A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
498 pág.
ManualdeNeuropsicologiaPediatricaRuizSanchezdeLeon2016

Pré-visualização | Página 26 de 50

F. (2012). Desarrollo neuropsicológico de lóbulos 
frontales y funciones ejecutivas. México: El Manual Moderno. 
13. Ruff, H.A. y Rothbart, M.K. (1996). Attention in earlydevelopment. Oxford: Oxford 
UniversityPress. 
14. González B., Jodar, M. y Muñoz E., (2013). Neuropsicología de la memoria. En M. Jodar 
(Coord.), Neuropsicología, (pp 53-109). Barcelona: Editorial UOC. 
15. Roselli, M. y Matute, E. En Rosseli, M, Matute, E y Ardila, A. (2010). Neuropsicología 
del desarrollo infantil (15-47). México: El Manual Moderno S.A. 
Capítulo 2. Desarrollo cognitivo y del sistema nervioso central 
76 
 
16. Spreen, O., Risser, A.T., Edgell, D. (1995). Developmentalneuropsychology. Nueva York: 
Oxford UniversityPress. 
17. Junqué, C y Barroso, J. (Coord.) (2009) Manual de Neuropsicología. Madrid: Síntesis. 
18. Lezak, M.; (1995) NeuropsychologicalAssessment. Oxford: Oxford UniversityPress. 
19. García Molina, A., Enseñat-Cantallops, A., Tirapu-Ustárroz, J. y Roig-Rovira, T. (2009). 
Maduración de la corteza prefrontal y desarrollo de las funciones ejecutivas durante los 
primeros cinco años de vida. RevNeurol, 48 (8), 435-440. 
20. Bai-Ilargeon, R., Spelke, E. S. y Wasserman, S. (1985). Objectpermanence in 5-month-
oldinfants. Cognition, 20, 191-208. 
21. Nagy Z, Westerberg H, Klingberg T. (2004). Maturation of whitematterisassociatedwith 
the development of cognitivefunctionsduringchildhood. Journal of 
CognitiveNeuroscience, 16, 1227–1233. 
22. Ardila, A. (2006). Orígenes del lenguaje: un análisis desde la perspectiva de las afasias. 
RevNeurol, 43,690-8. 
23. Witelson, S. y Swallow, J. (1988). Neuropsychologicalstudy of the development of Spatial 
cognition. En Stiles-Davis, J., Bellugi, U. y Kritschevsky, M. (Eds.), Spatial Cognition: 
Brain Bases andDevelopment. Hillsdale, NJ.: Erlbaum. 
24. Golarai, G., Ghahremani, D.G., Whitfield-Gabrieli, S., Reiss, A., Eberhart, J.L., Gabrieli, 
J.D. y Grill-Spector, K. (2007). Differentialdevelopment of high-level visual cortex 
correlatos withcategory-specificrecognitionmemory. Nat. Neurosci., 10, 512-522. 
25. Arnedo, M., Bembibre, J., Montes, A. y Triviño, M. (coords.) (2015). Neuropsicología 
infantil. Madrid: Médica Panamericana S.A. 
26. Langman, S. (2007). Embriología Médica con orientación clínica. (10ª ed.). Buenos 
Aires, Argentina: Médica Panamericana, S.A. 
27. Torrico-Aponte, Mario Luis; Peñaloza-Valenzuela, Juan José; Torrico-Aponte, William 
Alexander; (2011). MALFORMACIONES DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL 
ANENCEFALIA Y ENCEFALOCELE REPORTE DE DOS CASOS. Revista Médico-
Científica "Luz y Vida", . 55-58. 
28. Martí Herrero, M. y Cabrera López, J.C. (2008). Macro y microcefalia: trastornos del 
crecimiento craneal. En Asociación Española de Pediatría. Protocolos de Diagnóstico 
Terapéuticos de AEP: Neurología Pediátrica. Hospital Universitario Materno-Infantil de 
Las Palmas. 
Capítulo 2. Desarrollo cognitivo y del sistema nervioso central 
77 
 
