HEGEL   Filosofia do Direito
289 pág.

HEGEL Filosofia do Direito


DisciplinaFilosofia do Direito7.509 materiais39.902 seguidores
Pré-visualização50 páginas
en la que él 
mismo y su existencia esencial, la voluntad individual, coin-
fciden inmediatamente, es decir, accidentalmente, continúa 
apareciendo en lo injusto: en la antítesis entre el Derecho 
en sí y la voluntad individual, como aquella en la cual aquél 
llega a ser derecho particular. Pero la verdad de esta apa-
riencia es que ella es nula y que el Derecho se restablece 
rechazando dicha negación, con cuyo proceso de conciliación, 
de retorno de la negación, se determina como real y válido, 
mientras que primeramente era sólo en sí e inmediato. 
§ 83 
El Derecho que como individual es múltiple, frente a su 
universalidad que es en sí y a su simplicidad, conserva la 
forma de la apariencia; y tal apariencia es en parte en sí 
misma o inmediatamente, en parte llega a tener ese carác-
ter por medio del sujeto en cuanto apariencia y en parte 
también, por último, es considerado simplemente como nu-
lo; constituyendo lo injusto sin malicia o lo injusto civil, el 
fraude y el delito. 
A) L o INJUSTO SIN MALICIA (2) 
§ 84 
La toma de posesión (§ 54) y el contrato por sí \u2014según 
sus clases particulares, sobre todo las distintas manifesta-
ciones y consecuencias de mi -querer en general, puesto que 
la voluntad es lo universal en sí\u2014, son, en relación con el 
(1) Enciclopedia. Parágrafos 496-502. (Traduc. Oroce. 434-7). 
(2) Propadeutlk Bechtslhere. Parágrafos 17-18, y Wissenschaft ejes Gels-
tes. Parágrafo 186. 
102 OxjiLLEBMo FEDERICO HEGEL 
reconocimiento de los demás, los fundamentos jurídicos. Se 
da en su recíproca exterioridad y multiplicidad, que aquellos 
fundamentos, con relación a una misma cosa, puedan per-
tenecer a distintas personas, de las cuales cada una retiene 
la cosa para su propiedad y en base a su particular funda-
mento jurídico. De donde nacen las colisiones jurídicas. 
§ 85 
Esta colisión en la que la cosa es pretendida con un fun-
damento jurídico y que constituye la esfera del proceso ci-
vil, contiene el reconocimiento del Derecho como universal 
y decisivo, de suerte que la cosa debe pertenecer a aquel que 
tiene derecho a ello. La controversia considera sólo la asun-
ción de la cosa bajo la propiedad del uno o del otro: juicio 
simplemente negativo en cuyo predicado de "mío", se niega 
únicamente lo particular. 
§ 86 
El reconocimiento del Derecho entre las partes está li-
gado a opuestos intereses particulares y a un punto de vista 
Semejante. Frente a esta apariencia resalta al mismo tiem-
po, en ella misma (§ anterior) el Derecho en sí como repre-
sentado y pretendido. Pero se trata sólo como un deber ser, 
puesto que no existe todavía una voluntad tal que, liberada 
de la contigüidad del interés \u2014en cuanto particular\u2014, ten-
ga como fin a la voluntad universal; ni está aquí determi-
nada aún como realidad reconocida, de tal manera, que fren-
te a ella, las partes deban renunciar a su particular interés 
y punto de vista. 
B) EL FRAUDE 
§ 87 
El Derecho en sí, en su diferencia con el Derecho parti-
cular y existente, está determinado como una exigencia, co-
mo lo esencial; pero, a la vez, es sólo algo pretendido y, por 
lo tanto, algo meramente subjetivo, y por consiguiente inesen-
cial y simplemente aparente. Así, lo universal degradado des-
FILOSOFÍA DEL DERECHO 103 
de la voluntad individual a la voluntad sólo aparente \u2014prin-
cipalmente a la comunión sólo externa de la voluntad en 
el contrato\u2014, constituye el fraude. 
§ 88 
En el contrato yo adquiero una propiedad en razón a la 
naturaleza particular de la cosa y al mismo tiempo por su 
imiversalidad interna, en parte por el valor, en parte como 
cosa de propiedad ajena. Acerca de esto, a causa del capricho 
de los otros, se me puede producir una falsa apariencia; de 
suerte que la apariencia tenga una exactitud en el contrato 
como libre consenso bilateral de la permuta sobre determi-
nada cosa, según su inmediata individualidad; pero el as-
pecto universal en sí falta allí. (El juicio infinito según su 
expresión positiva o idéntica significación). (Véase Enciclo-
pedia de las Ciencias Filosóficas, § 121) (D. 
