Barbara Ann Brennan   Hágase la Luz
279 pág.

Barbara Ann Brennan Hágase la Luz


DisciplinaAstrologia620 materiais2.143 seguidores
Pré-visualização50 páginas
presencia las 
pasadas experiencias del individuo relacionadas con el problema fisico. Esto revela también muchas cosas 
sobre la personalidad del paciente, sus traumas psicológicos en la infancia, y las reacciones a los mismos 
que crean determinados modelos vitales insanos que, a su vez, llevan a la creación parcial de los problemas 
físicos. 
Esta información, cuando se maneja con tacto, puede contribuir en gran medida al proceso curativo personal 
del paciente. Ayuda a los pacientes a abandonar acciones insanas habituales que causan desequilibrios en su 
sistema energético, los cuales conducen, tarde o temprano, a la enfermedad en el cuerpo físico. 
La idea de que alguien puede provocar accidentes en su vida como consecuencia de sus creencias y sus vie-
jos traumas es, sin duda, interesante y controvertida. Algunos accidentes son claramente resultado de la in-
tención. Estoy segura de que. usted habrá visto a niños que se hacen daño inmediatamente después de haber 
afrontado algo que no habrían hecho. 
El caso de Tanya es un buen ejemplo de ello. Mientras Tanya trataba de autosanarse mediante la curación 
con imposición de manos y el trabajo con tejidos profundos, pudo darse cuenta de cómo ella misma había 
contribuido a crear sus lesiones, incluso el accidente de automóvil en el que ella no conducía. Se conectó con 
su intención de seguir siendo la «víctima» de los demás, que, de alguna manera, desde una lógica infantil, 
significaba que ella era «buena». Esto es lo que yo entiendo por un sistema de creencias negativo. Para seguir 
siendo «buena» desde el razonamiento inconsciente de una niña, tenía que ser «víctima». Su padre le pegaba 
como castigo por ser «mala». A la luz de su lógica infantil, entonces el castigo la hacía «buena» otra vez. 
Tanya recordó también que cuando su padre le pegaba, ella se sentía conectada con él. Además de estar 
aterrorizada, también podía sentir el dolor de su padre y que el hecho de pegarle mitigaba parte de ese dolor. 
Ésta es la base del martirio. En el accidente de coche, era su violento marido quien conducía. Usted se 
preguntará: «¿Cómo podía Tanya asumir la "culpa" de eso?». Ella no asumió la culpa, sino que se conectó con 
la intención de hacerse daño a sí misma la noche anterior. Era un modo de poner fin al intenso dolor de su 
vida. Dijo que la noche previa al accidente, estaba muy trastornada. Su marido trataba de incitarla a verse con 
un antiguo novio, y ella no sabía qué hacer. Recuerda que miraba constantemente la gran ventana de cristal de 
su casa mientras pensaba el bien que le haría cruzar la sala corriendo y atravesar la ventana de cabeza. 
Añadió que se sentía totalmente desquiciada. 
Por último, consiguió dejar el matrimonio y construirse una nueva vida. Después de todo el trabajo que dedicó 
a sí misma, tan sólo había transcurrido un año desde su divorcio cuando inició una relación muy sana y 
solidaria con su marido actual, que se ha prolongado durante siete años. 
Durante la lectura y el despliegue de información del pasado, el sanador trabaja también directamente para 
despejar la distorsión del campo energético que tiene correlación con esos eventos y esos traumas. El trabajo 
se realiza en ambos niveles a la vez. La información se lleva a la conciencia, mientras se despejan las 
distorsiones en el campo causadas por esos acontecimientos. Esto ejerce un efecto muy positivo en la curación 
para el paciente. 
Entonces el sanador puede sintonizarse con los niveles más elevados del paciente que revelan modelos de 
pensamiento o formas de pensamiento habituales que se apoderan de la psique del paciente y la gobiernan en 
ocasiones. Con el tiempo, el sanador podrá también ayudar al paciente a descubrir sus sistemas de creencias 
negativos e insanos que constituyen la causa fundamental de los hábitos de vida insanos que generan la enfer-
medad. 
Cuando Tanya se conectó con sus esfuerzos inconscientes por ser una víctima y, por consiguiente, «buena», 
empezó a cambiar de postura. Alcanzó el nivel del hará de la intención. Tenía la intención de ser una víctima 
para seguir siendo «buena» y para no tener que salir al encuentro del mundo y aceptar la responsabilidad 
sobre sí misma. 
Se alineó con una intención positiva de cambiar. Fue necesario conectarse con una parte más profunda de sí 
misma que ya sabe que es buena: su núcleo. Desde la perspectiva más amplia, la causa de la enfermedad 
consiste en olvidar quién es usted en realidad (desconexión del núcleo), y la curación es el hecho de recordar 
el verdadero ser (conexión con el núcleo). Así, Tanya empezó a recordar quién es. Se conectó con su bondad 
interna y básica abriendo canales de comunicación con su estrella del núcleo. Ya no tenía que demostrar su 
bondad a través de su victimización. 
 
