Técnicas en Endoscopia Digestiva   Martín et al.   2 ed. (2013)   Esp
738 pág.

Técnicas en Endoscopia Digestiva Martín et al. 2 ed. (2013) Esp


DisciplinaGastroenterologia536 materiais1.299 seguidores
Pré-visualização50 páginas
Lin HC, Liu TT, Kuo BI, Lee FY, Chan FY, 
Lee SD. Antibiotic prophylaxis after endoscopic the-
rapy prevents rebleeding in acute variceal hemorrha-
ge: a randomized trial. Hepatology 2004; 39:746-753.
21. Fernández J, Arroyo V, Navasa M, et al. Norfloxacin 
vs ceftriaxone in the prophylaxis of infections in pa-
tients with advanced cirrosis and hemorrhage. Gas-
troenterology 2006;131:1049-1056. 
22. García-Tsao G, Sanyal AJ, Grace ND et al. Preven-
tion and management of gastroesophageal varices 
and variceal hemorrhage in cirrhosis. Hepatology. 
2007;46(3):922-38.
23. Allison MC, Sandoe JAT, Tighe R et al. Antibio-
tic prophylaxis in gastrointestinal endoscopy. Gut 
2009;58:869-80.
121
Limpieza y desinfección 
de los endoscopios
fabio leonel gil parada
I N T R O D U C C I Ó N
Un tema usualmente entendido, pero que en la 
práctica suele presentar dificultades durante la 
aplicación de las técnicas apropiadas que ase-
guran el seguimiento cabal de la secuencia de 
eventos relacionados con la limpieza y desin-
fección de los equipos utilizados para realizar la 
endoscopia digestiva. Con frecuencia y asombro 
se cuestiona la diferencia en la tarifa del mismo 
procedimiento de una unidad de endoscopia a 
otra; uno de los factores es el tiempo invertido 
y costo de los elementos utilizados para ofrecer 
una técnica higiénica con materiales de óptima 
calidad. Es responsabilidad de todo el personal 
involucrado en la realización de procedimientos 
endoscópicos, seguir estrictamente la secuencia 
de una guía con todos los pasos para mantener 
los endoscopios en un alto nivel de desinfección, 
cíclicamente entre pacientes y en el entorno del 
almacenamiento de los equipos. El endoscopio 
es un instrumento complejo, reutilizable que re-
quiere un tratamiento de limpieza y desinfección 
de alto nivel antes de su aplicación a los pacien-
tes. A continuación se describen los aspectos re-
levantes, para que nos permitan seleccionar una 
de las múltiples guías existentes en la literatura, 
realizar o actualizar la de nuestros servicios; con 
la esperanza primordial de su aplicación hones-
ta, para la realización de procedimientos seguros 
para nuestros pacientes y con mínimos riesgos 
de exposición para el personal de la salud, con 
la premisa de un compromiso personal del gas-
troenterólogo como líder del proceso en la apli-
cación con autoridad para exigir y no solamen-
te delegar. Podemos afirmar que en general los 
principios fundamentales de las recomendacio-
nes hechas en nuestra primera edición del 2007 
siguen vigentes, pero como la literatura lo sigue 
reportando, se presentan casos en los cuales fa-
lla la aplicación de las guías, no hay adherencia 
a los procesos recomendados y los equipos son 
deficientes. 1 a, 1 b
D E F I N I C I O N E S
Desinfectar es nuestro objetivo, y según el dic-
cionario de la lengua española 1 quitar a algo 
la infección o la propiedad de causarla, des-
truyendo los gérmenes nocivos o evitando su 
desarrollo.
