A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
131 pág.
2009 Molina Señaris Lampo y Rial (eds) ANFIBIOS DE VENEZUELA

Pré-visualização | Página 22 de 35

quítrido.
En relación con programas específicos de conservación ex situ de anfibios en
Venezuela, el año pasado la Oficina Nacional de Diversidad Biológica del Ministerio del
Poder Popular para el Ambiente (ONDB-MINAMB) firmó un convenio con el Instituto
Nacional de Parques, con el apoyo de Conservación Internacional Venezuela, para esta-
blecer un centro de conservación ex situ para el sapito rayado (Atelopus cruciger) en el
Zoológico de Caricuao (Caracas). El centro también estaría disponible para mantener y
críar otras especies del género si se llegara a reencontrar poblaciones (en Venezuela se
reportan al menos otras nueve especies de Atelopus las cuales están consideradas En
Peligro de extinción o Posiblemente Extintas). Este centro sería el primero de su índole en
Venezuela y estaría basado en las experiencias obtenidas en Colombia y Atlanta.
Condiciones para la conservación ex situ
Mantener y criar anfibios en cautiverio para, eventualmente, aportar a su conservación
no es una tarea sencilla. La mayoría de los sitios tradicionales de cautiverio son los zoo-
lógicos y acuarios, los cuales pueden arrastrar fuertes prejuicios en su contra debido a las
Anfibios de Venezuela: estado del conocimientoy recomendacionespara su conservación
85
deficientes instalaciones, la falta de protocolos de manejo adecuados, planes de colección
mal concebidos, entre otros aspectos. Sin embargo, desde las primeras colecciones de fauna
de los siglos XV al XVII, pasando por la historia de los zoológicos modernos —desde hace
unos 200 años con los primeros menageries abiertos al público a los parques zoológicos
de siglo XX- hasta llegar a los centros de conservación ex situ propuestos en la actualidad,
la tendencia ha sido superar viejos conceptos y aumentar el valor para la conservación
de los zoológicos (Rabb 1994).
Los centros de conservación ex situ deben servir como áreas de integración de las
comunidades científica y conservacionista que participan en la promoción de una mayor
conciencia ambientalista y la comprensión pública de la ciencia y, como tales, deben ser
reconocidas como instituciones serias y respetadas que generan contribuciones significa-
tivas en favor de la diversidad biológica, local, regional y mundial.
Para iniciar un programa de conservación ex situ el primer paso, aunque parezca
obvio, es determinar si una especie califica para un programa de esa índole. Algunos
criterios propuestos por los especialistas incluyen (Sarmiento-Parra 2007):
• especies amenazadas
• especies endémicas
• especies “modelo”
• especies afectadas por quitridiomicosis cutánea
• especies afectadas por cambios ambientales u otras amenazas: cambio climá-
tico, poblaciones aisladas, destrucción del hábitat, entre otros factores.
Por otra parte, los programas de conservación ex situ deben contar con detallados
protocolos de mantenimiento elaborados bajo la consideración de espectos tales como
la historia natural, taxonomía, espacio, instalaciones, alojamientos, registro e identifica-
ción, nutrición y alimentación, comportamiento, fisiología animal, cuidados de salud
animal, enfermedades y patologías, manipulación en cautiverio, manejo genético y
demográfico, y educación conservacionista.
En el tema de los recursos humanos es de especial importancia contar con el aporte
de médicos veterinarios y otros profesionales especializados en los trabajos de laborato-
rio y en las tareas de reintroducción, que involucran el tratamiento y evaluación de en-
fermedades, además de un eficiente control de parásitos y patógenos en los especimenes
criados en cautiverio. Todo esto contribuye a garantizar la salud y mitigar el estrés o las
factibles lesiones durante el traslado para las liberaciones. En este aspecto, es importante
la captación y entrenamiento de auxiliares y parabiólogos (técnicos superiores) que
estén o puedan ser capacitados para el trabajo en el laboratorio y en el campo. La for-
mación del recurso humano se facilitaría en la medida en que se creen y promueven
cursos nacionales, a la vez que se logra la vinculación con otros países con mayor desa-
rrollo y éxitos en esta materia, para intercambio de asistencia técnica.
