HEGEL   Filosofia do Direito
289 pág.

HEGEL Filosofia do Direito


DisciplinaFilosofia do Direito7.500 materiais39.828 seguidores
Pré-visualização50 páginas
ante él, descubre ante todo, los 
FILOSOFÍA DEL DERECHO 177 
principios elementales de la cosa y el entendimiento activo que la 
gobierna. 
Como, por un lado, el elemento conciliador en la esfera de las 
necesidades es reconocer la aparición de la racionalidad que se en-
cuentra en la cosa y que en ella se manifiesta, así por el contrario, 
éste es el campo en el cual el intelectuallsmo de los fines subjetivos 
y de las opiniones morales desahoga su descontento y su fastidio 
moral. 
a) La especie de la necesidad y de la satisfacción 
§ 190 
El animal tiene un círculo limitado de medios y de mo-
dos de satisfacción de sus necesidades, que igualmente son 
limitadas. El hombre, en la misma dependencia, presenta, 
a la vez, la superación de la misma y su universalidad, so-
bre todo mediante la multiplicación de las necesidades y de 
los medios, y luego, por medio de la descomposición y la dis-
tinción de la necesidad concreta en partes singulares y as-
pectos específicos que llegan a ser necesidades diversas par-
ticularizadas y, por lo tanto, más abstractas. 
En el Derecho, el objeto es la persona; desde el punto de vista 
moral es el sujeto; en la familia, el miembro de la familia; en la 
sociedad civil, en general, es el ciudadano (como bourgeois); aquí, 
desde el punto de vista de las necesidades (§ 123), es la concreción 
de la representación, que se llama hombre; en consecuencia, en este 
sentido, se habla por primera vez aquí, y también exactamente sólo 
aquí, de hombres. 
§ 191 
Del mismo modo se dividen y se multiplican los medios 
por las necesidades particularizadas y, en general, los modos 
de su satisfacción, los cuales vienen a ser nuevamente fines 
relativos y necesidades abstractas \u2014^multiplicación que pro-
cede al infinito y que, justamente, en el conjunto es una 
diferenciación de estas determinaciones y un juicio sobre la 
adecuación de los medios a sus fines\u2014, esto es, el refina-
iniento. 
178 GUILLERMO FKDÉRÍO) HEGEL 
§ 192 
Las necesidades y los medios como existencia real son 
como un ser para otros, con cuyas necesidades y trabajo se 
condiciona recíprocamente la satisfacción. La abstracción 
que viene a ser una cualidad de las necesidades y de los 
medios (v. § precedente), viene a ser también una determi-
nación de la relación recíproca de los individuos; esa univer-
salidad como ser reconocido, es el momento que en su des-
membramiento y en su abstracción los hace concretos co-
mo necesidades, medios y modos de satisfacción sociales. 
§ 193 
Este momento viene a ser de este modo, una determi-
nación particular de finalidad por los medios en sí y por la 
posesión de ellos, como también por el modo y la manera 
de la satisfacción de las necesidades. Además, encierra di-
rectamente la exigencia de la igualdad con los demás en este 
terreno; por una parte, la necesidad de esa igualdad y el 
adecuarse, la imitación; así como, por otra parte, la necesi-
dad de la particularidad \u2014que también obra aquí\u2014 de hacer-
se valer mediante ima diferenciación, llega a ser una efec-
tiva fuente de multiplicación de las necesidades y de su 
difusión. 
§ 194 
Puesto que en las necesidades sociales, en cuanto unión 
de las necesidades inmediatas o naturales y de las necesi-
dades espirituales de la representación, lo último como uni-
versal se instituye como preponderante; en este momento 
social se encuentra el aspecto de la liberación, por el cual 
se oculta la rígida necesidad natural del menester y el hom-
bre se refiere a la suya; esto es, a una opinión universal y a 
una necesidad originaria de sí misma, o a una contingencia 
interna, al arbitrio, en lugar de tan sólo a una extema. 