29. Mallea Escobar, G., Cortés Zepeda, R., AvariaBenaprés, M.A. y KleinsteuberSáa, K. 
(2014). Enfrentamiento de macrocefalia en niños. Revista Pediatría Electrónica, 11 (2), 
ISSN 0718-0918. 
30. Llerena Rodríguez, E. y García Rivero, L.A. (2014). Lisencefalia y anomalías asociadas. 
Medicentro Electrónica, 18 (2), 87-89. Disponible en: 
http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-
30432014000200010&lng=es. 
31. Castaño de la Mota, C., Ruiz-Falcó, M.L., García Peñas, J.J., Calleja Gero, M.L., Duat 
Rodríguez, A. y López Pino, M.A. (2011). Polimicrogiria: epidemiología, factores 
neurológicos y anatómicos y evolución clínica de una serie de 34 casos. Anales de 
Pediatría, 75, 358-364. 
32. Carrizosa Moog, J., Cornejo Ochoa, W., Mejía Buriticá, L. y Gómez Hoyos, J.C. (2007). 
Esquizencefalia: un trastorno de la migración neural. Iatreia, 20 (3), 276-281. 
33. American Psychiatric Association (APA) (2014). Guía de consulta de los criterios 
diagnósticos del DSM-5. Madrid: Médica Panamericana S.A. 
34. Organización Mundial de la Salud (1992). CIE 10. Décima Revisión de la Clasificación 
Internacional de las Enfermedades, Trastornos Mentales y del Comportamiento: 
Descripciones Clínicas y pautas para el Diagnóstico. Madrid: Meditor. 
 
Capítulo 3. Evaluación neuropsicológica infantil 
79 
 
 
 
 
 
 
 
EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA 
INFANTIL 
 
Alexandra Álvarez Campos y Elena Pérez Hernández 
Universidad Autónoma de Madrid 
 
 
 
 
 
 
MODELOS DE EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA INFANTIL 
El proceso de evaluación no comienza con la aplicación de pruebas o tests, sino que 
empieza desde el momento en el que conocemos al niño. Establecer una buena relación es 
fundamental. En estas primeras sesiones es importante explicarle que no somos “sanadores” 
sino que conocemos una serie de “trucos” o estrategias que le podrán ayudar en su día a día 
pero que para saber cuál puede ser la mejor para él tendremos que trabajar mano a mano. Este 
enfoque de “trabajo en equipo”, implica que el niño/adolescente tendrá un papel activo 
durante todo el proceso de evaluación e intervención, sintiéndose partícipe de su mejoría y 
aumentando así su compromiso con el cambio. Él será el que nos comunique (a veces con 
Capítulo 3. Evaluación neuropsicológica infantil 
80 
 
nuestra ayuda) si los “trucos” funcionan o no, para juntos, buscar otras alternativas más 
eficaces. Por lo que dedicar varias sesiones a trabajar esta alianza terapéutica es muy 
recomendable. Una forma de hacerlo y que además nos ayuda a conocer su momento del 
desarrollo y sus capacidades en un contexto más ecológico, es pedirle que traiga sus juguetes 
o juegos/videojuegos favoritos, de esta manera analizando por qué los ha elegido, cómo juega, 
cómo nos explica el juego, si utiliza estrategias eficaces o cómo reacciona ante el fracaso o la 
victoria podremos comenzar a realizar nuestra primeras hipótesis. Nosotros también habremos 
elegido “nuestros juguetes favoritos” que habremos seleccionado en función del motivo de 
consulta y jugaremos unas veces a “sus” juegos y otras a los nuestros (por ejemplo, Tangram, 
“ni sí ni no”, juego de la oca...). 
Sin perder de vista que el cerebro infantil no es un cerebro adulto en miniatura sino 
que está en pleno desarrollo y es dinámico no podemos olvidar los principios del desarrollo 
tanto durante la evaluación como a la hora de establecer y diseñar el programa de 
intervención. 
A continuación se realiza un recorrido teórico por los modelos de evaluación 
neuropsicología infantil que se consideran más relevantes: elmodelo transaccional1 y el 
modelo cognitivo de evaluación de hipótesis2. 
El modelo transaccionalelaborado por Samerof, y más adelante continuado por 
Semrud-Clikeman1, 3, tiene su origen en el modelo de Bronfenbrenner, y plantea el desarrollo 
como un proceso activo que incluye la importancia de la perspectiva ecológica. Tomando 
estos conceptos como referencia, el modelo transaccional, se plantea como un modelo 
integrador que aúna neurociencias, neuropsicología conductual, neuropsicología clínica y 
evolutiva, neurobiología, psicología social, sistémica y conductual. Este modelo se centra en 
cómo los trastornos del desarrollo interactúan con el ambiente. Asimismo, analiza el modo en 
que evolucionan los trastornos a lo largo del tiempo en función de la gravedad y el origen. 
Finalmente, en base al modelo propone cómo se deben evaluar los trastornos del sistema 
nervioso, del neurodesarrollo y adquiridos,para obtener la información necesaria para su 
adecuada intervención. Por lo tanto, el modelo transaccional se trata de un modelo integrador 
que enfatiza la relación dinámica entre