Minimanual - Reumatologia
32 pág.

Minimanual - Reumatologia


DisciplinaFisioterapia8.928 materiais25.637 seguidores
Pré-visualização25 páginas
frecuente. 
Se define como la reducción de la masa ósea o la presencia de una 
fractura por fragilidad. Otra forma de definirlo es como la densidad 
ósea menor de 2.5 desviaciones standard respecto a la de un adulto 
joven del mismo sexo ( puntuación T) . Se define como osteopenia 
a una densidad mineral inferior a una desviación standard.
 Puntuación T: compara los resultados individuales con los de 
una población joven de misma raza y género.
 Puntuación Z: compara los resultados individuales con los de 
una población de la misma edad, raza y género.
La masa ósea adquiere su pico máximo entre los 30-35 años, y 
a partir de aquí se produce un descenso progresivo por desequi-
librio entre la formación y reabsorción, que hará perder entre un 
20-30% de masa ósea a los varones y un 40-50% a las mujeres. Es 
por ello que la osteroporosis aumenta su frecuencia al aumentar 
la edad.
Se produce una disminución del grosor cortical y del número 
y grosor de las trabéculas del hueso esponjoso, lo que confiere una 
fragilidad ósea aumentada y un riesgo de fractura elevado. 
ETIOPATOGENIA
Existe gran cantidad de factores que contribuyen a disminuir la masa 
ósea. Se puede clasificar la osteoporosis como primaria o secunda-
ria: 
miniMANUAL 1 CTO
Pág. 22
1. Osteoporosis primaria: 
A. Osteoporosis tipo I (postmenopaúsica): se observa en mu-
jeres postmenopáusicas entre 50 y 75 años y se caracteriza 
por una pérdida acelerada de hueso trabecular. Las fracturas 
de los cuerpos vertebrales y la fractura de Colles son com-
plicaciones frecuentes. La disminución de los estrógenos 
originan un aumento del recambio óseo y la salida de iones 
calcio del hueso inhibe la vit D y la PTH.
 B. Osteoporosis tipo II (senil) : se detecta en mujeres y varones 
por encima de los 70 años y se asocia con fracturas verte-
brales, de cuello femoral, de húmero y tibia proximal y de 
pelvis (hueso cortical y trabecular afectado). Parece que 
el envejecimiento disminuye la actividad osteoblástica y 
aumenta la actividad osteoclástica. La producción de vit D 
es insuficiente, y esto provoca el aumento de la PTH.
2. Osteoporosis secundaria: diversos factores influyen en el hueso 
creando un balance óseo negativo. Destacan entre ellos:
A. Causas endocrinas: el hipertiroidismo, el hiperparatiroidis-
mo, el hipercortisolismo y el hipogonadismo aumentan el 
recambio óseo, potenciando las pérdidas óseas.
B. Causas hematológicas: el mieloma y la leucemia producen 
citocinas resorbedoras del hueso.
C. Causas genéticas: producen defecto en la calidad del hueso- 
osteogénesis imperfecta, sd. Ehler-Danlos, homocistinuria 
y sd. de Marfan.
D. Causas farmacológicas: la heparina, los antiandrógenos y los 
fármacos citostáticos disminuyen la masa ósea. Los corticoi-
des originan osteoporosis por doble mecanismo: disminuyen-
do la actividad osteoblástica y aumentando de la actividad 
osteoclástica (interfiere con la vitamina D que no absorbe 
calcio en el intestino. Esto provoca un aumento de la PTH, 
que reabsorbe hueso por activación de los osteoclastos).
E. Inmovilización
F. Otras: el aporte insuficiente de calcio y vitamina D, la del-
gadez, la raza blanca, la falta de ejercicio, el consumo de 
tabaco, alcohol, café y la talla baja son factores que pueden 
favorecer la osteoporosis (MIR 96-97, 110).
MANIFESTACIONES CLÍNICAS.
La osteoporosis es asintomática hasta que se producen fracturas 
óseas o aplastamientos vertebrales de cierta entidad (de más del 
35%). En general, no existen factores desencadenantes. La fractura 
del cuerpo vertebral produce dolor de espalda de inicio agudo 
irradiado hacia el abdomen, así como deformidad de la columna. 
El aplastamiento vertebral se manifiesta como dolor crónico que dis-
minuye con el reposo y aumenta con los movimientos. Las fracturas 
por colapso del cuerpo vertebral suelen ser anteriores y producen 
una deformidad en cuña que contribuye a la disminución de la talla. 
En la zona lumbar desaparece la lordosis fisiológica, mientras que 
en la zona torácica baja aumenta la cifosis.
Tabla 23. Espondiloartropatías seronegativas.
	'
\ufffd\ufffd	\ufffd\ufffd\ufffd
	
()*	\ufffd+
,
\ufffd-\ufffd\ufffd\ufffd.'\ufffd/
\ufffd

\ufffd-0\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd	
 1	\ufffd\ufffd\ufffd2\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd/
\ufffd-\ufffd\ufffd-\ufffd	

\ufffd'\ufffd\ufffd\ufffd	-
\ufffd\ufffd\ufffd'	\ufffd

\ufffd\ufffd	\ufffd3\ufffd\ufffd-\ufffd		\ufffd-4\ufffd - \ufffd-'\ufffd\ufffd\ufffd	-	\ufffd

