Jellinek Georg Teoria General del Estado
27 pág.

Jellinek Georg Teoria General del Estado


DisciplinaTeoria Geral do Estado3.062 materiais47.104 seguidores
Pré-visualização15 páginas
Estados autóctonos de  los americanos, africanos y polinesios, no tienen ninguna relación, al menos 
que  esté  demostrada,  con  los  Estados  occidentales;  la  referencia  a  ellos  sólo  puede  servir  o  como 
ejemplo o para corregir generalizaciones infundadas. 
En el hecho de limitar espacial y temporalmente el problema no hay motivo de censura, o por lo 
menos, no es mayor esta falta que la que existe en todas las disciplinas edificadas sobre bases históricas, 
porque  la historia siempre es un  fragmento. Y  tampoco disminuye, ciertamente, el valor de  la obra,  la 
omisión  del  estudio  de  los  Estados  no  occidentales  en  el  pasado  y  en  la  actualidad  o  la  sumaria 
consideración de ellos; porque sobre estos Estados no poseemos conocimientos históricos bastantes y 
porque el examen comparado de formaciones que histórica y socialmente carecen de relaciones entre sí, 
no habría de suministrarnos una visión más profunda de la naturaleza general de las manifestaciones del 
Estado,  sino que  se  llegaría, como más  tarde haremos ver, a proposiciones generales y de  las que no 
podría sacarse nada que tuviese valor teórico. 
La tercera restricción que nos ponemos consiste en excluir de este estudio la política, lo que no 
quiere  decir  que  hayan  de  evitarse  las  reflexiones  políticas,  pues  esto  queda  contradicho  por  las 
observaciones que hemos hecho respecto a las relaciones de la política con la doctrina del Estado, sino 
que  nos  referiremos  tan  sólo  a  la  política  cuando  sea  preciso  para  una  mejor  inteligencia  de  las 
investigaciones teóricas. Habremos de considerar sí, aquellos puntos que tocan, tanto a  la doctrina del 
Estado como a la política, que son, la teoría de la justificación y de los fines del Estado, sin cuyo estudio 
no es posible un conocimiento teórico de éste. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CAPÍTULO SEGUNDO 
EL MÉTODO DE LA DOCTRINA DEL ESTADO16 
 
 
2.1 NECESIDAD DE INDAGACIONES METODOLÓGICAS 
 
Quien trate hoy de llevar a cabo una investigación de los problemas fundamentales de la ciencia 
social se encuentra con que carece de una doctrina del método. La  literatura de  las ciencias del Estado 
padece en este punto una  confusión extraordinaria porque gran parte de  los escritores,  y entre ellos 
aquellos a quienes se debe las más de las investigaciones minuciosas, no se dan clara cuenta, en general, 
de  la dificultad que existe para estudiar  los  fenómenos  fundamentales y  las distinciones sutiles que es 
preciso  hacer  para  no  tomar  imágenes  y  analogías  por  verdades  reales.  Una  lógica  de  las  ciencias 
sociales, sistemática, comprensiva de todas las cuestiones difíciles, algo análogo a lo que se ha hecho con 
éxito para las ciencias naturales, apenas si se ha comenzado a trabajar, y aun lo poco que se ha hecho se 
refiere principalmente a  la  investigación de  la historia, de  la economía política, de  la  sociología, de  la 
estadística; pero propiamente  sobre  la doctrina del Estado  se encuentran muy pocas  indicaciones. De 
aquí ha nacido el que haya podido y pueda aún hoy suceder que, sólo por el hecho de ser presentados 
con cierta  firmeza, sean discutidos seriamente, como si se  tratase de cuestiones científicas, casos que 
carecen de sentido. La afirmación de algo se convertía en hecho, la oscuridad pasaba por profundidad y 
la arbitraria especulación, por el más elevado conocimiento. 
Esta es la razón esencial de que se haya formado esta gran laguna en la literatura moderna sobre 
ciencia del Estado, y el que en los últimos decenios no se haya publicado una sola obra sistemática que 
lograse  imponerse.  Los métodos  antiguos, métodos  inciertos,  o mejor  dicho,  la  antigua  carencia  de 
método, no puede satisfacer  las exigencias contemporáneas;  los nuevos métodos están naciendo, por 
esto se buscan los conceptos fundamentales y, una vez satisfecho este compromiso, se va al detalle, que 
es en  lo que  se pone  realmente el  interés principal: pero como éstos en puntos muy  importantes,  se 
deducen de aquellos conceptos fundamentales, resultan inevitables los errores y difíciles los progresos. 
Así pues,  toda  investigación que  se haga hoy  sobre  los  fenómenos  fundamentales del Estado, 
debe comenzar por fijar los principios metodológicos, partiendo de los resultados de la nueva teoría del 
conocimiento  y  de  las  investigaciones  realizadas  en  lógica. De  este modo  únicamente  se  poseerá  un 
instrumento seguro, tanto para orientarse con un punto de vista crítico por entre la maleza que forma la 
literatura antigua, como para dar sustantividad y hacer fructífera la investigación. 
En lo que sigue habrán de exponerse los puntos principales del método que empleamos en esta 
obra; pero nos limitaremos a trazar las líneas generales, porque de penetrar en los detalles \u2010como sería 
deseable\u2010  tendríamos necesidad, no  ya de dedicarle  exclusivamente  estas  investigaciones preliminares, 
sino de consagrar a ello una obra independiente. 
 
