Genética Humana Strachan

Genética Humana Strachan


DisciplinaGenética I21.095 materiais550.616 seguidores
Pré-visualização50 páginas
ser conse­
cuencia de un desequilibrio en los niveles de productos génicos 
codificados en distintos cromosomas. El desarrollo y la función 
normales dependen de innumerables interacciones entre productos 
génicos, incluidos muchos que se codifican en diferentes cromoso­
mas. La alteración de las cifras relativas de cromosomas afecta estas 
interacciones.
1
R e c u a d ro 1 i . N o m e n c la t u r a d e a n o r m a l id a d e s c r o m o s ó m ic a s
Anorm alidades num éricas: Notas:
Triploidía 69,XXX, 69.XXY, 69.XYY aLa ganancia de un cromosoma está indicada por + ; la pérdida de un cro­
Trisomía p. ej. 47,XX,+21a mosoma por
Monosomía p. ej. 45,X bDeleción terminal (punto de rotura en 4p16.3) y deleción intersticial
Mosaicismo p. ej. 47.XXX/46.XX (5q13-q33).
cUn reordenamiento de una copia del cromosoma 2 por inserción del seg­
Anorm alidades estructurales: mento 2q21-q31 dentro de un punto de rotura en 2p13.
Deleción p. ej. 46,XYdel(4) (p16.30b; 46,XX,del (5)(q13q33)b \u2018\u2019Cariotipo de una célula que contiene un cromosoma marcador (un cro­
Inversión p. ej. 46,XY¡nv(11)(p11p15) mosoma adicional no identificado).
Duplicación p. ej. 46,XX,dup(1)(q22q25) eUna translocación reciproca equilibrada con puntos de rotura en 2q35 y
Inserción p. ej. 46,XX,ins(2)(p13q21q31)c 6p21.3.
Anillo p. ej. 46,XY,r(7)(p22q36) fUn portador equilibrado de una translocación robertsoniana 14:21. q10
(del inglés ring) no es en realidad una banda cromosomica sino que indica el centròmero;
Marcador p. ej. 47,XX,+mar\u2018i der significa derivado del cromosoma (y se utiliza cuando está presente
Translocación p. ej. 46,XX,t(2;6)(q35;p21.3)e un cromosoma de una translocación).
recíproca 8Translocación de síndrome de Down; un paciente con un cromosoma
Translocación
p. ej.45,XYder(14;21)(q10;q10)'
normal 14, una translocación robertsoniana cromosomica 14;21 y dos
robertsoniana copias normales del cromosoma 2 1 .
(da lugar a un p. ej. 46,XX,der(14;21 )(q10;q10),+ 2 1 9 Ésta es una nomenclatura corta; una nomenclatura más complicada está
cromosoma definida por el ISCN que permite la descripción completa de cualquier
derivado) anormalidad cromosomica; véase Lecturas adicionales.
Tetrap lo id ía
D up licac ió n d e D N A 
pero sin d iv isión ce lu la r 
(endom itos is)
Fig. 2-19. Orígenes de triploidía y tetraploidía.
La presencia de un número erróneo de cromosomas del sexo tie­
ne, con mucho, menos efectos perjudiciales que la existencia de un 
número erróneo de cualquier autosoma. Muchas veces, las personas 
47,XXX y 47,XYY funcionan dentro de los límites normales; los 
varones 47,XXY tienen problemas relativamente menores compa­
rados con personas que presentan cualquier trisomía autosómica, e 
incluso la monosomía, en mujeres 45,X, tiene pocas consecuencias 
mayores. De hecho, ya que las personas normales pueden tener uno 
o dos cromosomas X, y uno o ninguno Y, deben existir mecanismos 
especiales que permitan el funcionamiento normal con números 
variables de cromosomas del sexo. En el caso del cromosoma Y, se 
debe a que lleva muy pocos genes, cuya función importante sólo es 
determinar el sexo masculino. En el cromosoma X humano, el me­
canismo especial en mamíferos de in a ct iv a c ión d e l crom osom a X
54 { CAPITULO DOS ¡ ESTRUCTURA Y FUNCIÓN DE LOS CROMOSOMAS
(sección 10.5.6) controla el nivel de los productos génicos que co­
difica X al margen del número de cromosomas X que se encuen­
tren en la célula.
