A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
238 pág.
LIVRO Dermatología   Arnaldo B

Pré-visualização | Página 13 de 50

o Impétigo de Bockhart 
Es una foliculitis superficial localizada en el ostium folicular. Se caracteriza 
por una pústula subcórnea rodeada de un pequeño halo inflamatorio, cen-
trado por un pelo. La mayoría de las lesiones no produce dolor, aparece por 
brotes y cura en 7 a 10 días sin dejar cicatriz. Es más frecuente en niños, y, 
generalmente, se ubica en el cuero cabelludo, cara, nalgas y extremidades. 
Las lesiones son numerosas y no interfieren en el crecimiento del pelo.
Diagnósticos diferenciales: Aunque casi todas las foliculitis se deben a Sta-
phylococcus aureus, en los pacientes inmunodeficientes la infección pue-
de ser por microorganismos saprófitos, como Micrococcus, Pityrosporum 
y Demodex, que pueden constituirse como patógenos, siendo muy útil el 
examen microbiológico para la confirmación. Además las foliculitis pueden 
deberse a causas físicas o químicas.
Tratamiento: Antibióticos tópicos.
Forúnculo
Es la infección aguda, profunda y habi-
tualmente necrótica, de un folículo piloso. 
Poco frecuente en niños pequeños, au-
menta su frecuencia al aproximarse a la 
pubertad y adolescencia, siendo relativa-
mente frecuente en los adultos. Aparece 
principalmente en regiones sujetas a fric-
ción y aumento de la sudoración: Cuello, 
axilas, nalgas y miembros inferiores. 
Se presenta como un pequeño nódulo 
rojo duro, sensible, que se agranda con-
virtiéndose en pustuloso, doloroso y fluctuante. Después de varios días se 
rompe, con descarga de pus y aparición de un núcleo central de material 
necrótico que se denomina clavo (Fig.4-1). A partir de ese momento cede el 
Fig. 4-1: Forúnculo – clavo necrótico. 
La piel circundante muestra hiperpigmentación 
residual por rascado.
50
C
A
P
IT
U
L
O
 4
dolor, el enrojecimiento y el edema van disminuyendo lentamente. Al curar 
deja una mácula violácea y, por último, una cicatriz permanente. Las lesio-
nes de labios y nariz pueden difundirse a los senos cavernosos, producien-
do trombosis; la invasión del torrente circulatorio es impredecible, pudiendo 
producir septicemia y localizarse en varios órganos.
La aparición sucesiva de varios forúnculos, constituye el cuadro de forun-
culosis, que es un proceso crónico y recidivante, que obliga a investigar 
factores que favorecen su aparición, entre ellos la obesidad, etilismo, diabe-
tes, enfermedades hematológicas, tratamientos con corticoides y agentes 
citotóxicos. 
Diagnóstico: El cuadro clínico es característico. El examen bacteriológico y 
el antibiograma tienen la finalidad de orientar el tratamiento. 
El diagnóstico diferencial se debe hacer con la miasis forunculoide, quiste 
infectado, hidradenitis.
En el tratamiento son útiles las compresas calientes (al inicio) y la adminis-
tración de antibiótico sistémico. El drenaje quirúrgico precoz está contrain-
dicado. En las forunculosis recidivantes los cuidados higiénicos son impor-
tantes, además del control de los factores predisponentes. Se recomienda 
también el uso de antibióticos tópicos en los reservorios del gérmen (fosas 
nasales, periné, región subungueal). 
Antrax 
Es una infección aguda, profunda, de 
un grupo de folículos pilosos contiguos, 
que se acompaña de intensos cambios 
inflamatorios en los tejidos circundan-
tes, incluido el tejido celular subcutáneo. 
Aunque puede encontrarse en personas 
aparentemente sanas, es más frecuente 
en varones de edad avanzada, diabéticos, 
malnutridos e inmunodeprimidos.
Se presenta como nódulos profundos que crecen y forman una placa tu-
mefacta roja, dura y dolorosa, pudiendo alcanzar un diámetro de 3 a 10 cm, 
donde aparecen múltiples pústulas, que supuran por los orificios foliculares 
(signo de la espumadera) (Fig.4-2). La necrosis de la piel afectada origina 
una escara amarillenta sobre un cráter, que al desprenderse deja una úlcera 
con fondo purulento, que luego cura lentamente por granulación, dejando 
una importante cicatriz residual. 
