GILBERT KEITH CHESTERTON Y RL DISTRIBUTISMO INGLÉS EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX
306 pág.

GILBERT KEITH CHESTERTON Y RL DISTRIBUTISMO INGLÉS EN EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XX


DisciplinaFilosofia65.895 materiais2.127.692 seguidores
Pré-visualização50 páginas
DANIEL SADA CASTAÑO 24 
2. CHESTERTON Y BELLOC: VIDAS PARALELAS 
La amistad y la mutua influencia intelectual de Chesterton y Belloc fueron de-
terminantes en la vida y en la obra de ambos, y muy especialmente en lo referido 
al alumbramiento del distributismo. 
La fecha exacta en que ambos se conocieron se desconoce, aunque parece 
que fueron presentados a principios de verano del año 1900, por su común ami-
go Lucian Oldershaw, en un café del Soho, el Mont Blanc de Gerard Street, tal 
como relata el propio Chesterton en su autobiografía8. No obstante es posible 
que se conocieran antes, y en cualquier caso que supieran el uno del otro, a juz-
gar por una carta que en abril de 1899 envía Chesterton a su mujer Frances, en 
que desborda admiración por Belloc9. 
Belloc nació el 27 de julio de 1870, en Francia, de padre francés y de madre 
inglesa. Louis Belloc venía de una familia de buena posición y había estudiado 
derecho, pero no lo ejerció a causa de una crónica mala salud. Murió cuando su 
hijo Hilaire tenía sólo dos años. Poco tiempo después, Elisabeth Belloc se volvió 
a Inglaterra con el niño y su hermana. Desde 1880 hasta 1887, fue enviado al 
Cardinal Newman´s Oratory School para recibir una educación clásica y rígida 
en un riguroso entorno católico. En 1893, Belloc se matriculó en el Balliol Co-
llege de Oxford, donde obtuvo una beca en Historia, y se convirtió en un activo 
miembro de la Oxford Unión, una sociedad de debates, de la que luego fue ele-
gido presidente. A pesar de que en 1895 logró ganar el prestigioso premio Brac-
kenbury de Historia y terminar como primero de la clase de Historia, no consi-
guió obtener una beca para All Souls College (él siempre expresó la sospecha de 
que le denegaron la beca por su condición de católico)10. Continuó en Oxford 
durante un tiempo, pasando por varios cambios y oportunidades (conferencias, 
tutorías, escritura de autor), se casó e hizo varios intentos fallidos de conseguir 
una posición académica. En el invierno de 1899, renunció a esta búsqueda, se 
trasladó a Londres y se hizo escritor. 
 
