Técnicas en Endoscopia Digestiva   Martín et al.   2 ed. (2013)   Esp
738 pág.

Técnicas en Endoscopia Digestiva Martín et al. 2 ed. (2013) Esp


DisciplinaGastroenterologia581 materiais1.362 seguidores
Pré-visualização50 páginas
puede interferir el electrocardiograma. Fisuras 
en el aislamiento pueden producir pasos alter-
nos y quemar al paciente y el endoscopista, esti-
mular los nervios o músculos y a veces en casos 
raros llegar a producir fibrilación ventricular.
P E L I G R O S D E 
E L E C T R O C O A G U L A C I Ó N 
B I P O L A R
La tecnología bipolar se utiliza en la electrocirugía 
endoscópica desde finales de la década de 1970, 
como sonda de contacto para controlar sangra-
do gastrointestinal. Los equipos de electrocirugía 
bipolar se utilizan para polipectomía y esfintero-
tomía. Una sonda de contacto bipolar puede ser 
utilizada para ablación de neoplasia de esófago 
o recto, posteriormente reemplazada por el láser 
y actualmente por el argón. No existen informes 
de complicaciones de uso de la tecnología bipo-
lar por lo menos hasta 1996. Se describe que en el 
tejido muy húmedo o en un coágulo la pinza con 
tecnología bipolar puede quedar atrapada por lo 
tanto se recomienda utilizarla en tejido seco.
A P L I C A C I O N E S D E 
L A E L E C T R O C I R U G Í A 
M O N O P O L A R Y B I P O L A R Y L A 
P R Á C T I C A D E L A E N D O S C O P I A 
G A S T R O I N T E S T I NA L
Polipectomía 
La pinza caliente o biopsia diatérmica fue des-
crita por primera vez por Chris Willams en In-
glaterra y se utiliza para remover micropólipos. 
La técnica de pinza caliente utiliza la ventaja de la 
electricidad monopolar que se describió previa-
mente. Se han descrito perforaciones y sangrado 
postpolipectomía retardado con el uso de la pin-
za caliente, en especial aplicada al colon derecho, 
donde el grosor de la pared es más delgado.
Esfinterotomía endoscópica
El equipo monopolar se utiliza en la esfin-
terotomía desde que fue introducido en 1970, 
tiene poco riesgo de sangrado o perforación 
137
Prevención de riesgos en endoscopia
y mayor riesgo de pancreatitis postpolipecto-
mía.
Control endoscópico del sangrado
1 Sondas Monopolares: se utilizan duran-
te la cirugía para mantener el campo quirúrgico 
limpio; en el control endoscópico del sangrado 
no se utilizan ya que hay otros medios más efec-
tivos y menos peligrosos como son las sustancias 
esclerosantes.
2 Sondas Bipolares: son sondas de con-
tacto con aislamiento menos peligrosas porque 
producen menos lesión de tejido profundo, pero 
pierden efectividad cuando el tejido necrótico se 
adhiere a la punta.
3 Coagulación con Argón Plasma: es un tipo 
de coagulación sin contacto directo utilizando ar-
gón ionizado, la coagulación térmica o desvitali-
zación de tejido se logra por la alta frecuencia de 
la corriente que pasa a través del gas ionizado. El 
campo eléctrico está directamente en relación al 
voltaje eléctrico e inversamente proporcional a la 
distancia; la coagulación térmica sucede a 70 gra-
dos centígrados y la coagulación completa a 100 
grados centígrados. Con este tipo de no contacto 
se evita la adherencia de la sonda al tejido.
Por lo tanto en la electrocirugía se deben se-
guir estrictamente las indicaciones de las fábri-
cas de los productos, teniendo así los cuidados 
indispensables para evitar las quemaduras tanto 
en los pacientes como en médicos y enfermeros.
E R G O N Ó M I C A Y 
P R E v E N C I Ó N D E L E S I O N E S 
O S T E O M Ú S C U L O A R T I C U L A R E S
La Ergonómica: es el estudio del diseño del sitio 
de trabajo. El objetivo de la Ergonómica es opti-
mizar la interacción del operador con sus instru-
mentos de trabajo, sus tareas laborales y el sitio 
de trabajo para minimizar lesiones y maximizar 
eficiencia.
Disminuye los factores de riesgo relaciona-
dos con el esfuerzo relativo al trabajo incluyen-
do acciones repetitivas, posiciones irregulares 
prolongadas, esfuerzos desmedidos, estrés de 
contacto y vibraciones.