Se localiza más frecuentemente en parte posterior del cuello, hombros, ca-
deras y muslos. Puede acompañarse de fiebre elevada, escalofríos y afec-
tación general. 
Diagnóstico diferencial: Carbunco, hidradenitis.
Tratamiento: Antibióticoterapia sistémica. 
Sicosis o Folículitis de la barba
Existen formas superficiales, similares clínicamente a las ya descritas, en 
Fig. 4-2: Antrax.
51
que los pelos no caen y por tanto no dejan cicatriz. La sicosis de la barba, 
en cambio, es una foliculitis profunda, crónica, en donde los folículos se 
destruyen y por tanto deja cicatriz residual. 
El diagnóstico diferencial se hace con la sicosis tricofítica, que es más agu-
da en su evolución y profunda en su localización, de ahí que a la mínima 
tracción se desprendan los pelos con mayor facilidad; el examen micológico 
lo confirma.
Tratamiento: Antisépticos, antibióticos tópicos y sistémicos.
Foliculitis hipertrófica de la nuca o 
Queloidiana 
Pápulas y pústulas foliculares aisladas 
o confluentes, que forman bandas o pla-
cas horizontales e irregulares de aspecto 
queloidiano, con mechones de pelo emer-
gentes de un mismo orificio folicular (sig-
no del pelo de muñeca) (Fig.4-3). Suele 
localizarse en la región de la nuca y aso-
ciarse con el acné. Es más frecuente en 
individuos de raza negra. 
Foliculitis Decalvante 
Es una inflamación folicular y perifolicular profunda, crónica, que evoluciona 
con alopecia cicatricial. Se localiza en cuero cabelludo, barba. Es más fre-
cuente en el hombre adulto. 
Diagnóstico: Clínico, bacteriológico e histopatológico.
Diagnóstico diferencial con alopecias cicatriciales en general, lupus erite-
matoso discoide, tiña favica, folículitis abscedante. 
Foliculitis disecante del cuero cabelludo o Perifoliculitis capitis abs-
cedens et suffodiens
Es una inflamación folicular y perifolicular crónica, que se presenta como 
nódulos que se intercomunican a través de fístulas, y la presión ocasiona la 
salida de un material purulento por varios orificios, que desprenden el cue-
ro cabelludo de la calota craneana, produciendo alopecia definitiva. Es un 
cuadro raro, más frecuente en jóvenes. El mismo paciente puede presentar 
acné conglobata o hidradenitis. 
Diagnóstico diferencial: Infecciones fúngicas del cuero cabelludo.
Orzuelo
Es una infección profunda y aguda de los folículos ciliares y glándulas de 
Meibomio. Es más frecuente en pacientes con dermatitis seborreica.
Hidrosadenitis o Hidradenitis
Es una infección supurada, aguda o crónica, recurrente, de las glándulas 
Fig. 4-3: Foliculitis queloidiana. Signo del pelo de 
muñeca
52
C
A
P
IT
U
L
O
 4
sudoríparas apócrinas, principalmen-
te de la zona axilar, genital y perineal. 
Se produce una oclusión folicular por 
tapones de queratina, con dilatación 
de los conductos apócrinos, ruptura 
subyacente e inflamación secunda-
ria de las glándulas sudoríparas.
Aparece después de la pubertad, fa-
vorecida por la depilación y uso de 
desodorante, más frecuente en mu-
jeres.
La lesión inicial es una o varias pápu-
las que evolucionan rápidamente a 
nódulos dolorosos, profundos, que 
luego adquieren un carácter fluc-
tuante (Fig.4-4), y drenan el conteni-
do purulento, mientras que en otros 
casos se produce su lenta reabsor-
ción. Las formas agudas con el tra-
tamiento, resuelven sin dejar cicatriz, 
mientras las formas crónicas tienden 
a las cicatrices retráctiles. 
Diagnóstico diferencial con forúncu-
los, actinomicosis, tuberculosis, quis-
tes.
Tratamiento: Localmente antisépti-
cos tópicos, antibióticos vía oral; en 
casos crónicos recidivantes, isotreti-
noina oral, resección quirúrgica, electrocoagulación.
Periporitis. 
Es una infección de las glándulas sudoríparas écrinas. Se presenta más en 
lactantes, desnutridos y con enfermedades debilitantes, localizándose en 
cuello, glúteos, tronco y muslos.
Se presenta con múltiples lesiones