Limpieza: Paso crítico más importante en el 
proceso, que permite la remoción de sangre, se-
creciones y otros restos. Se ha demostrado que 
122
preparación y seguridad
una meticulosa limpieza reduce la carga bacte-
riana en 99.9%. 2 Es importante enfatizar que 
es imposible desinfectar o esterilizar un instru-
mento sin su adecuada limpieza, incluyendo el 
cepillado exhaustivo, que impide la adherencia, 
colonización y fijación bacteriana (\u201cbiofilm\u201d) en 
los canales del endoscopio. 3-4
Desinfección: En nuestro caso de alto nivel 
para los endoscopios considerados instrumen-
tos semicríticos; que conduce a la reducción o 
destrucción de todos los microorganismos vege-
tativos, micobacterias, virus, esporas micóticas y 
algunas (aunque no todas) esporas bacterianas 
hasta un nivel apropiado como para permitir su 
uso seguro en un paciente. 5-6
Esterilización: Procesos validados para hacer 
que un dispositivo quede libre de toda forma de 
microorganismo viable (no se aplica a los prio-
nes.) Indicada para elementos críticos acorde a 
la clasificación de Spaulding, como las pinzas de 
biopsias, accesorios no desechables; preferible-
mente con autoclave por seguridad y eficacia. 7-9, 9 a
T R A N S M I S I Ó N D E 
I N F E C C I Ó N D U R A N T E 
L A E N D O S C O P I A 
G A S T R O I N T E S T I N A L
En la década pasada se publicaron en la litera-
tura médica 35 casos documentados de trans-
misión de una infección durante la realización 
de endoscopia gastrointestinal y en cada uno se 
detectaron las fallas en el proceso de limpieza y 
desinfección. Se reportan cifras de la inciden-
cia de transmisión de un patógeno, de 1 en 1.8 
millones de procedimientos en 1993 a 1 en 10 
millones en el 2006. 7,10 Obviamente se reconoce 
que estamos subestimando dicha cifra 11, por-
que en realidad no todo se publica y lo que es 
más preocupante, desconocemos episodios de 
transmisión ocurridos; en general se considera 
que la cifra es baja, pero no es excusa para dejar 
de realizar esfuerzos en mejorar las manufactu-
ras y procesos para la desinfección. No olvidar 
que además de la transmisión de infección por 
el procedimiento endoscópico en sí como por 
ejemplo la esofagitis por Trichosporon; se han 
involucrado las jeringas, venoequipos y viales 
multidosis utilizados para la sedación como res-
ponsables de la transmisión de hepatitis C en ca-
sos de New York y Las Vegas en Estados Unidos 
o Valencia España, por lo cual se tienen que in-
dividualizar dichos elementos. 1 a, 11 a, 11 b
En general los casos de transmisión de una 
infección en relación con un procedimiento en-
doscópico digestivo, documentados en orden de 
frecuencia corresponden a Pseudomona aerugi-
nosa (ambientes húmedos, lavadoras automáti-
cas, fuentes de agua, elevador del duodenoscopio 
y canales húmedos), Salmonella (hasta 1988), 
Helicobacter pylori y virus de la hepatitis C y B. 
6,11, 11 b, 12 Excepcionalmente Escherichia coli, Kle-
bsiella pneumoniae y Serratia marcescens. Ade-
más se describe la posibilidad de contaminación 
de los endoscopios durante la práctica clínica con 
gérmenes como Enterobacter spp, Proteus mira-
bilis, Citrobacter freundii, Staphylococcus aureus, 
Staphylococcus epidermidis, Micrococcus luteus, 
Candida albicans, C. tropicalis, C. glabrata, C. 
guilliermondii, Bacillus spp, Corynebacterium 
spp, Micobacterias y Legionella spp. 13, 14, 14 a Hay 
suficiente evidencia clínica publicada, que de-
muestra que la adherencia a las guías reconocidas 
previene la transmisión de los gérmenes enume-
rados. Es recomendable evaluar localmente la 
pertinencia y metodología de la vigilancia mi-
crobiológica, ya que se pueden presentar cultivos 
positivos para gérmenes hasta en 24% de los en-
doscopios que supuestamente estaban listos para 
usar, principalmente en las muestras obtenidas de 
los canales de biopsia. 1 a, 1 b, 14, 14 b Debido a que el 
enjuague y almacenamiento de los endoscopios 
no es completamente estéril, se pueden detectar 
sin problema hasta 100 unidades formadoras de 
colonias por mililitro en los cultivos obtenidos 
de endoscopios ya procesados, algo similar a lo 
que se puede encontrar en el agua usada en diá-
lisis o el agua potable del grifo, siempre y cuando 
no sean microorganismos patógenos; usualmente 
representan microbios del medio ambiente y por 
el contrario la presencia de bacilos gran negativos 
sugiere contaminación del agua. 14 c 
El proceso es vulnerable y se reconocen las 
dificultades para la adherencia estricta a los 
123
Limpieza y desinfección de los endoscopios
protocolos. Las fallas documentadas se relacio-
nan con la inadecuada desinfección entre pa-
cientes (el concepto errado de \u201chacerla bien al 
final del día\u201d); fallas en el cepillado del canal; el 
uso inadecuado de desinfectantes de bajo nivel, 
diluidos,