A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
501 pág.
Manual del residente traumatologa COT 2

Pré-visualização | Página 24 de 50

varios sustitutos en forma de geles o membranas fabricadas de alginato, 
chitosan, colágeno y ácido hialurónico. También se ha utilizado xenoinjerto de submucosa de intestino delgado de 
cerdos, reabsorbible y principalmente compuesta por colágeno, con buenos resultados. Estos sustitutos se utilizan 
con el objetivo de proporcionar componentes estructurales y otros factores útiles para la cicatrización.
• Factores de crecimiento: son pequeños polipéptidos sintetizados por una gran variedad de células del sistema 
inmunológico y músculo-esquelético que se unen a receptores celulares produciendo respuestas biológicas 
específicas. El interés actual por estas sustancias radica en la posibilidad de modificar favorablemente la 
respuesta inflamatoria mediante su administración local.
Algunos de los factores de crecimiento más estudiados son el PDGF, TGF-? y ß, EGF o el IGF-1. Estos factores 
actúan sobre los fibroblastos y células de la inflamación estimulando la síntesis de colágeno tipo I y III, 
fundamentalmente.
• Terapia génica: durante la fase de reparación, los factores de crecimiento se producen en niveles detectables 
durante solamente unos días. Las técnicas de terapia génica tratan de mantener los niveles de factores de 
crecimiento durante largos periodos mediante la transferencia de fragmentos de ADN que regulen la expresión de 
determinados genes. Puede llevarse a cabo de forma directa introduciendo los vectores que portan los genes in 
vivo al tejido correspondiente, o bien indirectamente, recogiendo células del tejido, inyectándoles los genes y 
volviendo a reintroducir las células en el tejido10.
• Ingeniería tisular: se basa en el uso de células progenitoras mesenquimales (y su potencial de diferenciación) 
en combinación con factores de crecimiento para mejorar el proceso de cicatrización. Las células progenitoras 
pueden obtenerse de la médula ósea, ser cultivadas añadiendo o no transferencia génica y, finalmente, ser 
reintroducidas en los tejidos del huésped. Actualmente se encuentra en fase de estudio y experimentación en 
animales.
 
BIBLIOGRAFÍA
1. Moffat KL, Sun WH, Pena PE, Chahine NO, Doty SB. Characterization of the structure-function relationship at 
the ligament-to-bone interface. Proc Natl Acad Sci USA 2008; 105:7947-52.
2. Doschak MR. Structure, function and adaptation of bone-tendon and bone-ligament complexes. J Musculoskelet 
Neuronal Interact 2005; 5:35-40.
3. Frank CB. Ligament structure, physiology and function. J Musculoskelet Neuronal Interact 2004; 4:199- 201.
4. Tozer S, Duprez D. Tendon and ligament: development, repair and disease. Birth Defects Res C Embryo Today 
2005; 75:226-36.
5. Frank CB, Hart DA, Shrive NG. Molecular biology and biomechanics of normal and healing ligaments. A review. 
Osteoar&Cartilage 1999; 7:130-40.
6. Woo SL, Abramowitch SD, Kilger R. Biomechanics of knee ligaments: injury, healing, and repair. J 
Biomechanics 2006; 39:1-20.
7. Woo SL, Debski RE, Zeminski J, Abramowitch SD, Saw SS. Injury and repair of ligaments and tendons. Annu 
Rev Biomed Eng 2000; 2:83-118.
8. Boorman RS, Shrive NG. Immobilization increases the vulnerability of rabbit medial collateral ligament autografts 
to creep. J Orthop Res 1998; 16:682-9.
9. Weiss JA, Woo SL, Ohland KJ, Horibe S, Newton PO. Evaluation of a new injury model to study medial collateral 
ligament healing: primary repair versus nonoperative treatment. J Orthop Res 1991; 9:516-28.
10. Hyman J, Rodeo SA. Injury and repair of tendons and ligaments. Phys Med Rehabil Clin N Am 2000; 11:267-
88.
 
Página 6 de 77. Ligamento: Estructura, function y reparación
23/01/2011http://www.manualresidentecot.es/es/bloque-i-estructura-funcio...
 
