HARVEY, David. Ciudades rebeldes
238 pág.

HARVEY, David. Ciudades rebeldes


DisciplinaPolítica Social494 materiais1.907 seguidores
Pré-visualização50 páginas
sus abun­
dantes reservas de divisas extranjeras para recapitalizar los bancos 
(una version china de lo que mas tarde se conoceria como el Pro­
grama de Alivio de Activos con Problemas [Troubled Asset Relief 
Program (TARP)] en Estados Unidos). Se sabe que el estado em­
ple6 unos 45 millardos de d6lares de sus reservas de divisas con 
ese fin a finales de la decada de 1 990, e indirectamente pudo uti­
lizar mucho mas; pero a medida que las instituciones chinas fun­
cionan de forma mas coherente con los mercados financieros glo-
43 Keith Bradsher, «China Announces New Bailout of Big Banks», New 
York Times, 7 de enero de 2004. 
95 
bales, al poder central le resulta mas diffcil controlar lo que 
sucede en el sector financiero. 
Los informes que nos llegan ahara desde China se parecen 
inc6modamente a lo que sucedi6 en el suroeste de Estados Uni­
dos y en Florida durante esta ultima decada o en la misma Florida 
en la de 1 920. Desde la privatizaci6n general de la vivienda en 
China en 1 998, la especulaci6n y la construcci6n se han disparado 
de forma espectacular. Se informa que el precio de vivienda ha 
aumentado un 1 40 por 1 00 en el con junto del pais desde 2007, y 
hasta un 800 por 1 00 en las principales ciudades como Beijing y 
Shanghai durante los ultimos cinco afios. En esta ultima ciudad 
los precios en el sector se han duplicado durante el ultimo afio. El 
precio media de un apartamento se ha situado en torno a los 
500.000 d6lares (en un pais donde el PIB per capita fue de 7 . 5 1 8 
d6lares en 2 0 1 0), e incluso en ciudades de segundo arden una vi­
vienda tipica «Cuesta alrededor de veinticinco veces los ingresos 
medias anuales de los residentes», lo que es claramente insosteni­
ble. Todo esto indica que la construcci6n de viviendas y edificios 
comerciales, por rapida y vasta que sea, no se esta manteniendo a 
la par con la demanda real y menos aun con la demanda efectiva 
anticipada44\u2022 Una consecuencia de esto es el surgimiento de fuer­
tes presiones inflacionistas que han inducido al gobierno central a 
utilizar varios instrumentos para restringir el gasto incontrolado 
de los gobiernos locales. 
El gobierno central confiesa abiertamente su preocupaci6n 
de que 
en gran parte del pais el crecimiento siga vinculado al gasto inflacio­
nario en el desarrollo inmobiliario y la inversion publica en carrete­
ras, ferrocarriles y otros proyectos infraestructurales por valor de 
44 Para una revision general, vease Thomas Campanella, The Concrete 
Dragon, cit. Yo tambien trate de presentar un panorama general del nipido 
proceso de urbanizacion en China en el cap. 5 de A Brief History of Neolibe­
ralism, cit. (ed. cast. : cit. , pp. 1 3 1 - 1 66] . 
96 
millardos de dolares. En el primer trimestre de 2 0 1 1 la inversion en 
activos fijos -una medida generica de la actividad constructora- su­
bio un 2 5 por 1 00 con respecto al mismo periodo del afi.o anterior, y 
la inversion en propiedades inmobiliarias aumento un 3 7 por 1 0045 \u2022 
Esta inversion «equivale ahara a alrededor del 70 por 1 00 del 
producto interior bruto del pais». Ningtin otro pais se ha aproxi­
rnado a ese nivel en los ultimos afios. «Ni siquiera Japan, en la 
cumbre de su boom constructor en la decada de 1 980, sobrepaso el 
3 5 por 1 00, y la cifra se ha mantenido durante decadas en torno al 
20 por 1 00 en Estados Unidos.» 
«Los esfuerzos de las ciudades han contribuido a que el gasto 
publico en la construccion de viviendas e infraestructuras sobrepa­
se al comercio exterior como el mayor contribuyente al crecirnien­
to de China»46\u2022 Las colosales adquisiciones de suelo y desplaza­
rnientos de proporciones legendarias en algunas de las principales 
ciudades (mas de 3 rnillones de personas desplazadas en Beijing du­
rante los ultimos diez afios) indican que junto a ese enorme im­
pulso urbanizador se da en la totalidad de China un proceso muy 
activo de desposesion. Los desplazamientos y desposesiones for­
zadas estan entre las causas mas importantes del aumento de las 
protestas populares, a veces violentas. 
