Minimanual CTO   Neurologia y Neurocirugia
36 pág.

Minimanual CTO Neurologia y Neurocirugia


DisciplinaMedicina10.420 materiais34.879 seguidores
Pré-visualização23 páginas
LAMIXORPAROTOMAÍTAPORUEN
)"acitébaidaifortoima"(
dadilibededodiuges,saetúlgsaeráedyojabrabmulrolodnocasruC
soledadidrépyaifortalautnevenocsaospoiliespecirdáucedavisergorp
agraledsocitébaidneecerapA.acifícepseaiparetyahoN.sonailutorsojelfer
.aenátnopsenóicarepuceralaicahanoiculovE.nóiculove
SAÍTAPORUENILOP
SACIRTÉMISA
sám,senumocsoneM\u2022
,onaicnanesetneucerf
leneredecetnanedeup
dademrefnealedosruc
.seroiretnasala
ralucsavainegotaP\u2022
SELAENARCSAÍTAPORUEN
orecretleseodatcefaetnemetneucerfsámlaenarcraplE )031,89-79RIM( ,
a,ralipupdadilitomaledotepseryoiratibroorterrolod,ocsurboicininoc
(soviserpmocserapsorecretsoledaicnerefid )26,F00-99RIM .
.aenátnopsenóicarepuceR
.IIVyIV,VIlenosaicneucerfnocnatcefaeseuqselaenarcserapsortO
.setebaidanuednóicatsefinamaremirpalresnedeuP
ROPSAÍTAPORUEN
OTNEIMAPARTA
,laidar,latibuc,onaidem(esratcefaedeupociréfirepoivrenreiuqlauC
aneuB.aviserpmocseetneucerfsámaígoloiteal;).cte,laretaloenorep
.nóicarepucer
RALUCNORTAÍTAPORUEN
;socicárotsoivrensámoonuedlaretalinuasorolodyaduganóicatcefA
saisetsesidyrolodnocasruC.soña05edseroyamneetneucerfsám
.anilitpirtimanocesralortnocnedeupeuqnemodbayxarótneselaretalinu
TEMA 9. TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS 
 (TCE).
Los traumatismos craneoencefálicos suponen una importante 
causa de morbimortalidad en jóvenes occidentales, fundamen-
talmente varones, en relación muy estrecha con los accidentes de 
tráfico. Se consideran la primera causa de pérdida de conocimiento 
(incluyendo desde la conmoción cerebral hasta las diferentes 
fases de coma) en la población general (MIR 98-99F, 206), y el 
factor etiológico más frecuente de epilepsia entre los 18 y los 35 
años de edad.
Previamente, conviene tener claros algunos conceptos:
 Conmoción cerebral: pérdida de conciencia breve y transitoria 
sin alteraciones parenquimatosas en TC ni RM.
 Daño axonal difuso: pérdida de conciencia precoz y mantenida. 
En el TC se aprecian hemorragias puntiformes en cuerpo calloso 
y porción rostral del tronco del encéfalo.
 Contusión cerebral: en el TC se aprecian áreas hemorrágicas 
(hiperdensas) en el parénquima, que suelen localizarse en los 
polos frontal, temporal u occipital.
El nivel de conciencia, valorado mediante la escala de Glasgow, 
es el principal factor pronóstico:
Tabla 30. Clasificación en función de la gravedad de los TCE.
4'5/,6\ufffd$%,+'0$%,6,0/$,6)$)7*0,8()8\ufffd
$2$6\ufffd	\ufffd 51-41
'%,-$%'+\ufffd	\ufffd 31-9
'-$2$/\ufffd	\ufffd 8-3
9.1. Fracturas craneales.
Tabla 31. Clasificación y diagnóstico diferencial de las fracturas 
del peñasco.
!$\ufffd%\ufffd'-%2\ufffd,! !$#\ufffd&6#\ufffd$\ufffd-
$%\ufffd\ufffd&'\ufffd&\ufffd( %08-07 %02-51
\ufffd)%\ufffd$\ufffd,(\ufffd&* etneucerF araR
$%2$\ufffd\ufffd,-, etneucerF araR
,\ufffd$*+7-,+&8 araR etneucerF
$&\ufffd\ufffd,'\ufffd%!,-, etneucerF araR
$%#'\ufffd$,*%8 avisimsnarT )sisofoc(avitpecreP
!$%\ufffd$(#%#%!9\ufffd$* airotisnarT.%02 etnenamreP.%05
,2%-\ufffd:6
evelyoraR
)lanoicisop(
orevesyetneucerF
$72,!,%\ufffd$\ufffd rellühcS srevnetS
Las fracturas del peñasco son las más frecuentes de las fracturas de la 
base del cráneo (45%). Se clasifican en tres grupos según su trayecto: 
1. LONGITUDINALES (TIMPÁNICAS, EXTRALABERÍNTICAS): Las 
más frecuentes (70%). Por traumatismos temporoparietales, la línea 
de fractura discurre paralela al eje del peñasco afectando al techo 
del oído externo y al oído medio. Clínica: hipoacusia de transmisión 
por lesión timpanoosicular, otorragia, signo de Battle (equimosis 
retroauricular) y puede existir otolicuorrea por extensión a la fosa 
craneal media. La parálisis facial es rara (20%) y la recuperación 
frecuente, al ocurrir por compresión o edema. Si hay vértigo es leve 
por conmoción laberíntica. Otoscopia: escalón en paredes del CAE 
y desgarro timpánico con otorragia (MIR 97-98 ORL, 102).
