HARVEY, David. Ciudades rebeldes
238 pág.

HARVEY, David. Ciudades rebeldes


DisciplinaPolítica Social496 materiais1.908 seguidores
Pré-visualização50 páginas
y poder capaz de corromperlo todo, desde el Congreso 
y las agencias reguladoras hasta prestigiosos economistas acade­
;nicos (incluido Joseph Stiglitz) que publicaban sin parar volu­
minosos estudios «demostrando» que esas actividades eran de 
muy bajo riesgo. La influencia de esas instituciones, unida a los 
bajos tipos de interes propiciados por Alan Greenspan en la Re­
serva Federal , alimentaron incuestionablemente la expansion de 
Ia construccion y comercializacion de viviendas22 \u2022 Como sefialan 
Goetzmann y Newman, las finanzas (respaldadas por el estado) 
pueden construir ciudades y urbanizaciones perifericas, pero eso 
no significa que puedan hacerlas rentables. \ufffdQue fue entonces lo 
que propulso la demanda? 
CAPITAL F ICT IC IO Y F ICC IONES Q U E NO PUEDEN D U RAR 
Para entender esa dinamica tenemos que entender como se 
combinan la circulacion del capital productivo y la del ficticio en 
el seno del sistema de credito en el contexto de los mercados in­
mobiliarios. Las instituciones financieras prestan a los promoto­
res, propietarios de suelo y empresas constructoras para construir, 
digamos, una urbanizacion periferica en tomo a San Diego o blo­
ques de apartamentos en Florida o en el sur de Espana. La viabi­
lidad de ese sector se basa en la suposicion de que ese valor se 
puede no solo producir sino tambien realizar en el mercado. Ahi 
es donde entra en escena el capital ficticio. Se presta dinero a los 
compradores que supuestamente pueden devolverlo a partir de 
sus ingresos (salarios o beneficios), y se capitaliza como un flujo 
de interes sobre el capital prestado. Se necesita pues un flujo de 
n Los detalles de esas decisiones descaradas y devastadoras son descri­
tos en Gretchen Morgenson y Joshua Rosner, Reckless Endangerment: How 
Outsized Ambition, Greed and Corruption Led to Economic Armageddon, Nueva 
York, Times Books, 20 1 1 . 
7 7 
capital ficticio para completar el proceso de la producci6n y reali­
zaci6n del valor de las viviendas y edificios comerciales. 
Esta diferencia se parece a la que existe entre lo que Marx de­
nomina en El Capital «capital prestado» para la producci6n y el 
descuento de titulos de credito que facilita la realizaci6n de valo­
res en el mercado23 \u2022 En el caso de la construcci6n de casas y apar­
tamentos, digamos en el sur de California o en Florida, la misma 
compafiia financiera puede financiar la construcci6n y la compra 
de lo que se ha construido. En algunos casas organiza preventas 
de apartamentos en edificios que todavia no se han construido. El 
capital manipula y controla por tanto en cierta medida tanto la 
oferta como la demanda de nuevas viviendas y apartamentos asi 
como de edificios comerciales (lo que es absolutamente opuesto al 
funcionamiento libre del mercado que da por sentado el lnforme 
del Banco Mundial)24\u2022 
Pero la relaci6n entre oferta y demanda es asimetrica, porque el 
tiempo de producci6n y circulaci6n para las viviendas y edificios 
comerciales es muy largo comparado con el de la mayoria de las 
mercancias. Ahi es donde se hacen cruciales los tiempos dispares 
de producci6n, circulaci6n y rotaci6n que Marx analiza tan perspi­
cazmente en el segundo volumen de El Capital. Los contratos que 
financian la construcci6n son firmados mucho antes de que pue­
dan comenzar las ventas. Las diferencias temporales son a menudo 
muy sustanciales, y esto es particularmente cierto para los edificios 
comerciales. El Empire State Building de Nueva York se inaugur6 
el 1 de mayo de 1 9 3 1 , casi dos afios despues del crac de la balsa y 
mas de tres afios despues del crac inmobiliario. Las Torres Geme­
las se planificaron antes pero se inauguraron despues del crac de 
23 Karl Marx, El Capital, Volumen 3 , tomo 2 , Cap. XXV, Madrid, Aka!, 
2000. 
