A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
217 pág.
Cirugia del Abdomen

Pré-visualização | Página 18 de 50

o en algunos casos del segmento de íleon donde 
asienta, es lo indicado. Cuando el pedículo que une el divertículo al íleon es muy 
delgado (semejante al meso apendicular) , puede realizarse la diverticulectomía, 
utilizando igual proceder que para la apendicectomía. Si la base del divertículo es 
ancha, se extirpará seccionando su base cerca del íleon y en sentido diagonal para 
realizar el cierre a 1 o 2 planos, pero en sentido transversal a la luz del íleon. Si la base 
de inserción del divertículo está tomada por el proceso inflamatorio, se realizará 
resección segmentaria de íleon que comprenda al divertículo y anastomosis termino-
terminal. 
Como norma durante las laparotomías, si existe un divertículo de Meckel inflamado o 
no, debe resecarse, siempre y cuando no se incremente el riesgo quirúrgico en el 
paciente. 
Aspecto a resaltar, es que en ocasiones se puede descubrir un divertículo de Meckel 
durante la realización de un tránsito intestinal. En el paciente asintomático no debe 
hacerse nada. Si se aqueja de molestias abdominales que pueden relacionarse con el 
divertículo, deberá aconsejarse su extirpación quirúrgica (Fig. 7.2). 
 
