A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
785 pág.
1 4934172924882976788

Pré-visualização | Página 25 de 50

de los ácidos grasos que
forman parte de los fosfolípidos.
Las proteínas constituyen aproximadamente el
50% del peso seco de la membrana y pueden
hallarse total o parcialmente sumergidas en la
doble capa lipídica. Su estudio se puede realizar
a través de electroforesis en gel de
poliacrilamida (PAGE), que las separa por peso
molecular (tabla 3-1). Las proteínas integrales
forman estructuras de la membrana y las
proteínas periféricas forman el citoesqueleto.
Los carbohidratos representan alrededor del 10%
de las macromoléculas de la membrana del GR.
Tabla 3-1. Distribución de las proteínas de membrana eritrocitaria en PAGE
Número de banda Proteína Peso molecular Numero de sitios por Relación con la
electroforética (kDa) célula membrana
1 Espectrina (cadena a) 240 200.000 Periférica
2 Espectrina (cadena b) 220 200.000 Periférica
2.1 Ankirina 215 100.000 Periférica
3 Banda 3 90-105 1.200.000 Integral
4.1 Banda 4.1 80 200.000 Periférica
4.2 Proteína kinasa 72 - Periférica
4.5 Transportador glucosa 45 – 75 - Integral
4.9 Dematina 48 100.000 Periférica
5 Actina 43 500.000 Periférica
6 G-3PD 35 - Periférica
7 Tropomiosina 29 - Periférica
Región PAS 1* Glicoforinas A, B, C y D 39 ≈1.000.000 Integral
Región PAS 2* Monómero Glicoforina A 39 - Integral
Región PAS 3* Monómero Glicoforina B - - Integral
* Corresponde a la detección de proteínas altamente glicosiladas teñidas con PAS.
84
2.1.1. Proteínas integrales
Las moléculas integrales forman parte
estructural de la doble capa lipídica, hallándose
total o parcialmente incluidas en el espesor de
la bicapa, de forma que muchas pueden
desplazarse a lo largo y a lo ancho de ella,
confiriéndole gran fluidez. A continuación se
indican estas proteínas con las características
más relevantes:
Banda 3 o Canal aniónico. Es la proteína integral
más abundante. Posee elevado PM (95 kDa) y está
codificada por un gen situado en el cromosoma
17. Su fragmento oligosacárido es responsable de
la antigenicidad de los grupos sanguíneos Ii y ABH.
Sus funciones son: (a) contribuir al intercambio de
iones Cl- y HCO
3
- entre el interior y el exterior de
los GR, y (b) contribuir a fijar el citoesqueleto a la
bicapa lipídica.
Glicoforinas. Las glicoforinas son ricas en ácido
siálico. Las de mayor importancia son cuatro
(A, B, C y D) y constituyen el 2% de las proteínas
de membrana. Los fragmentos glucídicos de
estas proteínas afloran a la superficie externa
de diversos grupos sanguíneos. La glicoforina
C además, desempeña un papel importante en
la unión del citoesqueleto a la bicapa lipídica.
Bomba Na, K ATPasa. La bomba Na, K que es
dependiente de ATP, regula el intercambio de
Na+ y K+.
GLUT 1. Es una proteína estructurada como un
homotetrámero, que realiza el transporte de
glucosa a través de la membrana eritrocitaria. Este
sistema de transporte es del tipo difusión
facilitada y presenta una Km de 1-2 mM (Km es
la concentración de glucosa con la que se alcanza
la mitad del transporte máximo). El transportador
GLUT 1 también ha sido identificado en placenta,
barrera hematoencefálica, cerebro, riñones,
colon, etc. Este transportador no depende de la
acción de la insulina.
Otras proteínas transportadoras. Se ha
reportado la existencia de varias otras proteínas
transportadoras en la membrana de los glóbulos
rojos humanos. Entre ellas se puede mencionar
al cotransportador de glicina y sodio, que
permite la incorporación del aminoácido a las
células. El transportador de colina, que incorpora
a esta molécula nitrogenada fundamental para
la síntesis del fosfolípido de membrana
fosfatidilcolina. El transportador de uridina, otra
de las proteínas transportadoras reportadas para
la membrana de los eritrocitos, permite el
movimiento de la base nitrogenada a favor de
su potencial químico de difusión. También se
ha observado la presencia de un intercambiador
sodio-proton y transportadores de tirosina,
fenilalanina, triptofano, valina, leucina, lisina,
arginina, adenosina, AMPc, glicerol, piruvato,
lactato, ácido úrico, creatina, etc.
