Manual de Primeros Auxilios Cruz Roja
106 pág.

Manual de Primeros Auxilios Cruz Roja


DisciplinaPrimeiros Socorros2.274 materiais19.429 seguidores
Pré-visualização17 páginas
del cervix 
uterino, se expulsa el tapón muco-sanguinolento que cierra el mismo durante el 
embarazo). Todas estas manifestaciones nos indican que el parto ha comenzado. 
 
MANUAL BÁSICO DE PRIMEROS AUXILIOS 
 
 
101
 
2.- PERIODO EXPULSIVO: 
 
 
 
 Una vez que el 
cuello uterino se 
encuentra 
completamente 
dilatado, las 
contracciones se hacen 
cada vez más 
frecuentes (cada 2 ó 3 
minutos) y el dolor 
asociado con ellas se hace 
a su vez más severo. Una 
vez finalizada la dilatación 
y el encajamiento del niño 
en el canal de parto, 
sobreviene la coronación; 
es decir, aparece la cabeza 
del niño. Se puede 
examinar a la paciente previamente para ver si se ha 
llegado a la coronación (obsérvese si hay abultamiento en la vagina o si la cabeza del 
niño ya es visible). Durante este período y el anterior es muy probable que la madre 
sienta ganas de orinar y defecar, debido a la presión que se ejerce al pasar la cabeza del 
niño por el cuello uterino sobre el recto y la vejiga. Llegado a este punto, y por tratarse 
de un parto en la ambulancia, requiere por nuestra parte una limpieza rápida de la zona. 
Sea consciente de que esta situación puede resultar embarazosa para la madre, y en 
consecuencia, es importante que le explique ampliamente qué es lo que va a hacer y por 
qué. Una apariencia de verdadero profesional, unida a una forma también profesional de 
abordar un problema, inspira confianza tanto a la pacientes como a quienes se 
encuentran cerca de ellas. 
 
 Cuando la madre se vea agobiada por dolores muy severos, anímela y trate de 
hacer que se relaje y que respire por la boca tan profundamente como le sea posible. Es 
posible que ella insista en que tienen ganas de evacuar; si éste es el caso y observa 
abultamiento vaginal o ve aparecer el niño por el orificio vaginal, anímela a empujar y que 
lo haga durante cada una de las contracciones que sienta. 
 
 Cuando aparezca la cabeza del niño, ponga una mano abierta justamente debajo 
del orificio vaginal, apoyada en las nalgas y con objeto de efectuar un amplio pellizco en 
el periné y evitar que se produzcan desgarros mientras sale la cabeza. Tenga mucho 
cuidado de al efectuar dicho pellizco no empujar la cabeza del niño hacia dentro. 
 
 Una vez expulsada la cabeza, asegúrese de que el cordón umbilical no se 
encuentra enredado alrededor del cuello del niño y, en caso de que lo esté, aflójelo 
cuidadosamente y sáquelo de la cabeza, para evitar que se produzca el estrangulamiento 
del niño. 
 
 
 
MANUAL BÁSICO DE PRIMEROS AUXILIOS 
 
 
102
 
 
 Tome precauciones especiales para no romper el cordón mientras lo manipula. Si 
el cordón diese más de una vuelta alrededor del cuello del niño, no hay posibilidad de 
desenredarlo. En este caso, pase dos dedos por de bajo del cordón y colóquele dos 
pinzas separadas entre sí unos 10 centímetros; una vez efectuados estos dos 
pinzamientos, corte el cordón entre los pinzamientos y siga atendiendo el parto. A 
continuación, el niño voltea la cabeza y su cara mira entonces hacia uno de los muslos de 
la madre. Deje que la cabeza se voltee sola, no la fuerce hacia ningún lado. Este cambio 
de posición coloca a los hombros de forma tal que pueden salir a través del orificio 
vaginal. Generalmente, aparece primero el hombro que se encuentra arriba, aunque con 
frecuencia su salida presenta algunas dificultades, de modo que para facilitar el proceso, 
guíe la cabeza del niño hacia abajo, colocando una mano a cada lado de la cabeza, pero 
sin utilizar la fuerza. Si el otro hombro a su vez parece ofrecer dificultades para su 
expulsión, ayúdelo, y para ello guíe la cabeza del niño hacia arriba. En ambos casos 
procure siempre tratar la cabeza del niño con delicadeza. No tirar del niño hacia afuera en 
ningún momento. A continuación se producirá la expulsión del resto del cuerpo, que será 
rápida y puede ser difícil sujetarlo debido a que es escurridizo. 
 