Las ventas de suelo a los promotores han servido como gallina 
de los huevos de oro para llenar las areas de los gobiernos locales; 
pero a principios de 20 1 1 el gobierno central ordeno su conten­
cion a fin de poner arden en un mercado inmobiliario descontro­
lado y evitar las desposesiones de tierras, a menudo brutalmente 
realizadas, que estaban ocasionando tanta resistencia. Esto creo 
45 David Barboza, «Inflation in China Poses Big Threat to Global Tra­
de», New York Times, 17 de abril de 2 0 1 1 ; Jamil Anderlini, «Fate of Real 
Estate Is Global Concern>>, Financial Times, 1 de junio de 20 1 1 ; Robert 
Cookson, China Bulls Reined in by Fears on Economy>>, Financial Times, 1 
de junio de 20 1 1 . 
46 Keith Bradsher, «China's Economy is Starting to Slow, but Threat of 
Inflation Looms>>, New York Times, Business Section, 3 1 de mayo de 2 0 1 1 . 
97 
dificultades presupuestarias a muchos gobiemos municipales. El 
«brusco aumento de la deuda de los gobiemos locales y los escasos 
controles sabre el endeudamiento de compaiiias inversoras» (mu­
chas de elias patrocinadas par los gobiemos locales) son ahara 
consideradas un importante riesgo para Ia economia china que 
arroja una espesa sombra sabre las perspectivas de crecimiento 
para el futuro, no solo en China, sino tambien a escala mundial. 
En 20 1 1 el gobiemo chino estimaba Ia deuda municipal en unos 
2 ,2 bill ones de d6lares, equivalente a «casi un tercio del producto 
interior bruto de Ia naci6n». Puede que el 80 par 100 de esta deu­
da corresponda a las compaiiias de inversion no registradas, patro­
cinadas par los gobiemos municipales aunque no formen parte 
estrictamente de elias. Esas son las organizaciones que estan cons­
truyendo, a enorme velocidad, tanto las nuevas infraestructuras 
como los edificios emblematicos que hacen tan espectaculares las 
ciudades chinas; pero Ia deuda acumulada par los municipios es 
enorme. Una oleada de impagos «podria convertirse en un gran 
lastre para el gobiemo central, que a su vez mantiene una deuda de 
alrededor de 2 bill ones de do lares» 47 \u2022 La posibilidad de un colapso 
seguido par un largo periodo de «estancamiento al estilo japones» 
es muy real. El frenazo del crecimiento econ6mico chino en 20 1 1 
esta produciendo ya reducciones en las importaciones, que reper­
cutiran a su vez en todas las regiones del mundo que han prospe­
rado gracias al impulso del mercado chino de materias primas. 
Entretanto han surgido en el interior de China ciudades total­
mente nuevas, sin apenas residentes o actividades reales, propi­
ciando un curiosa programa de anuncios publicitarios en Ia pren­
sa de negocios estadounidense para a traer inversores y empresas a 
esta Nueva Frontera urbana del capitalismo global48 \u2022 El desarro-
47 Wang Xiaotian, «Local Governments at Risk of Defaulting on Debt», 
China Daily, 2 8 de junio de 2 0 1 1 ; David Barboza, <<China's Cities Piling Up 
Debt to Fuel Boom>>, New York Times, 7 de julio de 20 1 1 . 
48 David Barboza, <<A City Born of China's Boom, Still Unpeopled>>, 
New York Times, 20 de octubre de 2 0 1 0. 
98 
l lo urbano desde mediados del siglo XIX, si no antes, ha sido siem­
pre especulativo, pero la escala especulativa del desarrollo chino 
parece ser de un orden mucho mayor que todo lo que se ha visto 
antes en la historia urbana, lo que tambien significa que la liqui­
dez excedente en la econornia global con necesidad de ser absor­
bida, que se expande exponencialmente, tampoco habia sido nun­
ca tan colosal. 
Al igual que durante el boom de las urbanizaciones perifericas 
en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial, cuando se 
tienen en cuenta todos los complementos y accesorios de las vi­
viendas queda claro que el boom de la urbanizaci6n en China esci 
desempeiiando