A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
71 pág.
dilthey wilhelm teoria de las concepciones del mundo 1ocr 130207134839 phpapp01

Pré-visualização | Página 17 de 46

mundo 57 
ponde una forma interna de poesía, Desde aquí sólo hay un paso a 1m 
grandes tipos de visión del mundo, y la conexión de la literatura con los 
movimientos filosóficos lleva a un Balzac, Goethe o Schiller a esa suma 
perfección en la inteligencia de la vida. Así, los tipos de la visión poética 
del mundo preparan los de la metafísica o facilitan su influjo sobre la 
sociedad entera. 
3 
LOS TIPOS DE VISION DEL MUNDO EN LA MET AF!SICA 
Todos los hilos vienen, pues, a anudarse en la teoría de la estructura, 
tipos y evolución de las visiones metafísicas' del mundo, Voy a resumir las 
circunstancias que aquí son decisivas, 
Todo el proceso del origen y consolidación de las concepciones del 
mundo impulsa a la exigencia de elevarlas a un saber universalmente 
válido, Aun en los poetas de mayor inteligencia, las grandes impresiones 
parecen comunicar siempre a la vida una nueva iluminación: la tendencia 
a la consolidación lleva más allá de ellos. En el núcleo de las religiones 
universales queda algo extraño y extremado, que procede de las vivencias 
religiosas elevadas, de la fijación del alma en lo invisible, empleada en la 
técnica sacerdotal, y es inaccesible a la razón. La ortodoxia se atiene tenaz-
mente a ello, la mística y el espiritualismo tratan de retrotraerlo a íntimas 
experiencias, el racionalismo quiere comprenderlo y tiene que triturarlo; 
de este modo, la voluntad de dominio en las religiones universales, que 
se había apoyado en la experiencia íntima de lo!! creyentes, en la tradición 
y la autoridad, es sustituida por la exigencia de la razón de transformar, 
de acuerdo con ella, las ideas del mundo y fundar en ella esa exigencia 
racional. Cuando la idea del mundo se ha elevado así hasta formar una 
complexión de conceptos; cuando ésta se ha fundamentado científica-
mente y se presenta, por tanto, con pretensión de validez universal, en-
tonces surge la metafísica. La historia muestra que dondequiera que apa-
rece, la prepara la evolución religiosa, que la poesía influye en ella y la 
concepción de la vida de las naciones, su valoración de la vida y sus ideales 
actúan sobre ella. La voluntad de alcanzar un saber universalmente válido 
da una estructura peculiar a esta nueva forma de visión del mundo, 
¿ Quién podría decir en qué punto llega a ser ciencia el afán de co-
nocer, que actúa en todos los conjuntos de actuación social inspirados por 
una finalidad? El saber matemático y astronómico de los babilonios y 
58 Los tipos de visión del mundo 
egipcios se separó e independizó por primera vez en las colonias jónicas 
de las cuestiones prácticas y de la vinculación al sacerdocio. Y como 
entonces la investigación tenía por objeto la totalidad del mundo, entra-
r'on en la más estrecha relación mutua la filosofía incipiente y las nacientes 
ciencias. La matemática, la astronomía y la geografía se convirtieron en 
medios de conocimiento del mundo. El viejo problema de la solución del 
enigma de la vida preocupaba a los pitagóricos o a Heráclito como a 106 
sacerdotes del Oriente, Y si bien la prepotencia de las ciencias naturales 
hi/.o que en las colonias el centro de la filosofía fuese la explicación de la 
l1<lturaleza, en el curso ulterior de la filosofía se discutieron en las escuelas 
filosóficas todas las grandes cuestiones incluidas en el misterio universal. 
Ni podía ser otra cosa, ya que estaban todas orientadas por la relación 
Íntima entre el conocimiento de la realidad, el sentido de la vida y el 
ré¡úmen de la ooluntad, tanto en los individuos como en la sociedad; en 
llna palabra, consignadas a la elaboración de una idea del mundo. 
