A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
11 pág.
3. Fracturas de la base del cráneo

Pré-visualização | Página 1 de 4

FRACTURAS DE LA BASE DEL CRANEO
Introducción
La Base del Cráneo es una zona limítrofe entre el Endocráneo y el Exocráneo, que tiene como límite superior, una línea imaginaria que une la Glabela al Inión.
Las Crestas Esfenoidales, representan el límite entre la Fosa Anterior y la Fosa Media, uniéndose en la línea media a nivel del Planum Esfenoidal.
El límite entre las Fosas Medias y la Fosa Posterior, corresponde al borde posterosuperior de los peñascos, los cuales se unen a la línea media a nivel del Clivus, este último está formado por la unión de la Apófisis Basilar del Occipital, con la Lámina Cuadrilátera del Esfenoides.
La fractura de cráneo puede presentarse con lesiones en la cabeza. El cráneo brinda una excelente protección al cerebro. Sin embargo, un golpe o un impacto fuerte pueden hacer que el cráneo se rompa. Ésto puede estar acompañado de concusión u otra lesión al cerebro.
El cerebro puede resultar afectado directamente por el daño al tejido del sistema nervioso y por el sangrado. El cerebro también puede estar afectado indirectamente por los coágulos sanguíneos que se forman debajo del cráneo y que luego comprimen el tejido cerebral subyacente (hematoma subdural o epidural).
Una fractura simple es una rotura en el hueso sin daño de la piel.
Una fractura lineal del cráneo es una rotura en un hueso craneal que se asemeja a una línea delgada, sin astillamiento, depresión ni distorsión del hueso.
Una fractura con hundimiento en el cráneo es una rotura en un hueso craneal (o "aplastamiento" de una porción del cráneo) con depresión del hueso hacia el cerebro.
Una fractura compuesta involucra una rotura o pérdida de piel y astillamiento del hueso.
Causas
Traumatismo craneal
Caídas, accidentes automovilísticos, agresión física y deportes
Síntomas
Sangrado de la herida, oídos, nariz o alrededor de los ojos
Hematomas detrás de las orejas o debajo de los ojos
Cambios en las pupilas (tamaño desigual, no reaccionan a la luz)
Confusión
Convulsiones
Dificultades con el equilibrio
Salida de líquido claro o con sangre por los oídos o la nariz
Somnolencia
Dolor de cabeza
Pérdida del conocimiento
Náuseas
Inquietud, irritabilidad
Mala pronunciación
Cuello rígido
Hinchazón
Alteraciones visuales
Vómitos
En algunos casos, el único síntoma puede ser una protuberancia en la cabeza. Una protuberancia o un hematoma puede tardar 24 horas en desarrollarse.
SIGNOS CLINICOS DE FRACTURA DE LA BASE DEL CRANEO.
Los aspectos clínicos son siempre de relevancia para entender las lesiones asociadas que involucran la parte ósea del cráneo, tejido cerebral o toda la cabeza. Clínicamente encontramos signos al momento de la exploración que hablarían de fracturas de base y lineales de cráneo y que resultan importantes para determinar la ruta de abordaje terapéutico. Éstos incluyen: 
           
 1.   SIGNO DE OJOS DE MAPACHE. Se caracteriza por la presencia de Equimosis Periorbitaria bilateral. Es resultado de     acúmulo de sangre después de una fractura de Base Anterior del Cráneo.
2.    RINORRAQUIA. Es la salida de Líquido Cefalorraquídeo por la nariz y es ocasionada por una fractura que involucra a la Lámina Cribosa del Etmoides.
           
