(Biblioteca de psicología) David A Clark, Aaron T Beck - Terapia cognitiva para transtornos de ansiedad_ ciencia y práctica-Desclee De Brouwer (2012)
994 pág.

(Biblioteca de psicología) David A Clark, Aaron T Beck - Terapia cognitiva para transtornos de ansiedad_ ciencia y práctica-Desclee De Brouwer (2012)


DisciplinaPsicologia91.386 materiais603.940 seguidores
Pré-visualização50 páginas
inhibida de la seguridad
Los procesos cognitivos explícitos y controlados de la ansiedad se carac-
terizarán por un sesgo inhibitorio de la información relativa a la segu-
ridad y que sea relevante para las amenazas selectivas como el observa-
do en la recuperación de la memoria, las expectancias de resultados y 
los juicios de estímulos ambiguos; los sujetos ansiosos presentarán 
menos temas de seguridad que los no-ansiosos.
Si los individuos ansiosos presentan un sesgo hacia el procesa-
miento consciente e intencionado de la información relevante a la 
amenaza, ¿no es posible que estos mismos procesos estratégicos pue-
dan estar sesgados para desatender las calves relacionadas con la 
seguridad? Desafortunadamente es muy escasa la investigación expe-
rimental que ha contemplado esta posibilidad. Algunos pocos estu-
dios sobre el despliegue atencional han observado que los individuos 
ansiosos muestran evitación atencional ante los estímulos amena-
zantes en intervalos de presentación prolongados (véanse comenta-
rios de las Hipótesis 1 y 2), pero prácticamente carecemos de investi-
gación relativa a si las personas ansiosas muestran más inhibición 
intencionada del procesamiento de información de seguridad. Otros 
investigadores, como D.M. Clark (1999), han subrayado que las con-
ductas de seguridad desempeñan un rol importante en la persisten-
cia de la ansiedad, pero no consideran si los individuos altamente 
ansiosos podrían inhibir activamente el procesamiento del material 
de seguridad. 
TERAPIA COGNITIVA PARA TRASTORNOS DE ANSIEDAD168
En una serie de experimentos Hirsch y Mathews (1997) investiga-
ron las inferencias emocionales que producían individuos con ansie-
dad alta y baja cuando se les improntaba con frases ambiguas des-
pués de que hubieran leído e imaginado que iban a ser entrevistados. 
La principal diferencia entre grupos se produjo con el grupo no-
ansioso, que mostró una latencia más rápida a producir inferencias 
tras una impronta positiva. El grupo de ansiedad alta no mostró este 
sesgo de positividad en sus inferencias. Los autores concluían que los 
juicios sesgados de la ansiedad pueden describirse mejor en términos 
de ausencia de un sesgo positivo protector que caracteriza a los indi-
viduos sanos (véase también Hirsch & Mathews, 2000). Si amplia-
mos este dé\ufb01cit inferencial del procesamiento de información positi-
va para que incluya el material de seguridad, entonces estos resulta-
dos podrían sugerir que los individuos no-ansiosos son propensos a 
elaborar la información relevante a la seguridad mientras que los 
individuos con ansiedad social pueden carecer de tal sesgo de proce-
samiento estratégico e intencionado.
Las medidas de auto-informe también se usan para evaluar si los 
individuos ansiosos son menos propensos a procesar intencionada-
mente la información correctiva o de seguridad. Los investigadores 
del Centro de Terapia Cognitiva de Filadel\ufb01a elaboraron el AFQ 
(Attentional Fixation Questionaire), un cuestionario de 16 ítems, para 
evaluar si los individuos con trastorno de angustia se \ufb01jan en los sín-
tomas físicos angustiosos e ignoran la información correctiva duran-
te las crisis de angustia (Beck, 1988; Wenzel, Sharp, Sokol & Beck, 
2005). Parte de los ítems del AFQ se re\ufb01eren a cuestiones de seguri-
dad como \u201cSoy capaz de centrarme en los hechos\u201d, \u201cPuedo distraer-
me\u201d, \u201cPuedo pensar en diversas soluciones\u201d o \u201cRecuerdo los consejos 
de los demás y los aplico\u201d. Cincuenta y cinco pacientes con trastorno 
de angustia cumplimentaron el cuestionario en cuatro intervalos de 
tiempo: pretratamiento, 4 semanas, 8 semanas y \ufb01nalización. Los 
pacientes que seguían teniendo problemas con crisis de angustia pre-
sentaban puntuaciones más altas en el AFQ que los individuos con 
trastorno de angustia que ya no sufrían crisis, y la mejoría del trata-
miento se asoció con las diferencias pre-postratamiento importantes 
en el AFQ. Aunque estos resultados sólo sean incidentales, coinciden 
con la a\ufb01rmación de Beck (1988) según la cual durante la crisis de 
ESTATUS EMPÍRICO DEL MODELO COGNITIVO DE LA ANSIEDAD 169
angustia los individuos son menos capaces de procesar consciente-
mente la información correctiva o de seguridad.