Página 7 de 77. Ligamento: Estructura, function y reparación
23/01/2011http://www.manualresidentecot.es/es/bloque-i-estructura-funcio...
8. Los nervios periféricos: Estructura y función. Principios y técnicas de 
reparación 
Autores: Alejandro A. León Andrino y Omar Faour Martín 
Coordinador: Miguel Ángel Martín Ferrero 
Hospital Clínico Universitario de Valladolid 
 
1. Anatomía del nervio periférico1
El nervio periférico está constituido por un conjunto de fascículos en cuyo seno se distribuyen las fibras nerviosas 
(el axón y sus células de Schwann satélites). A su vez, el fascículo se encuentra limitado por el perineuro, 
constituido por capas de células perineurales de origen fibroblástico separadas por fascículos de colágeno. El 
endoneuro corresponde al tejido conjuntivo intrafascicular. La mitad de la superficie fascicular está ocupada por 
las fibras nerviosas propiamente dichas. El resto está compuesto por una matriz de colágeno de tipo I, fluidos 
endoneurales, fibroblastos y algunos mastocitos y macrófagos.
Los fascículos nerviosos se reúnen en un tejido conjuntivo laxo denominado epineuro, el cual se encarga de la 
fijación y el deslizamiento del nervio entre las estructuras adyacentes y contiene la red vascular y linfática. En el 
extremo proximal, el endoneuro del nervio se fusiona con el de la raíz, mientras que el epineuro se fusiona con la 
duramadre; en cuanto al perineuro, sólo sus capas más internas se prolongan para recubrir la raíz. En el extremo 
distal, el perineuro se reduce y entra en continuidad con las cápsulas de los órganos sensoriales. En cambio, se 
interrumpe antes de la unión neuromuscular, dejando un corto espacio abierto. Un nervio puede contener entre 1 y 
100 fascículos, siendo más numerosos en las regiones proximales y tendiendo a fusionarse en las regiones 
distales. Existe otra estructura de tejido conjuntivo más, la cual tiene gran significación clínica, el “paraneuro” 
adventicial o mesoneuro. Éste es un tejido areolar laxo que permite el deslizamiento del nervio: a intervalos, 
existen pedículos vasculares que atraviesan esta capa en dirección al tronco nervioso.
Esta organización desempeña un papel importante en la distribución de las fibras nerviosas. Las fibras destinadas 
a las ramas de división proximales tienden a agruparse en la periferia. Distalmente, la proporción de fibras 
destinadas a una rama de división aumenta tanto más cuanto más se aproxima a la división, y la rama sólo se 
individualiza poco antes de su emergencia del tronco del nervio.
Las fibras contenidas en el nervio periférico tienen un trayecto natural ondulante, lo que confiere al nervio grandes 
posibilidades de elongación. El perineuro es el principal responsable de su elasticidad. Durante el estiramiento, las 
fuerzas tensionales y las propiedades elásticas se aplican en primer lugar al fascículo y después a las fibras, que 
permanecen mucho tiempo con su forma normal. El diámetro del fascículo disminuye y la presión intrafascicular 
aumenta, lo cual puede comprometer la vascularización del nervio si se prolonga en el tiempo. La resistencia a la 
elongación depende de la importancia de la fuerza de deformación, la velocidad de aplicación y la duración. El 
amortiguamiento de las fuerzas de compresión ejercidas sobre el nervio depende del epineuro y del número de 
fascículos que componen el nervio. Los troncos nerviosos que contienen pocos fascículos, así como las raíces son 
más sensibles a la compresión, ya que no tienen una estructura equivalente al epineuro y poseen un perineuro 
más delgado.
Los axones son muy sensibles al microentorno del endoneuro, el cual se mantiene estable gracias a un sistema 
vascular complejo y a una barrera que lo separa del exterior, constituida por tight junctions entre las células 
endoteliales y las células del perineuro. Esta barrera permite mantener la composición de los fluidos endoneurales 
mediante transferencias a través de los capilares y probablemente también de las células perineurales, las cuales 
presentan vesículas de pinocitosis. La vascularización del nervio periférico se realiza a través de dos sistemas. El 
sistema extrínseco está formado por vasos