miniMANUAL 1 CTO
Pág. 30
2. TRANSVERSALES (NEURALES, LABERÍNTICAS): Menos fre-
cuentes (20%), pero más graves. Por traumatismos occipitales, la 
línea de fractura es perpendicular al eje del peñasco, afectando 
al oído interno. Clínica: hipoacusia neurosensorial profunda, 
acúfenos y vértigo espontáneo intenso. La parálisis facial es 
frecuente (50%) y de peor pronóstico, al producirse una sección 
neural. Otoscopia: puede ser normal o existir hemotímpano.
3. OBLICUA (TIMPANOLABERÍNTICA). Línea de fractura que 
puede afectar al CAE, oído medio y oído interno. Puede existir 
cualquier síntoma de las dos anteriores y la parálisis facial es la 
regla (100%).
9.2. Hematoma epidural y subdural.
Ver en la tabla 33 las diferencias entre los hematomas intracraneales.
9.3. Complicaciones y secuelas del neurotrauma 
central (MIR 97-98, 47).
1. Lesión de pares craneales en las fracturas basilares (los más 
frecuentes son: I, II, III, IV, 1ª y 2ª rama del V, VI, VII y VIII) (MIR 
97-98, 259).
2. Infecciones tardías en traumatismos abiertos (meningitis 
postraumática recurrente, empiema, absceso, tromboflebitis, 
laberintitis purulenta) (MIR 96-97, 67).
3. Fístula de líquido cefalorraquídeo. Puede complicarse con me-
ningitis recurrente, habitualmente neumocócica. El diagnóstico 
se realiza al observar salida de líquido claro y pulsátil por fosas 
nasales u oído, que aumenta con las maniobras de Valsalva. Se 
confirma en laboratorio al presentar el líquido un contenido de 
glucosa >30 mg/dl y detectar beta-transferrina en la electroforesis. 
El tratamiento es posicional (reposo en cama y cabecero ligera-
mente elevado) con restricción de líquidos y acetazolamida. Si 
no cede, se coloca un drenaje lumbar. Cuando existe infección 
se administran antibióticos. Si no desaparece la fístula, hay que 
plantear cirugía reparadora, previa localización de la fístula me-
diante cisternografía isotópica o RM potenciada en T2.
4. Crisis epilépticas postraumáticas. La probabilidad de presentar 
epilepsia tras un TCE está relacionada con la intensidad del 
mismo; las heridas abiertas, las fracturas con hundimiento o con 
hemorragia asociada comportan mayor riesgo. Se distinguen:
- Crisis inmediatas: aparecen en la primera hora tras el TCE; 
no suelen conllevar riesgo de epilepsia a largo plazo (MIR 
99-00F, 71); 
- Crisis precoces: se presentan en la primera semana tras el 
TCE; existe riesgo de epilepsia, por lo que está recomendada 
la utilización de medicación anticomicial profiláctica;
- Crisis tardías: se presentan generalmente en el primer año 
tras el TCE y tienen mayor probabilidad de cronificarse 
cuanto mayor es su frecuencia.
5. Neumoencéfalo. Existencia de aire intracraneal. Frecuente en 
fracturas que afectan a los senos paranasales (frontal o etmoi-
dal), incluidas las fracturas de la base del cráneo, o en fracturas 
de la convexidad con desgarro dural. El síntoma más frecuente 
es la cefalea. El neumoencéfalo a tensión se caracteriza porque 
el aire se encuentra a elevada presión, y produce clínica de hi-
pertensión intracraneal, con efecto de masa y rápido deterioro 
del nivel de conciencia (se debe a un efecto de válvula que deja 
entrar aire, pero no salir). El aire puede observarse en la RX de 
cráneo, pero es de elección la TC craneal. Si no ejerce efecto de 
masa, sólo requiere observación, pero cuando se trata de un 
neumoencéfalo a tensión, es necesaria la evacuación urgente, 
como si se tratara de un hematoma intracraneal. 
Tabla 32. Fracturas craneales: tipos y características.
arutcarfedopiT sacitsíretcaraC ocitsóngaiD otneimatarT
LAENIL
nuodirfusahoenárcleeuqartseumeD
ocitsónorplE.aígrenenargedotcapmi
elbisopaledárednepedetneicapled
.etnecaybusaciláfecnenóisel
rarolavarapetnegrulaenarcCT
erboP.sadaicosasenoisel
yaesónóiselertnenóicalerroc
.larberecoñad
sE.otneimatartrireuqerneleusoN
neetneicaplarenetnamoirasecen
.nóicavresbo
-ARUTCARF
OTNEIMIDNUH
ojabedropednuhesanretxealbataL
.anretnialbataledocimótanaetimílled
satunimnocsarutcarfnossenoisaconE
neleuS.)sotnemgarfsoiravnoc(
oreuclednóicarecaledesrañapmoca
satsenE.erdamarudaledyodullebac