A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
238 pág.
LIVRO Dermatología   Arnaldo B

Pré-visualização | Página 8 de 50

por el 
metabolismo de la hemoglobina. Según el 
tamaño y la forma tenemos:
-Petequia: Menor a 1 cm de diámetro. 
(Fig.2-31)
- Equímosis: mayor a 1 cm de diámetro. 
(Fig.2-32)
- Víbice: de forma lineal. (Fig. 2-33)
Fig. 2-29: Eritrodermia
Máculas eritematosas generalizadas 
escamo-costrosas (Penfigo foliáceo)
Fig. 2-31: Petequias
Máculas purpúricas puntiformes.
Fig. 2-32: Equimosis
Fig. 2-30: Livedo con úlce-
ras y equímosis necróticas 
(Crioglobulinemia)
Fig. 2-33: Víbice
31
C A M B I A R 
FOTO
E- Las manchas vasculosanguíneas también pueden deberse a:
a- Mancha angiomatosa: Aumento de números de capilares en cuyo 
caso es permanente, el color se atenúa por fuerte dígitopresión. (Fig. 
2-34)
b- Agenesia vascular: En la piel se percibe una mancha blanca per-
manente. Al realizar la vitropresión de la zona perilesional, ésta tam-
bién se blanquea, igualando a la mancha. 
F- Telangiectasias: Trayectos vasculares finos. 
(Fig.2-35)
2- Lesión pigmentaria: Por ausencia, disminución o aumento de la melani-
na; por depósito de otros pigmentos o sustancias en la dermis. Puede ser:
- Leucodérmica: Mancha blanca por ausencia de melanina (acrómica) o 
disminución (hipocrómica).
Fig. 2-34: Mancha angiomatosa 
(Malformación vascular)
Fig. 2-35: Telangiectasias
numerosas en rostro 
(Esclerodermia)
Vitíligo
Es la enfermedad que típicamente se ca-
racteriza por máculas acrómicas, a veces 
rodeada por un halo hiperpigmentado. 
De acuerdo a la localización y distribución 
se puede clasificar en: Vitíligo localizado 
(1-2 lesiones), segmentario (sigue trayec-
to metamérico) o generalizado. (Fig.2-36)
No se conoce la etiología pero se detec-
tan anticuerpos antimelanina. 
Puede acompañar a otras enfermedades 
autoinmunes.
Fig. 2-36: Máculas acrómicas zoniformes 
(Vitíligo segmentario)
32
C
A
P
IT
U
L
O
 2 Pitiriasis alba
Llamada también dartros volante o ecze-
mátide hipocromiante, se caracteriza por 
lesiones hipocrómicas, con fina descama-
ción y bordes poco definidos. 
Muy frecuente en los niños atópicos, la 
causa es multifactorial, exacerbada por el 
sol. Generalmente mejoran con la humec-
tación y protección solar de la piel.
Se localiza principalmente en las meji-
llas (niños) y en las regiones deltoideas 
y miembros superiores (adolescentes y 
adultos). (Fig.2-37)
Fig. 2-37: Máculas hipocrómicas tenues 
(Pitiriasis alba)
Fig. 2-38: Máculas hiperpigmentadas, figuradas, 
localizadas (Fitofotodermatosis)
Fig. 2-39: Tatuaje
-Hipercrómica: Por aumento de melani-
na (Fig.2-38), pero también otros pigmen-
tos como la hemosiderina (tono castaño 
claro, oscuro, azulado o negruzco).
Otros pigmentos como la bilirrubina, los 
carotenos o lípidos pueden dar una colo-
ración amarillenta a la piel y en el caso de 
la bilirrubina también a las mucosas.
Drogas como, la amiodarona, minociclina, 
quinacrina, antidepresivos, pueden causar 
hiperpigmentación.
Algunos medicamentos tópicos como el 
coaltar, nitrato de plata, permanganato de 
potasio, producen manchas de color ceni-
za o negro. 
También el depósito de detritos, como en 
los vagabundos, produce hiperpigmenta-
ción que se aclara frotando vigorosamen-
te con una torunda de algodón embebida 
en agua o alcohol. Por último, los tatuajes, 
que consisten en la introducción intencio-
nal o accidental de pigmentos. (Fig.2-39)
33
Melasma
Hiperpigmentación, de localización más fre-
cuente centrofacial en forma simétrica, no des-
camativa, bordes irregulares y limites netos.
Frecuente en las embarazadas (cloasma) pero 
también se puede observar en no embaraza-
das, sobre todo si hace uso de anovulatorios y 
más raramente en varones. 
La luz solar, el tipo racial (más en morenos) y 
la predisposición, son además de las hormo-
nas, otros factores etiológicos.
El tratamiento además, de la estricta protección solar, se basa en el uso de 
sustancias aclarantes como la hidroquinona. (Fig.2-40)
Fig. 2-40: Máculas marrones en
 rostro (Melasma)
Apartado 3: Lesiones Papulosas
 