Fig. 7.2. Divertículo de Meckel, en su vértice se encuentra tejido pancreático aberrante. 
Divertículo 
descubierto durante un tránsito intestinal. 
Respecto a la diverticulosis del colon esta es asintomática y solo se tratan aquellas que 
han desarrollado abscesos o perforación, los cuales llevan a estas complicaciones a un 
cuadro abdominal agudo. De las mismas 4 %, por lo general, son de indicación 
quirúrgica inmediata. 
Los divertículos del colon pueden ser adquiridos o congénitos, siendo mucho más 
frecuentes los primeros y pertenecen a la categoría de divertículos por pulsión o 
herniaciones mucosas que se desarrollan en los puntos débiles de la pared del colon bajo 
el influjo de la presión intraluminal aumentada. Su mayor frecuencia es en colon 
sigmoides y su clínica se describe como propia de una apendicitis del lado izquierdo. 
Los divertículos en colon derecho son infrecuentes, pero más de la mitad de los 
divertículos que producen hemorragia masiva están en el colon derecho. Sin embargo, 
en colon izquierdo la inflamación diverticular puede progresar a la formación de 
abscesos, a la perforación de la cavidad abdominal, o al desarrollo de fístulas con los 
órganos vecinos, en especial la vejiga. La inflamación de los divertículos solitarios del 
ciego puede causar síntomas y signos que prestan a confusión con la apendicitis aguda, 
absceso apendicular o carcinoma. 
Establecido el divertículo en colon sigmoides, el advenimiento de su inflamación 
(diverticulitis) sigue un proceso en el cual la materia fecal del colon tiende a penetrar en 
el divertículo, pero al carecer éste de capa muscular, le es imposible expulsarla, 
erosionándose la mucosa lo cual provoca edema, que ulteriormente llega hasta la 
submucosa, obstruyéndose la "boca del divertículo", causando una cavidad cerrada en la 
cual habrá sobrecrecimiento bacteriano por el estasis y posteriormente la abscedación 
del divertículo. 
La diverticulitis se presenta generalmente en la edad media de la vida o en pacientes 
ancianos, aunque puede afectar a pacientes más jóvenes. La aparición de divertículo, 
principalmente de colon izquierdo es un fenómeno casi normal del envejecimiento. Las 
manifestaciones clínicas de la diverticulitis por su orden de frecuencia son: dolor 
abdominal, fiebre, estreñimiento o diarrea, distensión abdominal, disuria, polaquiuria, 
tumor abdominal palpable, náuseas, vómitos, sangrado digestivo bajo, hematuria y 
cierto grado de irritación peritoneal. 
El dolor es constante, aunque a menudo se acompaña de exacerbaciones cólicas. 
Generalmente, hay dolor a la palpación, puede haber espasmo o no y rigidez, lo cual se 
localiza en la región dolorosa. Puede presentarse como un dolor lumbar. 
La fiebre suele presentarse en la mayoría de los casos, cuando es alta sugiere un absceso 
o perforación y en la mayoría de las veces se acompaña de escalofrío, síntoma que hace 
pensar que ha ocurrido una perforación libre en cavidad abdominal. 
Se puede encontrar como síntomas la constipación o la diarrea (cambios en el hábito 
intestinal). Un síntoma frecuente es la distensión abdominal, que cuando se acompaña 
de dolor, fiebre-escalofrío, signos de irritación peritoneal, presencia de aire libre en la 
cavidad abdominal (rayos X), pulso taquicárdico, fórmula leucocitaria elevada con 
aumento de polimorfonucleares y desviación a la izquierda, no habrá dudas de estar ante 
un cuadro peritoneal agudo (inflamación-sepsis, perforación). Cuando los leucocitos 
rebasan los 20 000 por campo debe sospecharse perforación. 
Se debe tener presente, que cuando existe inflamación en los divertículos sus principales 
efectos se ejercen sobre los tejidos pericolónicos, lo cual es resultado de macro o micro 
perforaciones y no de la inflamación de la pared diverticular. Esta peridiverticulitis se 
manifiesta en forma de peritonitis local o de formación de absceso. 
Cuando los divertículos son del colon y más frecuentes del sigmoides manifestándose 
una diverticulitis abscedada o perforación, el síndrome peritoneal es la regla. En casos 
de perforación, el contenido intestinal vertido en la cavidad abdominal es muy séptico 
llevando rápidamente a una peritonitis grave por la alta concentración de 
microorganismos del tractus gastrointestinal que se localiza en el colon, identificándose 
hasta 1011 anaerobios/g de heces fecales o mililitro del producto de la aspiración. 
También hay bacterias coliformes en concentración de 108 /g y otros microorganismos. 
La infección que se observa después de una perforación libre, generalmente es grave 
debido a la liberación masiva de microorganismos patógenos en la cavidad abdominal, 
con una alta morbimortalidad (40 %) siendo clásico encontrar en estos enfermos 
peritonitis, shock séptico, colección purulenta localizada en cualquier espacio de la 
cavidad peritoneal, al igual que sepsis severa de la herida quirúrgica pos operatoria y 
alrededor del sitio de la colostomía debido al alto grado de posibilidad de 
contaminación, ya sea por la cantidad excesiva de fluidos intraabdominales, inadecuada 
manipulación de órganos y de la herida quirúrgica, o por el compromiso inmunitario de 
estos pacientes que generalmente son de la tercera edad. 
Durante la exploración en las complicaciones por inflamación o absceso 
peridiverticular, habrá dolor en fosa ilíaca izquierda o región suprapúbica con defensa 
abdominal (depende del grado de inflamación sigmoidea y peritonitis localizada). Si se 
está en presencia de una peritonitis generalizada, se hallará un abdomen difusamente 
distendido y doloroso. Puede detectarse una masa palpable en fosa ilíaca izquierda. Por 
el tacto rectal se puede encontrar, dolor en la pelvis, o la presencia de un tumor o masa 
en fosa ilíaca izquierda y sangre al tacto rectal. 
El tratamiento de la diverticulitis sin llegar al absceso o perforación y una vez 
establecido el diagnóstico será médico, el tratamiento quirúrgico se reserva para las 
crisis recidivantes de la diverticulitis y como parte de su tratamiento causal. 
La intervención quirúrgica inmediata está planteada ante la existencia clínica de un 
abdomen agudo y en este caso por una diverticulitis aguda abscedada o perforación con 
peritonitis localizada o generalizada, y la operación consistirá en drenaje de la región 
con colostomía derivativa. Otros prefieren extirpar el foco primario durante el proceder 
de urgencia, realizando resección primaria del segmento de colon sigmoideo afectado 
con anastomosis término-terminal y colostomía descompresiva o resección del 
segmento afectado, colostomía proximal y cierre del cabo distal del colon según 
procedimiento de Hartman, para después de 3 a 6 meses restablecer la continuidad