                                                                 
16  Bajo "doctrina del Estado" se entiende en este capítulo la doctrina general y especial del Estado en el sentido en que 
se ha explicado en la segunda parte del Capítulo primero. Excluimos lo que se refiere al método en la doctrina 
individual del Estado. 
2.2 DISTINCIÓN ENTRE EL CONOCIMIENTO DE LAS CIENCIAS SOCIALES Y EL DE LAS CIENCIAS NATURALES 
 
Los  hechos  naturales  se  distinguen  de  los  fenómenos  sociales,  en  que,  en  los  primeros,  los 
efectos están sometidos a leyes generales, pudiendo ser probados mediante ellas, y cada caso particular, 
por  tanto, puede  considerarse  como  representación de un género. Cuando  veo, por ejemplo, en una 
ocasión, cómo la combinación del hidrógeno con el oxígeno forma el agua, este resultado me sirve para 
todos  los  casos  análogos;  cuando  conozco  la  conformación  de  un  ejemplar  de  una  especie  animal, 
conozco el resto de los individuos de esta especie. Los tratados de ciencias naturales nos muestran que 
el  caso particular, de  igual  forma que el  individuo, pueden  considerarse  como  casos generales,  y por 
consiguiente, que queda agotado su valor científico. 
Mas con los hechos de naturaleza histórica o social acontece muy de otro modo. Pueden ser muy 
distintas  las  peticiones  que  hagamos  derivar  partiendo  de  principios  generales  de  conocimiento,  al 
concebir  la variedad de  los casos particulares como resultados concretos de  leyes fijas. Dados nuestros 
medios y método no nos sería posible fijar  leyes de  importancia; no sólo no podríamos determinar  las 
leyes causales que explican la relación entre los fenómenos, sino las leyes empíricas que expresan de una 
manera precisa  la  repetición  regular  de determinados  fenómenos. Hemos de  abandonar  en  el orden 
psíquico la medida de que nos hemos valido para medir los hechos naturales, porque no nos hace dar un 
paso. El objeto de las ciencias naturales, a saber, convertir las cualidades en cuantidades es inasequible 
para el mundo de los hechos históricos. 
Entre  los  primitivos  filósofos  de  la  historia,  así  como  entre  los  sociólogos  contemporáneos, 
existen formuladas infinidad de leyes históricas; pero cuando no se trata de generalidades vagas es difícil 
encontrar entre ellos puntos comunes que sean esenciales. Estas pretendidas  leyes son, por lo general, 
construcciones basadas en supuestos no demostrables y en un conocimiento insuficiente de los hechos; 
de aquí que jamás podamos  llegar a determinar previamente con certeza un suceso histórico, en tanto 
que puede hacerse esto con hechos del orden físico, aun siendo complicados, mediante el conocimiento 
de las ciencias naturales. 
La  razón de esto  se encuentra, en que  los hechos  sociales nunca  tienen el  carácter de meros