La pápula es una lesión elemental sólida de menos de 1 cm de diáme-
tro, que puede originarse en la epidermis (como las verrugas planas); en 
la dermis por edema, infiltrado celular inflamatorio (como la sífilis) o por 
depósitos de sustancias (como los xantomas). (Fig.2-2) Tienen tendencia 
a desaparecer sin dejar cicatriz. La confluencia determina otras lesiones 
como la placa. 
Las variaciones morfológicas como el color, localización, tamaño, forma, re-
lieve y aspecto de la superficie, son fundamentales a la hora de definir el 
diagnóstico. El color puede ser el de la piel donde asienta, rosado, rojo, vio-
láceo, amarillento, anaranjado o pigmentado (con todos los matices desde 
el marrón al negro). Pueden asentar en la piel sin relación a anexos o bien 
en el poro del folículo piloso (pápula folicular). La superficie puede ser lisa 
o queratósica, aplanada, hemisférica, globular, cónica con un borde en pen-
diente. La presencia o no del prurito y la distribución topográfica también 
son importantes. 
Algunas enfermedades caracterizadas por pápulas son las siguientes:
Liquen plano
Enfermedad inflamatoria que afecta piel y mucosas, caracterizada por 
pápulas pruriginosas, aisladas o confluentes formando placas.
Las pápulas son redondeadas o poligonales, con el centro algo deprimido, 
34
C
A
P
IT
U
L
O
 2 del tamaño de una cabeza de alfiler o ma-
yor, de color rosa-violáceo, de superficie 
lisa y brillante, a veces levemente esca-
mosa en forma de estrías radiadas blan-
cas o grisáceas que dibujan una red, más 
visible si antes se unta con vaselina, acei-
te o agua (estrías de Wickham). Los ele-
mentos pueden adoptar disposición anu-
lar, circinada, lineal (siguiendo la dirección 
del rascado que constituye el fenómeno 
isomórfico de Koebner). (Fig.2-41)
Localizaciones preferenciales son: Cara anterior de muñecas, antebrazos, 
piernas. En las mucosas, sobre todo la oral, puede producir estrías blan-
co-amarillenats reticuladas, a veces erosivas, con riesgo de transformación 
maligna.
También puede afectar mucosa genital y producir lesiones en la uña o alo-
pecia si afecta el cuero cabelludo. 
La causa es desconocida pero hay casos vinculados con drogas e infeccio-
nes (hepatitis C).
El tratamiento depende de la evolución y extensión. En casos localizados, 
corticoides tópicos; en agudos y generalizados, corticoides orales. Antihis-
tamínicos, fototerapia y ansiolíticos son otros recursos terapéuticos.
Fig. 2-41: Pápulas violáceas con fenóme-
no de Koebner (Liquen plano)
Prúrigo
Dermatosis caracterizada por pápulas 
muy pruriginosas que secundariamente 
desarrollan liquenificación, impetiginiza-
ción y eczematización. Puede ser agudo 
o crónico.
El prúrigo simple agudo llamado también 
estrófulo, se observa más frecuentemen-
te en niños menores de 10 años. La cau-
sa son las picaduras de insectos (mos-
quitos, pulgas, ácaros del pollo, palomas o conejos, etc.) en un paciente 
generalmente atópico y exacerbado por factores emocionales. (Fig.2-42)
Las pápulas son del tamaño de una cabeza de alfiler, asientan en el centro 
de una roncha y en la cúspide de los casos recientes se puede descu-
brir una pequeña vesícula de contenido seroso (seropápula de Tommasoli). 
Fig. 2- 42: Pápulas excoriadas (Prurigo)
35
Esto, rápidamente forma una costra oscura. El rascado producirá liquenifi-
cación, impetiginización o eczematización. Se localiza sobre todo en miem-
bros y evoluciona por brotes. 
El tratamiento se basa en el uso de antihistamínicos orales (nunca tópicos 
porque son muy sensibilizantes), antibióticos si hay infección secundaria y 
en los muy intensos corticoides orales por poco tiempo. Localmente corti-
coides, lociones antipruriginosas como la calamina. Para la prevención el 
uso de repelentes.
Algunos