La monosomía autosómica es, de manera invariable, mortal en 
la etapa más temprana de la vida embrionaria. En cada cromosoma 
hay tal vez unos cuantos genes en los que la reducción del nivel del 
producto génico al 50% es incompatible con el desarrollo. Asimis­
mo, si bien esta reducción no es desde luego patogénica para la ma­
yor parte de los genes (sección 16.4.2), puede tener efectos menores 
y la combinación de cientos o miles de estos efectos menores pue­
de ser suficiente para alterar el desarrollo normal del embrión. Las 
trisomías dan lugar a un cambio más pequeño que las monosomías 
en los niveles relativos de productos génicos y sus efectos son un 
poco menores. Los embriones trisómicos sobreviven más tiempo 
que los monosómicos y las trisomías 13, 18 y 21 son compatibles 
con la supervivencia hasta el nacimiento. Como hecho interesante, 
al parecer estos tres cromosomas contienen relativamente pocos ge­
nes (sección 9.1.4).
No es tan obvia la razón por la que la triploidía es mortal en se­
res humanos y otros animales. Con tres copias de cada autosoma, 
la dosis de genes autosómicos está equilibrada y no debe causar pro­
blemas. Los triploides siempre son estériles porque los tripletos de 
cromosomas no pueden formar pares y segregarse de modo correc­
to en la meiosis, pero muchas plantas triploides son sanas y vigoro­
sas en todos los otros aspectos. La letalidad en animales se explica
quizá por un desequilibrio entre los productos codificados en el 
cromosoma X y los autosomas, que es incapaz de compensar la 
inactivación del cromosoma X.
2.5.3 Las anormalidades cromosómicas estructurales 
resultan de la reparación errónea de roturas de 
cromosomas o del mal funcionamiento del sistema 
de recombinación
Las roturas cromosómicas ocurren como resultado de daño del 
DNA (p. ej., por radiación o sustancias químicas) o como parte del 
mecanismo de recombinación. En la fase G2 del ciclo celular (fig.
2-1) los cromosomas consisten en dos cromátides. Las roturas que 
suceden en esta etapa se manifiestan como roturas de cromátides 
y sólo afectan a una de las dos cromátides hermanas. Si las roturas 
que ocurren en la fase G1 no se reparan antes de la fase S, se pre­
sentan más tarde como roturas cromosómicas, que afectan a ambas 
cromátides. Las células tienen sistemas enzimáticos que reconocen, 
y tal vez reparan, extremos cromosómicos rotos. Las reparaciones 
pueden incluir la unión entre sí de dos extremos rotos o la adición 
de un telómero a uno de ellos. En condiciones normales, los meca­
nismos de punto de control del ciclo celular (sección 18.7.3) impi­
den que las células con roturas cromosómicas no reparadas inicien 
la mitosis; si no es posible reparar el daño, la célula se suicida 
(apoptosis).
Consecuencias de anormalidades cromosómicas numéricas
Poliploidía
Triploidía (69,XXX, XXY o XYY) 
Aneuploidía (autosomas)
Nulísomía (falta de un par de homólogos) 
Monosomía (falta de un cromosoma) 
Trísomía (un cromosoma adicional)
Aneuploidía (cromosomas del sexo)
Cromosomas del sexo adicionales 
Ausencia de un cromosoma del sexo
1-3% de todas las concepciones; casi nunca nace vivo; no sobrevive
Mortal antes de la implantación 
Mortal embrionaria
Por lo general mortal en las etapas embrionaria o fetal; pero en las trisomías 13 (síndrome de Patau) y 
18 (síndrome de Edwards) pueden sobrevivir hasta el término y la trísomía 21 (síndrome de Down) 
suele sobrevivir hasta los 40 años de edad o más
(47,XXX; 47,XXY; 47,XYY) presenta problemas relativamente menores, con tiempo de vida normal
45,X = síndrome de Turner. Alrededor de 99% de los casos se aborta de forma espontánea; los 
sobrevivientes tienen inteligencia normal pero son infecundos y muestran signos físicos menores. 45,Y 
= no viable.
Cuadro 2- ~ Anormalidades estructurales que resultan de la reparación 
entre cromosomas no homólogos
errónea de roturas cromosómicas o recombinación
Un cromosoma afectado Dos cromosomas afectados
Una rotura 
Dos roturas
Tres roturas
Deleción terminal (cicatrizado por adición de telómero) 
Deleción intersticial; inversión 
Cromosoma anular (fig. 2-20)
Duplicación o deleción por intercambio desigual 
de cromátides hermanas (fig. 11-7)
Varios reordenamíentos, por ejemplo inversión 
con deleción, inserción intracromosómica
Translocación recíproca (fig. 2-21)
Translocación robertsoniana (fig. 2-21)