La estructura de las visiones del mundo en la metafísica estaba deter-
minada primero por su conexión con la ciencia. La imagen sensible del 
munqo se transformó en la astronómica; el mundo del sentimiento y. de 
los actos voluntarios se objetivó en conceptos de valores, bienes, fines y 
reglas; la exigencia de forma conceptual y de fundamentación llevó a los 
investigadores del misterio universal a buscar sus bases primarias en la 
lógica y la teoría del conocimiento; el trabajo en la solución misma avan-
zó de los datos condicionados y limitados hasta un ser universal, una causa 
primera, un bien supremo v un fip. último; la metafísica se hizo sistema, 
\' éste progresó, mediante la elaboración de representaciones y conceptos 
insuficientes, tales como se habían formado en la vida y en la ciencia, 
hasta lograr conceptos instrumentales, que rebasaron todas las expe-
riencias. 
Junto a la relación de la metafísica con la ciencia apareció luego su 
relación con la cultura mundana. Al entregarse la filosofía al espíritu que 
actúa en todas las conexiones finalistas de la cultura, recibe de ésta nuevas 
fuerzas y le comunica a la vez la energía de su pensamiento fundamental. 
Señala a las ciencias sus procedimientos y su valor cognoscitivo; las ex-
periencias vitales ametódicas y la literatura acerca de ellas se transforman 
en una estimación general de la vida; eleva a un complejo unitario los 
conceptos fundamentales del derecho, tales como han surgido de la prác-
tica jurídicfl; pone en relación con las tareas más elevadas de la sociedad 
humana los principios acerca de las funciones del Estado, las formas de 
constitución y sus consecuencias, que han nacido de la técnica de la vida 
política; intenta demostrar los dogmas o, cuando su núcleo oscuro es 
inaccesible al pensamiento conceptual, practica sobre él su labor destruc-
tora a lo largo de la historia universal; racionaliza las formas y reglas 
de la actividad artística, desde el punto de vista de un fin del arte; en 
Los tipos de concepción del mundo 59 
todas partes quiere lograr la dirección de la sociedad por medio del pen-
samiento. '; 
y ahora lo último: cada uno de estos sistemas metafísicos está condi-
cionado por el lugar que ocupa en la historia de la filosofía; depende de 
la situación de los problemas y está determinado por los conceptos que 
resultan de ella.16 
Así surge la estructura de estos sistemas metafísicos, la conexión ló-
gica en ellos y al mismo tiempo su irregularidad condicionada de múltiple 
manera, lo representativo, que expresa una situación concreta del pensa-
miento científico en determinados sistemas, y a la vez lo singular. Por 
esto cada gran sistema metafísico es como un foco de muchos rayos, que 
ilumina todas !-as partes de la vida a que pertenece. 
La tendencia de todo este gran movimiento es: un único sistema de 
metafísica universalmente válido. La diferenciación de la metafísica, ori-
ginada en lo profundo que es la vida, parece a es'tos pensadores un aña-
dido accidental y subjetivo, que ha de eliminarse. El ingente trabajo que 
se endereza a la creación de un complejo conceptual concorde y demos-
trable, en el que estuviera metódicamente resuelto el enigma de la vida, 
adquiere un sentido independiente; en la evolución hacia ese fin recibe 
cada sistema su lugar por la situación de la labor conceptual. Y el des-
arrollo de esa labor se realiza en los países cultos de Europa, primero 
en los Estados del Mediterráneo, luego en los Estados germano-románicos 
desde el Renacimiento, y por cierto en una capa superior, que sólo en oca-
siones es influida en ese trabajo por la religiosidad dominante bajo ella 
y se esfuerza cada vez más por escapar a ese influjo. 
2 
Desde este punto de vista aparecen ahora diferencias en los sistemas, 
que se fundan en el carácter racional de la labor metafísica. Algunas de 
ellas señalan estadios en su evolución, como la del dogmatismo y el cri-
ticismo. Otras diferencias cruzan todo su curso; surgen del intento mismo 
de la metafísica, que es representar en un contexto coherente lo conte-
15 Crf. Comte, Cours de philosophie positive, 1, 48: «Ce n'est pas aux lecteurs 
de cet ouvrage que je croirai jamais devoir prouver que les idées gouvernent et 
bouleversent