Resumen
Por el momento se desconoce si el sesgo de interpretación de ame-
naza en la ansiedad afecta también al procesamiento de las claves de 
seguridad. Podríamos pensar que la información de seguridad no se 
codi\ufb01caría con la misma profundidad si el aparato de procesamiento 
de información está orientado hacia la amenaza. Sin embargo, hasta 
la fecha sólo existen pruebas que sugieren la posible interferencia del 
procesamiento elaborativo de la información de seguridad en la ansie-
dad, pero se carece aún de investigación crítica sobre este particular.
Pauta clínica 3.9
El tratamiento de la ansiedad podría bene\ufb01ciarse del entrenamiento 
que mejore el procesamiento intencionado y trabajado de la informa-
ción correctiva y de seguridad durante períodos de ansiedad anticipa-
toria y aguda.
Hipótesis 10: Estrategias compensatorias cognitivas perjudiciales
En estados de ansiedad la preocupación tiene un mayor efecto adverso 
intensi\ufb01cando la saliencia de la amenaza, mientras que la preocupa-
ción en estados de baja ansiedad suele estar asociada con efectos posi-
tivos como el inicio de la resolución efectiva de problemas. Otras estra-
tegias cognitivas adicionales dirigidas a reducir los pensamientos ame-
nazantes, como la supresión del pensamiento, la distracción y la susti-
tución de pensamientos, suelen mostrar más efectos paradójicos (es 
decir, rebotes, aumento del afecto negativo, menor control percibido) en 
los estados ansiosos.
Preocupación: una estrategia maladaptativa de afrontamiento
Como producto de la activación del modo de amenaza, la preocu-
pación tiene un impacto nocivo sobre la persistencia de la ansiedad 
TERAPIA COGNITIVA PARA TRASTORNOS DE ANSIEDAD170
fortaleciendo la probabilidad y la gravedad percibida de la amenaza 
así como la propia sensación de vulnerabilidad personal y capacidad 
de afrontamiento. En consecuencia, la preocupación desempeña una 
función dual, por una parte como la consecuencia \u201ca favor de la 
corriente\u201d de los procesos automáticos de amenaza y, por otra, como 
el \u201cfeedback\u201d contribuyente a la persistencia de la ansiedad. Esto 
conduce a tres predicciones especí\ufb01cas sobre la preocupación en los 
trastornos de ansiedad:
UÊ Los individuos muy ansiosos presentarán más preocupación exce-
siva, exagerada e incontrolable que los individuos con ansiedad 
baja.
UÊ La preocupación en la ansiedad alta tendrá una consecuencia más 
negativa, generando una mayor revaloración de la amenaza y el 
aumento de la ansiedad subjetiva.
UÊ El proceso de preocupación en la ansiedad baja se caracteriza por 
una resolución más adaptativa y efectiva de los problemas, mien-
tras que la preocupación en la ansiedad alta es contraproducente. 
UÊ*ÀiœVÕ«>Vˆ˜ÊiÝViÈÛ>]ʈ˜Vœ˜ÌÀœ>Li
Existen pruebas su\ufb01cientes para demostrar que la preocupación 
es un rasgo prominente de todos los trastornos de ansiedad y cuando 
ocurre en estos estados clínicos, es mucho más excesiva, exagerada e 
incontrolable que la preocupación manifestada por los individuos 
no-clínicos. En una reciente revisión de la especi\ufb01cidad cognitiva de 
los trastornos de ansiedad, se concluía que la preocupación patológi-
ca no es sólo evidente en el TAG (Starcevic & Berle, 2006). La preocu-
pación es un rasgo prominente de constructos de síntomas que se 
consideran comunes a todos los trastornos de ansiedad como la 
aprensión ansiosa (Barlow, 2002), el afecto negativo (Barlow, 2000; 
Watson & Clark, 1984) y la ansiedad rasgo (Spielberger, 1985). Aun-
que la mayoría de los estudios hallaron que la preocupación es signi-
\ufb01cativamente más frecuente, grave e incontrolable en el TAG (Chel-
minski &