A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
15 pág.
Clase 2   Papel do Banco Mundial

Pré-visualização | Página 1 de 7

Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales PLED-CCC 
1 
 
 El Banco Mundial y la globalización de los 
presupuestos participativos 
 
Benjamin Goldfrank 
Whitehead School of Diplomacy and International Relations 
Seton Hall University 
Octubre 2012 
 
 
No es ningún secreto que la expansión global del presupuesto participativo 
(PP) durante la última década ha significado su más allá de sus orígenes 
sudamericanos. Cientos de miles de personas están ahora participando 
directamente en la toma de decisiones sobre los presupuestos municipales de forma 
anual en más de un millar de ciudades de todo el mundo. Lo más sorprendente es 
que una de las principales organizaciones detrás de la difusión global del PP es el 
Banco Mundial. No sólo el Banco Mundial ha superado al Partido de los 
Trabajadores - que, junto con los movimientos sociales en varias ciudades 
brasileñas, había sido el principal responsable del origen y la expansión del PP a 
finales de la década de1980 - como impulsor de este tipo de iniciativas en los 
últimos años, sino que también podría decirse que el Banco se ha convertido en el 
actor más importante e influyente y, sin duda, quien cuenta con los mayores 
recursos. ¿Cómo sucedió esto? ¿Cómo el presupuesto participativo ha pasado de ser 
una innovación local en la gestión democrática a un proyecto de cooperación 
internacional? ¿Por qué el Banco Mundial promueve el PP? ¿Y cuáles son los efectos 
de este tipo de apoyo sobre el funcionamiento del PP? Los partidarios de las 
versiones autóctonas del PP en Brasil y en otras partes del mundo, ¿deberían 
desconfiar del Banco Mundial o darle la bienvenida? 
Este texto intenta responder a estas preguntas, centrándose sobre todo en la 
cuestión de los motivos dell Banco Mundial. Después de documentar el 
estancamiento o incluso la disminución del apoyo al PP al interior del Partido de los 
Trabajadores y la extensión paralela del rol activo del Banco Mundial (y, en menor 
medida, de otras organizaciones internacionales de desarrollo), se examinan las 
distintas perspectivas en debate sobre el la visión del Banco Mundial en torno a la 
participación en general y sobre el PP en particular. Tomo prestado una idea de 
Jeffrey Jackson en Los globalizadores (2005) al sugerir que algunos funcionarios del 
Banco Mundial han adoptado el PP como un "guión global" para los gobiernos 
municipales modernos y como una receta que facilitaría el desarrollo de la agenda 
neoliberal del Banco. Sin embargo, más adelanto, ardumento que la promoción del 
PP por parte del Banco Mundial no es necesariamente algo negativo, ya que general 
Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales PLED-CCC 
2 
 
el papel del Banco no ha servido para alcanzar los objetivos que los sectores 
neoliberales al interior del Banco tenían como razón para impulsar este tipo de 
procesos, y que en algunos casos la intervención del Banco incluso ha significado 
mayor resistencia al neoliberalismo. 
 
La caída del PT y el surgimiento del Banco en la difusión de los presupuestos 
participativos 
A principios de 1990, más o menos una docena de ciudades de América del Sur 
ponían en práctica lo que ahora se conoce como presupuesto participativo, 
incluyendo no sólo los casos brasileños de renombre, como Porto Alegre bajo la 
gestión del Partido de los Trabajadores (PT), sino también la capital uruguaya de 
Montevideo y Ciudad Guayana en Venezuela bajo gobiernos municipales liderados 
por partidos políticos de izquierda. Veinte años más tarde, el PP se ha implantado en 
cientos de ciudades y en todos los continentes. Otros estudios han examinado la 
difusión del PP en determinados países (Hernández-Medina 2007; Wampler y 
Avritzer 2005; Spada 2010), en América Latina (Goldfrank 2007a; 2007b), y en el 
mundo (Sintomer et al 2010). Mi intención aquí es argumentar que si bien el PT fue 
originalmente el actor más importante para avanzar en la difusión de los 
presupuestos participativos, en la última década el Banco Mundial y otras 
organizaciones internacionales de desarrollo han superado al PT. Desde cierto punto 
de vista, parecería natural que la difusión mundial de un experimento tan exitoso 
como el presupuesto participativo se llevaría a cabo por organizaciones 
internacionales en lugar de por un partido político. Sin embargo, muchos estudios y 
las declaraciones de redes internacionales de autoridades locales en el campo de la 
democracia participativa (Red FAL 2007), han advertido que difusión de PP ha 
supuesto una rebaja, una pasteurización ideológica o el surgimiento de un tipo de 
"PP-lite" (Chávez 2008). En otras palabras, el temor es que bajo los nuevos 
patrocinadores representados por las agencias de desarrollo, el presupuesto 
participativo ya no represente un instrumento verdaderamente transformador de la 
soberanía popular, sino más bien una mera herramienta técnica para alcanzar un 
gobierno local eficiente. 
¿Cuándo fue que el entusiasmo del PT en torno a la presupuestación participativa 
comenzó a disminuir y cuándo surgió el apoyo del Banco Mundial? Desde mi 
perspectiva de análisis fue alrededor de los años 2002 y 2003. Hasta entonces, el PT 
había expandido rápidamente el presupuesto participativo a casi todas las grandes 
ciudades gobernadas por alcaldes de su orientación política. Después de la cumbre 
Habitat II de Naciones Unidas del año 1996, en Estambul, donde PP de Porto Alegre 
ganó una distinción como una de las "mejores prácticas", el PT había mandatado a 
todos sus alcaldes en ciudades con poblaciones de 100.000 o más habitantes a 
desarrollar procesos de PP (Wampler y Avritzer 2005). En el período 1997-2000, el 
96 por ciento de las ciudades con más de 50.000 personas controladas por el PT 
potenciaron procesos de presupuesto participativo, en más de 100 ciudades de 
Brasil, y varios gobiernos estaduales también controlados por el PT también habían 
comenzado a experimentar con este tipo este tipo de gestión participativa (Spada 
2010, 13; Wampler y Avritzer 2005; Goldfrank y Schneider 2006). Además, 
representantes del Partido de los Trabajadores viajaban por todo Brasil, América 
Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales PLED-CCC 
3 
 
Latina y el mundo para difundir los presupuestos participativos, ya sea a través de 
contactos bilaterales entre los municipios o a través de proyectos de desarrollo 
patrocinados por diversas agencias de cooperación internacional. El PT parecía creer 
en el lema adoptado por la administración municipal de Porto Alegre en 1999: 
Orçamento Participativo - Bom Para Todo Mundo (Presupuesto participativo - bueno 
para todos, o bueno para el mundo entero). Sin embargo, en la década de 2000, 
después de ganar la presidencia federal con la candidatura de Lula da Silva, el PT 
no dejó de promover el presupuesto participativo al interior o desde el gobierno 
nacional. A diferencia del programa nacional del PT para las elecciones del año 
2002, en el qué se sugería un intento de presupuesto participativo nacional, en los 
programas electorales de 2006 y 2010 no se mencionaba directamente al 
presupuesto participativo. Y a nivel municipal, en el período 2005-2008, el 
porcentaje ciudades con más de 50.000 habitantes controladas por el PT y con 
procesos de presupuesto participativo en marcha ya se había reducido a 73 (Spada 
2010, 13). 
En total, del total de alrededor de 5.500 municipios existentes en todo Brasil, en la 
actualidad aproximadamente 200 están desarrollando