La concepción \u2014según la cual el hombre viviría en libertad res-
pecto a las necesidades en un llamado estado de naturaleza, en el 
cual sólo tuviese las denominadas meras necesidades naturales y 
aprovechase para su scíisfacción los medios sólo como se lo brinda 
FILOSOFÍA DEL DERECHO 179 
directamente una naturaleza accidental (aún sin tener en cuenta 
el momento de la liberación que reside en el trabajo) \u2014es una opi-
nión falsa; porque la necesidad natural como tal y su inmediata 
satisfacción sería solamente el estado de la espiritualidad sumer-
gida en la naturaleza; en consecuencia, de la ignorancia y de la no 
libertad; y la libertad reside únicamente en la reflexión de lo espi-
ritual en sí, en su distinción de lo natural y en su reflexión sobre ello. 
§ 195 
Esa liberación es formal porque la particularidad de los 
fines permanece como su contenido. La tendencia de la con-
dición social a la indeterminada multiplicación y especifica-
ción de las necesidades, de los bienes y de los goces, como 
asimismo la diferencia entre necesidades naturales y cultu-
rales, esto es, el lujo, no tiene límites y constituye un au-
mento justamente infinito de la dependencia y de la nece-
sidad, que tiene que obrar con una materia que presenta 
una resistencia infinita, esto es, con medios exteriores per-
tenecientes a aquella especie particular que es propiedad de 
la voluntad libre y, en consecuencia, con lo absolutamente 
rudo. 
b) La forma del trabajo 
§ 196 
La intervención para preparar y procurar a las necesi-
dades -particularizadas el medio adecuado taxahién particula-
rizado, constituye el trabajo que diversifica con los procedi-
mientos más variados, para estos múltiples fines, el material 
proporcionado directamente por la naturaleza. Esa elabora-
ción proporciona el medio de su valor, la adecuación al fin, 
de suerte que el hombre en su consumo está en relación par-
ticular con los productos humanos y tales labores constitu-
yen lo que él consume. 
§ 197 
En la multiplicidad de las determinaciones y de los ob-jetos que interesan se desarrolla la educación teorética no 
solamente en una diversidad de representaciones y conocí-
180 GtriLLEEMO FEDERICO HEGEI. 
mientos, sino también en una movilidad y rapidez de repre-
sentación, del tránsito de una representación a otra, en la 
comprensión de las relaciones intrincadas y universales, etcé-
tera; esto es, la educación del entendimiento en general, y, 
en consecuencia, del lenguaje. La educación práctica por 
medio del trabajo consiste en la necesidad que se produce 
y en el hábito de la ocupación en general, además de la li-
mitación del propio obrar, en parte, según la naturaleza de 
la materia, pero principalmente según el arbitrio ajeno y 
una costumbre que se adquiere mediante esta disciplina de 
la actividad objetiva y de la habilidad umversalmente válida. 
§ 198 
Lo universal y objetivo en el trabajo se encuentra, em-
pero, en la abstracción, que efectúa la especificación de los 
bienes y de las necesidades y por eso justamente diversifica 
la producción y causa la división de las tareas. El trabajo 
del individuo se torna más sencillo mediante la división y, 
en consecuencia, más grande la destreza en el propio traba-jo abstracto, así como la cantidad de las producciones pro-
pias. A la vez, esa abstracción de la destreza y del medio 
se hace completa, tornándola necesidad total la dependencia 
y la relación de intercambio de los hombres para la satisfac-
ción de las otras necesidades. Además, la abstracción del 
producir transforma el trabajo en cada vez más mecánico 
y, por lo tanto, finalmente, apto para que el hombre sea eli-
minado y pueda ser introducida la máquina en su puesto. 
c) La riqueza y las clases 
§ 199 
En esa dependencia y reciprocidad del trabajo y de la 
satisfacción de las necesidades, el egoísmo subjetivo se con-
vierte en cooperación para la satisfacción de las necesidades 
de todos los demás, en la intervención del individuo median-
te lo universal como movimiento dialéctico; de modo que, 
puesto que cada uno adquiere, produce y goza para sí, jus-
tamente por eso produce y adquiere para el goce de los de-
más.