2.1.2. Proteínas periféricas
Las proteínas periféricas conforman el
citoesqueleto; son muy diversas. Mediante la
electroforesis en gel de poliacrilamida se
identifican y cuantifican fácilmente. Estas
proteínas periféricas son:
Espectrina (Bandas 1 y 2). Es la proteína más
abundante del citoesqueleto. Resulta de la unión
de 2 dímeros cada uno formado por una cadena
alfa y una cadena beta. La alfa es codificada en
el cromosoma 1 y la beta en el cromosoma 14.
La espectrina establece interacciones
funcionales con otras proteínas del esqueleto,
en especial con la actina, la proteína 4,1 y la
Ankirina.
Proteína 4,1. Contribuye a la estabilidad de la
unión entre la espectrina y la actina y al anclaje
del esqueleto a la bicapa lipídica.
Proteína 2,1 o Ankirina. Constituye un
importante punto de anclaje del esqueleto a la
bicapa lipídica, especialmente a la banda 3.
Actina. Se une a la espectrina.
Proteína 4,9. Necesaria para la configuración
molecular de la actina.
Aducina, Tropomiosina y Palidina. Los
dímeros de espectrina se unen cabeza a cabeza
formando tetrámeros y estableciendo
interacciones funcionales con otras proteínas del
esqueleto, en especial con la actina, la proteína
4,1 y la ankirina, de forma que 6 unidades de
espectrina se unen a un oligómero de actina,
formando una red de estructura hexagonal
altamente organizada. Cada unión espectrina-
actina se estabiliza por la formación de un
complejo ternario («junctional complex») con la
proteína 4,1 que además fija la red a la membrana
por su interacción con la glucoforina C. Este
complejo es estabilizado por la tropomiosina, la
cual se asienta en el canal de los filamentos de
actina, la proteína 4.9 se une a la actina
envolviéndola, en tanto la aducina permite la
unión de dos heterodímeros de espectrina, la
ankirina une la red al lado interno de la doble
85
capa de lípidos a través de su unión con la banda
3, esta unión es estabilizada con la adición de
la banda 4.2.
La relación funcional de las proteínas del
citoesqueleto entre sí y con la doble capa
lipídica, se ha establecido a partir del modelo
que considera dos tipos de interacciones:
a) Interacciones horizontales. Mantienen la
estabilidad global del esqueleto:
• Dímeros de espectrina (sp-sp)
• Espectrina (beta) y actina, estabilizada por la
proteína 4,1 (sp-actina-4,1)
b) Interacciones verticales: Unen el
citoesqueleto a la bicapa lipídica (membrana):
Espectrina (beta) y Banda 3 estabilizada por
ankirina (sp-ank-3) Proteína 4,1, glicoforina,
banda 3 (4,1-glucoforina-3).
2.1.3. Moléculas de adhesión
Los eritrocitos expresan una gran cantidad de
moléculas de adhesión (tabla 3-2), entre las
proteínas que pertenecen a la superfamilia de
las inmunoglobulinas (IgSF) y que median la
adhesión de los glóbulos rojos, varias de ellas
son bien conocidas, CD47 que es un receptor
para trombospondina y se puede encontrar
también en otras células, CD239 que
corresponde al antígeno Lutheran funciona
como receptor para laminina tanto en células
Drepanocíticas como en diversos epitelios
neoplásicos, CD242 que corresponde al
antígeno LW y es capaz de unir varias formas
de integrinas comúnmente expresadas por
leucocitos y otros tejidos, CD147 molécula
necesaria para que el glóbulo rojo pueda
atravesar el Bazo y regresar a la circulación,
CD44 coopera con VLA-4 como receptor para
fibronectina y CD99 que media las interacciones
GR-linfocitos, aunque este rol fisiológico todavía
no es bien conocido.
Tabla 3-2. Moléculas de adhesión expresadas por los eritrocitos circulantes
Moléculas de adhesión y nombre alterno Ligando/ Función adhesiva
CD36 ( solo reticulocitos ), GP IV plaquetaria Trombospondina (plaquetas)
VLA-4 ( solo reticulocitos ), Integrina α
4
 β
1
Trombospondina, VCAM-1, posiblemente fibronectina