8 CHESTERTON, G.K., Autobiografía, Obras Completas, vol I, Plaza y Janés, Barcelona, 1961, pp. 102-104. 
9 PEARCE, J., Sabiduría e inocencia, Encuentro, Madrid, 1998, p. 74, citando a WARD, M., Return to 
Chesterton, Penguin, Londres, 1952, p. 52: \u201c...un momento después se produjo un movimiento y nos dimos 
cuenta de que se había levantado un joven y hablaba sin levantar la voz y, no obstante, nos pareció algo así 
como una carga de caballería. (...) Sé que odias los discursos políticos pero aun así no hubieras detestado el 
discurso de Belloc. En cuanto empezó a hablar sentí que me sacaba del ambiente cargado de argumentos 
repetidos cuarenta veces y me trasportaba a uno nuevo, lleno de reflexiones originales, serias y elevadas 
acerca de la historia y su papel. Si te dijera que habló sobre: 1) la aristocracia inglesa, 2) los efectos de la 
crisis de la agricultura en la moralidad de los aristócratas, , 3) su perro, 4) la batalla de Sadowa, 5) la revolu-
ción puritana en Inglaterra, 6) el lujo de los Antoninos de Roma, 7) un amigo suyo particular al que han dado 
un cargo político para el que no está preparado en absoluto, por haber realizado un trabajo infame, 8) la cómi-
ca prensa de Australia y 9) el pecado mortal en la religión católica romana, podrías hacerte una idea equivo-
cada de la cantidad de tiempo que duró su intervención ante el auditorio; pues bien, duró media hora y a mí 
me parecieron cinco minutos\u201d. 
10 PEARCE, J., Sabiduría e inocencia, Encuentro, Madrid, 1998, p. 73. 
Capítulo II: ORÍGENES DEL DISTRIBUTISMO 25
Chesterton nació en Londres el 29 de mayo de 1874, y fue bautizado según 
el rito de la Iglesia de Inglaterra. Su padre Edward era un hombre de clase media 
(dueño de un negocio inmobiliario de larga tradición) y liberal. En 1887, Ches-
terton empezó a estudiar en el colegio de St. Paul, viviendo aún en casa. En 
1892 ingresó en el Slade School of Art y al mismo tiempo acudía a clase de in-
glés en el University College. En 1895, dejó el University College sin graduarse, 
trabajó para dos editoriales y entró en el periodismo como crítico de arte y poe-
sía. En 1896, conoció a Frances Blogg, y se casó con ella en 1901. Se dedicó al 
periodismo a tiempo completo en 1899, comenzando como empleado en el 
Speaker, un semanario liberal y anti-imperialista. 
Las coincidencias entre los dos hombres eran chocantes y se fueron hacien-
do más fuertes a través de la influencia mutua; sus diferencias eran de esas que 
se complementan más que se oponen. Ambos eran cristianos devotos, y demó-
cratas. Ambos se opusieron a la guerra en Sudáfrica, pero ninguno se oponía por 
principio a la guerra en genérico, lo que les granjeó la enemistad tanto de paci-
fistas como de imperialistas. Ambos eran poetas, ensayistas, novelistas, críticos 
sociales, y apologistas religiosos. Por una curiosa coincidencia, cada uno escri-
bió, aproximadamente, unos cien libros. 
La principal diferencia entre sus carreras era que Belloc tenía más de histo-
riador y Chesterton más de crítico literario. La historia es en sí un tema más po-
lítico que la crítica, y las ideas históricas y políticas de Belloc influyeron a 
Chesterton (sólo, posiblemente, porque ya tendía a esa dirección), mientras que 
Belloc se tenía a sí mismo por un ignorante de la literatura inglesa, y decía que 
había aprendido de Chesterton lo que sabía de ella. 
Por otro lado, la obra de ficción de Chesterton fue mejor y más conocida que 
la de Belloc. Los dos eran tan elocuentes hablando como escribiendo, y eran 
también excelentes en los debates; pero Belloc era bastante mordaz y falto de 
humor, mientras que Chesterton era indefectiblemente jovial. El pensamiento de 
Belloc era claro, lógico y sistemático; el de Chesterton romántico y paradójico. 
Belloc y Chesterton eran los dos liberales, en simpatías, en filiación y en ac-
tividades. Belloc, que se nacionalizó inglés en 1902, se presentó con éxito al 
parlamento, como liberal, en las elecciones generales de 1906, haciendo campa-
ña contra el proteccionismo, el imperialismo, la oligarquía financiera y la co-
rrupción parlamentaria. Se convirtió en un miembro del parlamento particular-
mente ruidoso y contestatario, especialmente en lo referido a las fuentes de fi-
nanciación de los partidos, denunciando el control que una reducida plutocracia 
ejercía sobre los partidos a través de sus arcas. En las elecciones generales de 
1910, rompió con el partido liberal y fue reelegido como independiente. Se 
había convencido de que el poder de los políticos y de la disciplina de partido no 
dejaba lugar a la necesaria independencia para una verdadera representación 
popular. La política electoral era una farsa; todo se dirigía desde detrás del esce-
DANIEL SADA CASTAÑO 26 
nario, por y para la plutocracia. Paralelamente en 1910, el libro de Chesterton, 
What´s Wrong with the World sacó a relucir la relación entre los intereses oli-
gárquicos y las paternalistas reformas sociales. 
Este libro fue seguido, en 1913, por The Servile State de Belloc. Su tesis fue, 
esencialmente, la expuesta por Sismondi y adaptada por Marx: la posesión por 
unos pocos de los medios de producción es injusta e inestable. Belloc discutía 
contra el marxismo que el socialismo (la posesión de los medios de producción 
por el Estado) no era una alternativa factible al capitalismo, porque habiendo los 
capitalistas reducido ya a las clases trabajadoras a la servidumbre económica, 
usarían las reformas sociales para reducirlos a una servidumbre legal, al hacerlos 
dependientes del Estado de bienestar controlado por los capitalistas. De ahí que 
la única alternativa que consideraba viable fuera redistribuir la posesión de los 
medios de producción. Para designar este sistema, acuñó el término \u201cEstado 
Distributivo,\u201d de donde derivó el de distributismo. 
En 1925, Chesterton funda el G.K.´s Weekly, desde el que