 
 El niño no debe quedar vertical y con la cabeza hacia abajo, sino más bien, 
colóquelo de costado con la cabeza a un nivel inferior al del cuerpo a fin de permitir que 
la sangre y la mucosidad escurran de la boca y de la nariz. El niño debe estar 
aproximadamente a la misma altura de la madre (sobre su pecho o entre sus piernas). Si 
estuviera más abajo, se produciría paso de sangre de la madre hacia el niño (ictericia). Si 
estuviera más alto se produciría paso de sangre del niño hacia la madre (anemia). Limpiar 
la boca y nariz del recién nacido de secreciones. En breves momentos, el niño va a 
comenzar a llorar y, por tanto, a respirar con sus propios pulmones; hasta ahora, se valía 
de la placenta para conseguir oxígeno. 
 
 El siguiente paso es el de cortar el cordón umbilical, una vez que haya dejado de 
latir. A unos 20-25 centímetros del ombligo del niño colocamos la primera ligadura, y a 
unos 10 centímetros de esta ligadura, en dirección a la madre, colocamos la segunda 
ligadura. Procederemos a cortar el cordón umbilical entre una y otra. 
 
 
 Asegúrese de que el niño está respirando. No limpie el cuerpo del niño del sebo 
que lo recubre. Envuelva al niño cuidadosamente y colóquelo sobre el pecho de la madre 
para que se mantenga tibio. 
 
 
 
MANUAL BÁSICO DE PRIMEROS AUXILIOS 
 
 
103
3.- PERIODO DE ALUMBRAMIENTO: 
 
 
 
 Este tercer período se inicia con una breve 
regresión de los dolores propios del parto que se 
habían suspendido con la expulsión del niño. Estos 
dolores son menos intensos que en el período 
expulsivo, y la causa de esto son las contracciones 
del útero que intenta expulsar la placenta. La 
placenta se separa del útero espontáneamente y su 
expulsión suele realizarse al cabo de pocos minutos, 
aunque en ocasiones este proceso puede tomar 30 minutos o más. En ningún caso hay 
que tirar del cordón umbilical para provocar la salida de la placenta, ya que esto podría 
ocasionar desgarros internos y una gran hemorragia. Una vez que ha sido expulsada, hay 
que conservarla para que el médico pueda comprobar su integridad. Extienda a la madre 
sobre su espalda, coloque una toalla sobre el orificio vaginal y baje las piernas de la 
madre. No introduzca nada en la vagina. Colóquela con las piernas ligeramente elevadas 
y recomiéndele que mantenga las piernas juntas y cruzadas (posición de Fritz). 
Manténgala abrigada para que no pierda calor. 
 
 
. 
 
 
 
 
 
 
 
MANUAL BÁSICO DE PRIMEROS AUXILIOS 
 
 
104
 
 
 
 
 
CAPÍTULO 10 
 
EL BOTIQUÍN 
 
 
 
1. COMPOSICIÓN 
MANUAL BÁSICO DE PRIMEROS AUXILIOS 
 
 
105
COMPOSICIÓN DEL BOTIQUÍN 
 
 
 Puede valer una caja de metal o de plástico, con 
una buena cerradura que dificulte el acceso a su 
interior a los niños pequeños. Son preferibles las 
cerraduras que no utilizan un sistema de apertura con 
llave, ya que a la hora de utilizar el botiquín, tendremos 
que recordar donde está la llave. 
 
 El botiquín debe guardarse en un lugar ni muy 
húmedo ni muy seco, lejos de una fuente directa de 
calor y del alcance de los niños. La cocina o el baño NO son buenos lugares para 
guardar un botiquín. 
 
 Los ocupantes de la casa deben conocer dónde se guarda y si se utiliza, volver 
a dejarlo en su sitio, preocupándose periódicamente de reponer los productos gastados 
y/o caducados. 
 
 Su composición puede variar según las circunstancias, pero en general, 
bastarán los siguientes elementos: 
 
Instrumental: 
? Tijeras de punta roma. 
? Pinzas. 
? Termómetro. 
Antisépticos (preferiblemente no 
coloreados): 
 
? Povidona yodada. 
? Clorhexidina. 
Material para curas: 
? Guantes. 
? Gasas estériles, preferiblemente de 
varios tamaños. 
? Algodón hidrófilo. 
? Esparadrapo, preferiblemente 
hipoalérgico. 
? Tiritas de varios tamaños.