 3. EL SIGNO DE BATTLE (SIGNO DE BATALLA). Descrito por William Henry Battle (1855-1936) se refiere a la Equimosis Retroauricular sobre la mastoides, queindica fractura de la Base Media del Cráneo. Este signo típicamente aparece de uno a tres días después de ocurrir la fractura.
4.    HEMOTÍMPANO. Detectado por otoscopia. Se caracteriza por la presencia de sangre dentro de la cavidad de oído medio y equimosis de la membrana timpánica. Se presenta por lo general en las primeras horas de la lesión. Se asocia a fractura longitudinal del hueso temporal.
FRACTURAS DEL PISO DE LA FOSA ANTERIOR
A-   BASES ANATOMICAS
El Complejo Naso-etmoido-maxilo-fronto-orbitario es el centro de convergencia, en donde terminan los trazos de fracturas craneofacial y en donde estos son más graves.
Este Complejo está formado de adelante hacia atrás por dos áreas diferentes, desde el punto de vista biomecánico:
1-    La Porción Anterior, la cual es densa y muy resistente, la cual está expuesta a los traumatismos. Esta banda frontal va de la región de la Glabela, en el centro, hasta los Arcos Orbitarios superiores lateralmente. En el centro, esta zona se prolonga hacia la cara a través de la sutura Nasomaxilar y de la Espina Nasal del Frontal, el cual es un verdadero núcleo de resistencia. Dentro de esta banda frontal, el Seno Frontal constituye un punto de fragilidad, cuya importancia aumenta cuando los Senos son grandes.
2-    La Porción Posterior, la cual es delgada y muy frágil, se trata del Arco Frontoetmoidal, protegido por la Porción Anterior. Está formado, principalmente, por el laberinto del Etmoides, una estructura ósea alveolar frágil y de estructuras óseas compactas como la apófisis Crista Galli.
La Duramadre del Piso de la Fosa Anterior, tiene características diferentes, a nivel de la Fosa Olfatoria y del Techo Orbitario; sobre la línea media, la Duramadre se adhiere a la Crista Galli, a las Alas Menores y al Yugo Esfenoidal, a las Clinoides y a la Sutura Etmoidoesfenoidal.
En la Fosa Olfatoria, la Duramadre recubre la Lámina Cribosa y forma repliegues que delimitan una fosita en donde se aloja la extremidad del Bulbo Olfatorio, invaginándose a través de los orificios de la Lámina Cribosa y emitiendo prolongaciones que recubren las fibras del Nervio Olfatorio. Estas zonas de adherencia y estos puntos de anclaje, son áreas de en donde la Duramadre es frágil, facilitando su ruptura por traumatismos.
Por el contrario, no hay adherencias a nivel de la pared posterior del Seno Frontal. La duramadre se puede desprender fácilmente del techo de la órbita.
Las ramas arteriales que la vascularizan, atraviesan esta membrana: la Arteria Meníngea Anterior, que viene de la Carótida Interna, a través de la Arteria Oftálmica, las Arterias Etmoidales, ramas anteriores de la Meníngea Media que penetra el Cráneo a través del Agujero Redondo Mayor.
Tanto la Base, como la región del polo anterior de los Lóbulos Frontales, están contiguas a estructuras óseas, que casi no tienen un cojín de amortiguación hidráulica, como las cisternas de LCR, las cuales son poco amplias a este nivel. Por esta razón los traumas óseos, frecuentemente, provocan lesiones al parénquima cerebral.
Finalmente, hay un riesgo propio de los traumatismos del piso de la Fosa Anterior, debido a una particularidad anatómica: los primeros Nervios Craneales, atraviesan la Base del Cráneo y muy cerca de estos se encuentran elementos vasculares importantes como la Carótida Interna y el Seno Cavernoso.
 
B-   LESIONES ANATOMICAS Y SU DIAGNOSTICO.
1-    Lesiones Óseas.
Desde el punto de vista etiológico, los accidentes de tránsito, constituyen aproximadamente el 75% de los casos, las caídas de cualquier origen solo representan el 10% de los traumatismos; sin embargo, los traumatismos cráneofaciales directos se han incrementado debido a la violencia social.
Desde el punto de vista anatómico, las radiografías simples y las Tomografías Lineales, así como los hallazgos quirúrgicos ayudaron  por mucho tiempo para las clasificaciones anatómicas como la de Chabannes de 1975. Actualmente el uso del TAC, nos permite visualizar mejor las lesiones de la Base, lo que permitió adaptar otras clasificaciones como la de Marchal, de Stricker y de Lepoire de 1986.
TRAUMATISMOS MEDIOFACIALES: Son los provocados por un impacto directo sobre un eje con estructuras neumatizadas Fronto-etmoido-esfenoidales y que causan una fractura de estas. Se tratan de las lesiones más frecuentes (55%), cuyo riesgo de fistulas depende de la integridad o de la ruptura de la Espina Nasal del Hueso Frontal.
TRAUMATISMOS CRANEOFACIALES MEDIALES, cuyo punto de impacto está situado en la Bóveda a nivel del Hueso Frontal, en posición medial o paramedial, producen lesiones de pronóstico severo por que irradian hacia la base o hacia los