24 Karl Marx, El Capital, Volumen I , tomo 3, Cap. XXIII «La ley gene­
ral de Ia acumulacion capitalista>>, Madrid, Aka!, 2000, pp. 1 05 - 1 06, observa 
parecidamente que el capital puede manipular Ia demanda y Ia oferta de 
mano de obra excedente, por ejemplo mediante Ia inversion y el desempleo 
inducido tecnologicamente. 
78 
1 97 3 (y durante aiios no pudieron encontrar compradores priva­
dos) . iLa reconstrucci6n del centro de Nueva York despues del 1 1 
de Septiembre esta a punta de ponerse en marcha cuando el valor 
de los edificios comerciales esta por los suelos ! 
El deposito existente de propiedades comercializables (algu­
oas de elias de origen muy antiguo) es tambien muy grande con 
respecto a lo que se puede producir. La oferta total de viviendas 
es por tanto relativamente inelastica con respecto a los cambios 
mas mudables en Ia demanda: en los paises desarrollados se ha 
demostrado hist6ricamente muy dificil, aun con los mayores es­
fuerzos, aumentar Ia reserva de viviendas mas del 2 o el 3 por 1 00 
en un aiio (aunque China, como en tantas otras casas, puede rom­
per ese limite) . 
El estimulo a Ia demanda mediante ardides que combinan las 
reducciones de impuestos, Ia iniciativa publica y otros incentivos 
(como el incremento del volumen de hipotecas basura) no com­
pensa necesariamente un aumento de Ia oferta, y su efecto puede 
limitarse a una inflaci6n de los precios y un aliento a Ia especula­
ci6n. Se puede obtener mucho dinero, si no mas, en las transac­
ciones financieras sabre las viviendas existentes en Iugar de cons­
truir otras. Resulta mas rentable financiar turbias instituciones 
hipotecarias como Countrywide que edificar nuevas viviendas, y 
mas tentador aun es invertir en obligaciones de deuda garantiza­
das (CDOs) compuestas de retazos de hipotecas empaquetados en 
«vehiculos de inversion estructurados» a los que se otorgaba es­
pureamente una alta valoraci6n (eran supuestamente «tan segu­
ros como las propias casas») y que debian proporcionar un ingre­
so continuo a partir del flujo de intereses de los propietarios (ya 
fueran estos solventes o no). Esto fue exactamente lo que sucedi6 
en Estados Unidos cuando se puso en marcha Ia apisonadora de 
las subprime. Grandes cantidades de capital ficticio afluyeron a Ia 
financiaci6n de Ia vivienda alimentando Ia demanda, pero solo 
una pequeiia parte fue a parar a Ia construcci6n de nuevas vivien­
das . El mercado de las hipotecas subprime, que se situaba en torno 
a los 30 millardos de d6lares a mediados de Ia decada de 1 990, se 
79 
dilato hasta 1 30 millardos en 2000 y alcanzo un maximo absoluto 
de 62 5 millardos de dolares en 200525 . No habfa forma de que un 
incremento tan rapido de la demanda pudiera verse satisfecho 
mediante una expansion paralela de la oferta, por mucho que lo 
intentaran los constructores. Por eso los precios aumentaron, y 
pareda como si fueran a seguir subiendo eternamente. 
Pero todo esto dependfa de una continua expansion de los flu­
jos de capital ficticio y de mantener intacta la creencia fetichista 
de que el capital puede «valorizarse automaticamente a sf mis­
mo»26. Marx pensaba en cambio, por supuesto, que frente a una 
insuficiencia de la creacion de valor en la produccion, esa fantasfa 
conducirfa inevitablemente a un desastre, y eso fue lo que efecti­
vamente sucedio. 
Los intereses de clase por el lado de la produccion estan tam­
bien, sin embargo, descompensados, y esto tiene consecuencias 
para quien acaba sufriendo el desastre. Banqueros, promotores y 
empresas de la construccion constituyen f:icilmente una alianza 
de clase (que a menudo domina tanto polftica como economica­
mente el denominado «motor del crecimiento urbano»27). Pero 
las hipotecas que firman por su vivienda los consumidores son 
individuales y dispersas y con frecuencia los prestamos se conce­
den a gente que pertenece a otra clase, o como sucede en Estados 
Unidos (aunque no en Irlanda), a gente de otro sector racial o 
etnico. Con la titulizacion de las hipotecas, la empresa financiera 
podfa simplemente