ESTADO DEL CONOCIMIENTO DE LOS ANFIBIOS DE VENEZUELA
Se debe contar con una base de datos que incluya toda la información posible sobre
los individuos mantenidos en cautiverio y las manipulaciones de las cuales son objeto.
Por otra parte, un buen banco de información permitirá a los investigadores y manejado-
res de animales acceder a los conocimientos existentes sobre el tema dentro y fuera del país.
Desde el inicio del programa de cría y manejo en cautiverio se deben considerar los
eventuales proyectos de reintroducción o repoblamiento. En este sentido, la Estrategia
Mundial para la Conservación en Zoológicos y Acuarios (WAZA 2005), así como nume-
rosos especialistas, advierten sobre la importancia de tomar en consideración cuáles
animales califican para ser reintroducidos siguiendo estrictos protocolos de seguridad
animal (salud, riesgo de enfermedades, comportamiento), además de otros aspectos
ecológicos, sociales, económicos y políticos que deben ser tomados en cuenta para que
una reintroducción tenga éxito. Si no se consideran estos aspectos socioeconómicos y
se integran en el manejo adaptativo del proyecto, el resultado en el largo plazo puede
ser la frustración y el fracaso.
Una de las condicionantes más determinantes será si las amenazas a la especie están
suficientemente controladas, o si se mantienen activas. Igualmente, toda tarea de rein-
troducción deberá contar con un programa de monitoreo post-liberación que permita
verificar el desarrollo del programa y que además brinde información científica sólida
que será útil en futuras acciones de liberación (Seigel y Dodd 2002).
Por último y no menos importante, para garantizar el éxito de un programa de con-
servación ex situ de anfibios, es básico unir esfuerzos y contar con la participación y
asesoría de profesionales y técnicos de diversas disciplinas y especialidades (biología
y ecología, salud, manejo en cautiverio, reintroducción, educación ambiental) de institu-
ciones nacionales, regionales e internacionales, de carácter gubernamental, académicas y
de investigación, así como de organizaciones no gubernamentales.
La decisión de iniciar un programa de conservación en cautiverio debe ser evaluada
con mucho cuidado, profesionalismo y seriedad, garantizándose que se cuente con los
recursos económicos y humanos necesarios, buscando mantener en cautiverio tamaños
poblacionales viables, de tal manera que se evite una extracción frecuente de especime-
nes silvestres, y tomando todas las precauciones para minimizar riesgos de salud e hibri-
dación. En cualquier caso, se advierte que la cría en cautiverio no debe convertirse nunca
en una excusa para no priorizar la preservación del hábitat y la conservación de las espe-
cies en su medio natural.
Anfibios de Venezuela: estado del conocimientoy recomendacionespara su conservación
FO
TO
CÉ
SA
R
BA
RR
IO
-A
M
OR
ÓS
César Molina
M A R C O L E G A L
Venezuela cuenta, tanto en el ámbito regional como en el nacional, de un conjunto de
instrumentos o normas, vinculantes o no, que sustentan y apuntalan a todas aquellas
actividades relacionadas directa o indirectamente con la conservación de los anfibios en
el país. Por otra parte, constamos con suficiente institucionalidad para asegurar la pues-
ta en marcha de cualquier estrategia de conservación dirigida a este grupo taxonómico,
ya sea que estas partan de instituciones gubernamentales o no gubernamentales, o de una
alianza entre ellas.
En el ámbito regional, nuestro primer marco de referencia es la Estrategia Regional de
Biodiversidad para los Países del Trópico Andino (Decisión 523 de la Comunidad Andina de
Naciones del 7 de julio de 2002-http://www.comunidadandina.org/normativa/dec/D523.htm),