\ufffd-\ufffd\ufffd\ufffd.'\ufffd/
\ufffd
5\ufffd\ufffd\ufffd36'	
	\ufffd\ufffd-27\ufffd/
+%09
leerbosanimoderP 
edotser 
.senoicatsefinam 
yacirtémis,zocerP 
.etnednecsa 
anmuloc:lanifesaF 
"úbmabedañac"ne 
edsisoliuqnay
.sacaíliorcas 
.etneucerfocoP 
odoterbosatcefaeS 
.aredacal
%03-02roiretnasitíevU 
( sám .)etneucerf
olubólnóicatcefA 
nocnómlupledroirepus 
ropnóiccefnierbos 
 sulligrepsA .
.acitróaaicneicifusnI 
senoicatsefinaM 
.nhorClaseralimis 
.AgIaítaporfeN 
.acinórcsititatsorP
.aedioxaoltanóicaxulbuS 
.ollabacedaloced.dS
.aiparetoisiF
.SENIA
.aredacedaíguriC

\ufffd-\ufffd\ufffd-\ufffd	
	\ufffd\ufffd-\ufffd	\ufffd\ufffd
%08-06
%52
on(aídratsáM 
leneanimoderp 
.)ocinílcordauc 
 ,ralucitraogilouonoM
.avitidayacirtémisa 
.IIMMetneucerfsáM
.)DFI+PFI(sitilitcaD
.sitisetnE
nocavidiceR
.aicneucerf 
y).cerF(sitivitnujnoC 
.tnasitíeru 
.selarosareclÚ 
.aítapocinO 
yadanicricsitinalaB 
aimredotareuq 
salneolós(acigárronelb 
.)latinegoruaígoloiteed 
.siticivrec,sitirterU 
+sitirteru+sitirtrA 
emordnís=sitivitnujnoc 
.retieRed 
.anicatemodnI 
XTMoanicalasafluS 
.sairatcarfersamrofarap 

\ufffd-\ufffd\ufffd-\ufffd	
	\ufffd\ufffd
8\ufffd\ufffd\ufffd
/
samrofsalneolóS
sitíeliorcasnoc
%88( sám is
senóicatcefa
is%22,laretalib
)laretalinu
neamrofª2(%52 
.)aicneucerf 
alaralimiS 
sitsilidnopse 
.etnasoliuqna 
sámal,samrof4
aletneucerf 
ralucitraogilo 
.acirtémisa 
erpmeisisaC
ropsadidecerp 
.aenátucnóicatcefa 
PFInóicatcefA
.)sitilitcad(etneucerf 
.SSMMetneucerfsáM
.apoc-zipálnegamI
neetneucerfsáM 
aenátucnóicatcefa 
.asnetxe 
.aítapocinO 
.%7~SITIRI 
.RAaralimiS 
otnatxtMlezacifeyuM 
aenátucnóicatcefaarap 
.ralucitraomoc 
\ufffd\ufffd\ufffd
neolós(%57-05
)sitilidnopse
2neecudorpeS  0 ed%
.IIE 
aolelaraponosruC 
.lanitsetnidademrefne 
neetneucerfsáM 
.senorav 
2-01 5 .IIEedsosac%
.IIEaolelaraposruC
odnaucetneucerfsáM
sartoyah 
senoicatsefinam 
.selanitsetniartxe 
.odugaozneimoC
ALHnocraicosaoN
.72B 
.saiuqaporcA 
.sisodiolimA 
.aicalamoetsO 
.)nóicrosbalam( 
.sisoropoetsO 
sENIA:sitilidnopsE 
  A :aciréfirepsitirtr
edotneimatart 
.lanitsetniaígolotap 
Reumatología
Pág. 23
MANIFESTACIONES RADIOLÓGICAS.
La disminución de la densidad ósea se puede manifestar radioló-
gicamente como: acuñamiento anterior vertebral, biconcavidad 
o vértebra en pez (por disminución central del material óseo) y 
aplastamiento total o vértebra en galleta. Hay adelgazamiento de 
las corticales de los huesos tubulares.
DIAGNÓSTICO.
La radiología no es de utilidad hasta que haya una disminución de 
la densidad ósea al menos del 30%. Es por ello que la densitometría 
es la técnica de elección, al determinar la masa ósea de cualquier 
localización de forma precisa. Además, la densitometría sirve tanto 
para el diagnóstico de la osteoporosis como para valorar la eficacia 
del tratamiento (MIR 00-01F, 77).
El patrón bioquímico de recambio óseo más habitual de la 
osteoporosis es el normal , aunque en un 20% de los casos de osteo-
porosis tipo I se encuentra hipercalciuria por déficit de reabsorción 
tubular (MIR 95-96, 57). 
Tabla 24. Diagnóstico diferencial de la osteoporosis.
AMOLEIM
etnenopmoc,aimeclacrepih,adatnemuaGSV
aniroyoreusnelanolconom
AICALAMOETSO
aledotnemuayaimerofsofopih,aimeclacopiH
namkliM-resooLedsaeníL.AF
SISENÉGOETSO
ATCEFREPMI
.aesódadisnedaledosufidosnecseD
aesóaispoibropocitsóngaiD
º1HTPREPIH
nocaimetafsofopih,aimeclacrepiH
airuiclacrepiheairutafsofrepih
SISATSÁTEM
SAESÓ
ocrayolucídeplednóicatcefa,adatnemuaGSV
roiretsop
TEGAPFNE
ynóicroseredsortemárapsolednóicavelE
aesónóicamrof
DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL.
El diagnóstico diferencial se debe realizar con aquellos procesos 
que produzcan pérdida de masa ósea y fracturas. La presencia de 
fracturas por encima de D4 debe hacer sospechar enfermedad 
tumoral maligna con infiltración