§ 89 
Que frente a esta aceptación de la cosa meramente co-
mo tal y a la voluntad que cree simplemente, así como frente 
a la voluntad arbitraria, sea reconocible lo objetivo y lo uni-
versal como valor, en parte válido como Derecho y en parte 
anulado el capricho subjetivo frente al Derecho, antes que 
nada, se trata solamente en ambos casos de una exigencia. 
C) VIOLENCIA Y DELITO (2) 
§ 90 
El hecho de que en la propiedad se ponga mi voluntad 
en una cosa externa, consiste en que todo lo que en ella 
se refleja es igualmente aprehendido por ella viniendo a 
constituir así una necesidad. En parte, la voluntad puede 
aquí tolerar una fuerza en general; en parte, mediante la 
fuerza como condición de alguna posesión, o por un ser po-
sitivo, puede serle impuesto un sacrificio o una acción; esto 
es, puede recaerle violencia (3). 
(1) En la trad. de E. Ovejero, corresponde al parágrafo 172, pág. 128. 
(2) Propadeutlk. Parágrafos 19-21. 
(3) Zwang. 
104 GUILLERMO FEDERICO HEGEL 
§ 91 
Como ser viviente, en verdad, el hombre puede ser so-juzgado; es decir, que su parte física, por lo tanto exterior, 
puede ser sujeta al poder de otros (i>. Pero la voluntad no 
puede, en sí y por sí, ser violentada (§ 5), sino indamente 
en tanto no se retrae de la exterioridad, a la que está uni-
da estrechamente, o de su representación (§ 7). Sólo quien 
se quiere dejar violentar, puede de algún modo ser violen-
tado. 
§ 92 
Puesto que la voluntad sólo en cuanto tiene existencia 
es Idea, o sea, es realmente libre, y la existencia en que se 
ha puesto es el existir de la libertad, la fuerza o la violencia 
se destruyen de inmediato a sí mismas en su concepto, como 
manifestación de una voluntad. La fuerza o violencia, por 
lo tanto, tomadas abstractamente, sen injustas. 
§ 93 
En el hecho de que la violencia se destruye en su con-
cepto, reside la verdadera explicación del por qué la violencia 
es anulada con la violencia; por consiguiente, ella no sólo es 
condicionalmente jurídica, sino necesaria, es decir, como se-
gunda violencia, que es una anulación de una primera vio-
lencia. 
La violación de un contrato con la fallida prestación de lo esti-
pulado o de las obligaciones jurídicas acerca de la familia, el Esta-
do, por acción u omisión, es una primera violencia o, por lo menos, 
resistencia, en cuanto que Yo usurpo o sustraigo una propiedad que 
es de otro, o una prestación debida al mismo. La violencia pedagó-
gica o violencia ejercida contra la barbarie y la ignorancia, aparece 
realmente autónoma en primer plano y no como un resultado de 
otra violencia. Pero solamente debe ser protegida y hacerse valer 
(frente a aquella otra voluntad no desarrollada) la voluntad natu-
ral en si misma, que violenta la Idea de la libertad. Esto quiere 
decir que, dada una existencia ética en la familia o en el Estado, 
contra la que ejerce violencia la voluntad natural, o dado que sólo 
exista un estado natural \u2014de fuerza en general\u2014, la Idea constitu-
ye en ambos casos un Derecho de héroes, 
(1) Gewalt. 
FILOSOFÍA DKL DKRECHO 105 
§ 94 
El Derecho abstracto es Derecho de Violencia, porque lo 
Injusto contra aquél, es una violencia contra la existencia 
de mi libertad, en una cosa externa; la conservación de esa 
existencia frente a la violencia es, por eso mismo, como una 
acción externa y como una violencia que anula la primera. 
Definir el Derecho abstracto o el Derecho riguroso, después de 
lo indicado, como Derecho al cual se puede constreñir, significa en-
tenderlo en una consecuencia que sólo se manifiesta en la vía obli-
cua de lo Injusto. 
§ 95 
La primera violencia como poder ejercitado por el ser 
libre y que viola la existencia de la libertad en su significado 
concreto, el Derecho