A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
67 pág.
Canis & Felis Oncologia cutanea

Pré-visualização | Página 11 de 20

un proceso no-neoplásico (hiperplási-
co reactivo) similar a la urticaria pig -
mentosa de la especie humana17.
Es una de las neoplasias de más fácil
diagnóstico citológico (ver artículo cito-
logías), aunque debe también re a l i z a r-
se un estudio histológico para poder
evaluar todos los criterios de maligni-
dad del proceso (p l e o m o rf i s m o, í n d i c e
m i t ó t i c o, i n f i l t r a c i ó n). Existen distintas
nomenclaturas en la literatura para la
clasificación de los mastocitomas,
basadas en sus características de dife-
renciación citológica2 , 1 4. Aunque hay
una cierta correlación entre los distintos
grados de diferenciación de estos
t u m o res y su comportamiento clínico,
las excepciones son frecuentes y es por
lo tanto muy importante realizar un
estudio clínico (localización, tamaño,
delimitación, velocidad de cre c i m i e n-
to, linfadenopatía regional) e histopa-
tológico individualizado de cada caso
para establecer un tratamiento y pro-
n ó s t i c o1 3 , 1 7. 
Estamos plenamente de acuerdo
con la afirmación de Goldschmidt y
Shofer: todos los tumores de mastoci -
tos deben ser considerados malignos
y todos tienen potencial, aunque
variable, para desarrollar crecimien -
tos multicéntricos y metastáticos. Las
recidivas locales son frecuentes, ya
que en muchos casos se comportan de forma infiltrati-
va y son de difícil delimitación quirúrgica. Las metásta-
sis tienden a producirse a los ganglios regionales y al
bazo e hígado en estadios avanzados7.
Se describen diversos síndromes paraneoplásicos
asociados a estos tumores como consecuencia de la
liberación de sustancias biologicamente activas. Estos
incluyen las ulceraciones gastroduodenales, hemorra-
gias locales, retraso de cicatrización y, ocasionalmen-
te, shock anafiláctico7,17.
Linfoma cutáneo
La piel actúa como un verdadero órgano linfoide que
participa en la defensa del organismo. Los linfomas
(=linfosarcomas) cutáneos se originan a partir de las
células linfoides asociadas a la piel (SALT). La presen-
tación clínica de estas neoplasias es muy variable e
incluye la presencia de máculas, placas, nódulos, eri-
tema, ulceración, alopecias y proliferaciones papilo-
matosas. Estas lesiones pueden ser aisladas, múltiples
y progresan, pudiendo afectar amplias áreas cutá-
neas. En estadios más avanzados se afectan los gan-
glios linfáticos periféricos y órganos internos como el
hígado y el riñón. Algunos hallazgos hematológicos
(no siempre presentes) son anemia, linfopenia, linfoci-
tosis y neutrofilia7.
La presentación histopatológica es igualmente varia-
ble. Actualmente se sabe que aquellas neoplasias que
presentan epiteliotropismo (Mycosis Fungoides ) se ori-
ginan de linfocitos T, mientras que entre los no-epite-
liotrópicos predominan los de linfocitos T, aunque se
han observado también linfomas de células B4.
El pronóstico es grave a largo plazo, aunque existen
diferentes protocolos terapéuticos que pueden prolon-
gar la vida del animal21.
Plasmocitoma
Se presenta en la gran mayoría de casos como un
nódulo aislado, bien delimitado de los tejidos circun-
dantes. El tumor se comporta de forma benigna y las
ONCOLOGIA CUTANEA
i
CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO
recidivas son muy infrecuentes tras la
extirpación quirúrgica7,22.
Un bajo porcentaje de plasmacito-
mas (alrededor del 3%) producen
amiloide y recidivan después de la
extirpación quirúrgica. Muy ocasio-
nalmente pueden aparecer de forma
multifocal y afectar otros órg a n o s
como la médula ósea, por lo que es
siempre conveniente realizar un segui-
miento estricto después de la cirugía.
Este seguimiento puede re a l i z a r s e
mediante proteinogramas periódicos,
puesto que estas neoplasias frecuen-
temente se caracterizan por causar
una hipergammaglobulinemia mono-
clonal7,22.
