suele 
resquebrajar, a largo plazo, la pared celular, haciéndola tan fláccida que la célula se alarga y se deforma. 
Los agentes contaminantes del tabaco forman, además, una capa ácida en el exterior de la membrana 
celular, que cambia entonces su permeabilidad. Mediante una resolución alta o microscópica, el sanador 
puede ver también microorganismos en el interior del cuerpo y describir su aspecto. Toda la información 
recabada a través del tipo visual de EPS se describirá con imágenes utilizando términos vi suales. Toda esta 
información es facilitada, en el lenguaje del sanador, mediante términos descriptivos sencillos y no en los 
términos técnicos a los que el paciente o el médico está acostumbrado. 
 
La descripción de la enfermedad por el sanador usando la EPS auditiva 
 
El sanador puede utilizar también la EPS de tipo auditivo. Existen dos clases principales de información au-
ditiva: sonidos (o tonos) y palabras. El cuerpo, los órganos y los tejidos emiten sonidos que pueden oírse 
 61
mediante la EPS, pero no con el oído «normal». Esos sonidos aportan información sobre la salud del cuerpo 
y de los órganos. Un cuerpo sano produce una hermosa «sinfonía» de sonidos que fluyen armónicamente. 
Cuando un órgano no funciona correctamente, emite un sonido discordante. Desarrollando su vocabulario 
de sonidos, el sanador podrá describir la salud y la enfermedad presentes en los cuerpos físico y energético 
en términos de sonido. 
Por ejemplo, usando la EPS auditiva, el sanador puede perfectamente oír un pitido muy agudo procedente 
del páncreas de un diabético. Verá además (con la EPS visual) un torbellino oscuro de energía sobre el 
páncreas que es la fuente de ese pitido. Estas dos partes de información le dirán de inmediato que el 
paciente tiene diabetes. (El sanador, a su vez, se servirá de sonidos o tonos para sanar, como veremos más 
adelante.) 
La otra modalidad de EPS auditiva es la recepción de palabras. Si el sanador es experto en EPS auditiva, 
podrá acceder directamente al nombre de un organismo, una enfermedad o incluso un medicamento 
adecuado, incluidos la dosificación y el tiempo. La mayoría de los términos médicos son muy largos y 
complejos, lo que dificulta en gran medida captarlos a través de la EPS. Yo lo he logrado en muy contadas 
ocasiones. La mayor parte de la información auditiva que recibo llega en forma de directrices sencillas, o 
bien de largos discursos sobre el significado profundo de la existencia o sobre cómo funciona el mundo. A 
medida que avancemos, aportaré algunos ejemplos de esas directrices auditivas. Las meditaciones auditivas 
que se describen en la cuarta parte del presente libro son buenos ejemplos de discursos canalizados, que 
resultan muy útiles en el proceso curativo. 
 
La descripción de la enfermedad por el sanador usando la EPS cinestésica 
 
Cada órgano posee una vibración. Determinados órganos vibran más de prisa que otros. Usando el tipo ci-
nestésico (sensación táctil) de la EPS, el sanador puede notar la vibración de cada órgano. Primero, el 
sanador percibe todo el sistema