Específicamente en la realización de la en-
doscopia muchos de estos factores de riesgo 
están presentes; cuando se produce pinzamiento 
o agarre repetitivo del tubo de inserción del en-
doscopio, ya que se hala, empuja y realiza toque 
en forma repetitiva del tubo mismo, en posicio-
nes irregulares, potencialmente peligrosas.
El gastroenterólogo ocupa aproximadamente el 
43% de su tiempo laboral realizando endoscopias, 
por lo tanto es de vital importancia evitar las lesio-
nes musculoesqueléticas por sobreuso irregular.
Los estudios han documentado de 37 a 89% 
de lesiones musculoesqueléticas en los endos-
copistas entrevistados. Dolor en los pulgares, 
manos, cuello y espalda es el síntoma más fre-
cuentemente reportado y no es una sorpresa que 
este síntoma esté relacionado con el exceso de 
trabajo. Lo reportado con más frecuencia es el 
daño y el dolor del pulgar y la muñeca durante la 
inserción del colonoscopio.
El índice de OCRA (Occupationed Repetiti-
ve Actions) es una herramienta que evalúa todas 
las acciones repetitivas en el ciclo de trabajo y los 
estratifica en 3 niveles de riesgo: Verde.- no tie-
ne riesgo. Amarillo.- tiene poco riesgo y Rojo.- 
tiene alto riesgo.
Este estudio encontró igual riesgo entre los 
procedimientos realizados por una o dos perso-
nas (en la colonoscopia). Encontró mayor riesgo 
de lesión para la extremidad superior derecha que 
para la extremidad izquierda. Otro estudio de-
mostró que después de 10 años de trabajo el 10% 
de los endoscopistas van a tener lesiones muscu-
loesqueléticas de las extremidades superiores.
Obviamente medidas básicas ergonómicas 
deben ser incorporadas al trabajo diario del en-
doscopista. Un principio ergonómico es mante-
ner posiciones neutras que permitan la máxima 
producción de fuerza, con el más mínimo gasto de 
energía; claro que esto significa diseñar salas con 
medidas ergonómicas, seguras para el promedio 
de los endoscopistas. Esto deberá acomodar el 
95% de las mujeres y el 95% de los hombres (ver 
tabla).
El principal determinante de un adecuado er-
gonómico en una sala de endoscopia es la locali-
zación del monitor y del paciente en relación con 
138
preparación y seguridad
el endoscopista; este se debe ubicar para neutralizar 
la posición del cuello y la espalda del endoscopista 
y su ayudante. El monitor debe estar directamente 
en frente de este personal. Debe estar acomodado 
a la estatura del endoscopista y su ángulo preferido 
de visión. Esto es 15 a 25 grados de su horizonte de 
visión, por lo tanto el monitor debe estar al nivel 
o por debajo del ojo del endoscopista. La distancia 
del monitor con el ojo del endoscopista no ha sido 
estudiada, pues ésta depende del tamaño del mo-
nitor, la claridad de la imagen y las preferencias del 
endoscopista. Esta distancia es tomada entre 93 y 
162 cms. por encima del piso. 21
La camilla debe estar a una altura que per-
mita una posición neutral del codo, hombro y 
cuello. Óptimamente la inserción del tubo de 
endoscopia debe ser realizada a nivel del codo 
doblado o 10 cms. por debajo de este, para nue-
vamente acomodar el porcentaje del 95% de las 
mujeres y el 95% de los hombres. La cama debe 
poderse elevar entre 85 y 120 cms. del piso.
El tiempo del procedimiento también es im-
portante. Minimizar el tiempo disminuye las 
potenciales lesiones, siendo la endoscopia di-
gestiva alta, por razones obvias, más corta que la 
colonoscopia, la cual es un procedimiento más 
demandante en tiempo y maniobra de trabajo.
En la colonoscopia el pulgar izquierdo se en-
cuentra muy comprometido en el manejo de los 
comandos y la muñeca izquierda es responsable 
de estabilizar esta sección. La extremidad supe-
rior derecha está activa en introducir, retirar y 
rectificar el colonoscopio para navegar. Esto lo 
hace introduciendo y retirando en forma repe-
titiva al igual que el torque que debe realizar. No 
hay ahora muchas recomendaciones para evitar 
lesiones en las manos en estos momentos.
Se recomienda el