 66
Objetivo 5: Creación de modalidades de tratamiento más efectivas 
 
El quinto objetivo principal del tándem sanador-médico consiste en aportar nuevas modalidades de 
tratamiento combinado. Los resultados de los cuatro primeros objetivos -la descripción de la enfermedad, la 
información sobre el funcionamiento del cuerpo, los cambios en la perspectiva de las causas y el significado 
más profundo de la enfermedad, y los intensos y positivos efectos curativos de la imposición de manos- 
aportan grandes cambios en las modalidades de tratamiento y nuevas directrices que nos ayudan a conservar 
la salud. 
Algunos cambios importantes en las modalidades de tratamiento son: 
 
1. Todo el enfoque de la salud y la curación se convierte en un paradigma nuevo que incluye todos los 
aspectos del amplio espectro de la experiencia de la vida humana. Desde la perspectiva holística, en la que 
todo afecta a todo lo demás, ninguna área de la vida del paciente puede aislarse y entenderse separada de los 
problemas de salud. Se considera también que el paciente tiene mucho que ver en la creación del problema. 
2. Al comprender cómo nuestros hábitos de vida y nuestro entorno psicológico afectan a la salud, cambiamos 
nuestra actitud respecto a la conservación de ésta. Concentramos la atención en esas áreas para mantener la 
salud. Desarrollamos hábitos psicológicos sanos y aprendemos a procesar automáticamente viejos bloqueos 
emocionales y sistemas de creencias que nos provocan dificultades físicas. 
3. La necesidad de prescripción de medicamentos y cirugía disminuye. Yo he tenido varios pacientes que no 
necesitaban cirugía. Cuando acudían al examen previo a la intervención, sus médicos la cancelaban. Yo he 
ayudado a varias personas a encoger tumores y glándulas tiroides, a eliminar células aberrantes del útero para 
evitar una histerectomía, a eludir la extirpación del colon, y a evitar una operación a corazón abierto. 
Muchas prescripciones de medicamentos han sido reducidas por los médicos porque sus pacientes se 
restablecieron más pronto de lo previsto. El uso de calmantes ha disminuido notablemente en pacientes 
aquejados de dolores crónicos, como dolor de cabeza, de espalda, o dolor en los ovarios. 
4. El trabajo conjunto de sanadores y médicos puede proporcionar una información personal más específica 
para cada paciente respecto al remedio o medicación que conviene administrarle y al momento exacto en que 
iniciar e interrumpir una medicación concreta. Los sanadores también pueden aportar información sobre cómo 
y cuándo disminuir la medicación durante el proceso curativo. Desde el punto de vista del sanador, ninguna 
hierba, remedio o fármaco es perjudicial o necesariamente indeseable en sí mismo. Lo más importante es que 
el paciente tenga la libertad de escoger el método de tratamiento más eficaz y apropiado para él. Como dice mi 
guía Heyoan, «La sustancia precisa, en la dosis precisa y en el momento preciso, actúa como una sustancia 
alquímicamente transformadora para la curación». 
El sanador puede leer los efectos que una hierba, un remedio homeopático o un medicamento