ESPECIE FELINA
En la especie felina los tumores cutá-
neos se consideran, en estudios reali-
zados en EE. UU., los segundos en
frecuencia tras los procesos neoplási-
cos hematopoyéticos3 , 1 5. Según
nuestros datos, sin embargo, es posi-
ble que en nuestro país sean los
segundos en frecuencia después de
los de origen mamario. Las neopla-
sias cutáneas con mayor incidencia
en esta especie son el carcinoma de
células escamosas, los sarcomas, el
tumor de células basales y el tumor de
mastocitos7. En el gato, un porcenta-
je superior al 65% de las neoplasias
cutáneas presentan características his-
tológicas malignas y se comportan de
forma agresiva a nivel local, por lo
que cobra una importancia destaca-
da su diagnóstico precoz y la toma
de medidas terapéuticas, puesto que
la gran mayoría de estas neoplasias
pueden ser tratadas satisfactoriamente si se detectan
en estadios iniciales de crecimiento (tabla II)6,7.
Tumores epiteliales
Carcinoma de células escamosas
Se sabe que en el desarrollo de este tipo de neopla-
sias juega un papel importante la exposición cutánea
a la luz solar. Esta exposición provoca, en primera ins-
tancia, alteraciones displásicas (pre-neoplásicas) en
queratinocitos de la epidermis que reciben el nombre
de queratosis actínica17. La manifestación clinica de
esta entidad puede consistir en costras, escamas, ulce-
raciones o placas en las áreas cutáneas menos prote-
gidas (pabellones auriculares, plano nasal y hocico).
Es altamente recomendable el estudio histológico de
estas lesiones, puesto que clínicamente no pueden dife-
renciarse del estadio neoplásico del proceso7,8.
La queratosis actínica puede progresar a carcinoma
de células escamosas (CCE). Esta neoplasia se divide,
según el grado de desarrollo, entre las que se encuen-
tran a nivel más superficial, sin penetrar la membrana
basal de la epidermis (CCE in situ) y las que muestran
comportamiento infiltrativo hacia la dermis (CCE inva -
sivo). En estos estadios la neoplasia puede metastatizar
a nivel local y a órganos distantes8,22.
Enfermedad de Bowen (CCE 
in situ multicéntrico)
El CCE in situ multicéntrico es una entidad clínica
infrecuente consistente en la aparición multifocal de
lesiones costrosas en forma de placas, a menudo alo-
pécicas, que preferentemente afectan a cabeza, cue-
llo, área escapular, extremidades anteriores y dígitos.
Estas lesiones, contrariamente a lo que ocurre en el
CCE, tienden a localizarse en zonas pigmentadas con
pelo. Se sospecha la posibilidad de una etiología víri-
ca o tóxica –como ha sido reconocido en la especie
humana–, aunque ésta no ha sido demostrada hasta el
momento en la especie felina. Las lesiones pueden per-
ONCOLOGIA CUTANEA
i
CAPITULO III REVISION ACTUALIZADA DE TUMORES CUTANEOS EN EL PERRO Y EL GATO
manecer inactivas durante un largo
período de tiempo y ocasionalmente
se ha descrito transformación de estas
lesiones a CCE invasivo y aparición
de CCE oral asociado. En general, la
extirpación quirúrgica completa es
curativa, aunque con frecuencia apa-
recen nuevas lesiones17.
Carcinoma de células 
escamosas (CCE Invasivo)
Según el área geográfica, se consi-
dera la primera o segunda neoplasia
cutánea felina en incidencia. Consiste
en la invasión de queratinocitos de la
e p i d e rmis más allá de la membrana
basal, penetrando en la dermis, tejido
subcutáneo, ganglios regionales y
ó rganos distantes como los pulmones
en fases más avanzadas7.
Por tratarse de una neoplasia indu-
cida por la exposición solar, existe un
riesgo 13 veces superior de apari-
ción en gatos blancos que en aque-
llos con pigmentación cutánea. Las
lesiones tienden a aparecer preferen-
temente en pabellones auriculares,
hocico o plano nasal, y consisten en
eritema e inflamación con costras que
p ro g resan a úlceras invasivas.
Pueden también aparecer en forma
de ulceraciones superficiales con bor-
des elevados6.
Aunque agresivos localmente, estos
tumores tardan en metastatizar, por lo
que en general la