A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
67 pág.
Canis & Felis Oncologia cutanea

Pré-visualização | Página 15 de 20

par-
ticularmente del tercio posterior del tronco. Es caracte-
rístico que algunos de estos animales tengan historias
clínicas previas compatibles con una hepatopatía
(PD/PU, ictericia, elevación de valores hepáticos, tras-
tornos gastroentéricos, anorexia, etc.).
El análisis laboratorial detecta de forma constante
hiperglicemia y una elevación variable de la fosfatasa
alcalina, alanina aminotransferasa y bilirrubina, pero
sin acidosis ni cetosis. También puede detectarse hiper-
glucagonemia e hipoaminoacidemia. El cuadro de
diabetes puede controlarse con la administración de
insulina hasta que, transcurridos unos días, la glucosa
sérica empieza a mostrar valores erráticos que pasan
a ser incontrolables. Este incremento drástico de la glu-
cosa en sangre se acompaña de un incremento mar-
cado de los valores hepáticos, así como de un dete-
rioro rápido del estado general. 
La biopsia cutánea revela un edema laminar con
paraqueratosis e hiperplasia de queratinocitos basales
(fig. 1). Esta lesión histopatológica es patognomónica
de la DNS (sin. Eritema migratorio necro l í t i c o,
Dermatosis Ulcerativa asociada a Diabetes mellitus,
Dermatopatía diabética, Síndrome hepatocutáneo),
una dermatopatía análoga a la descrita en casos de
Diabetes mellitus y tumores pancréaticos endocrinos en
la especie humana.
El examen ecográfico del abdomen puede revelar la
presencia de una masa pancreática, que en la lapa-
rotomía se manifiesta siempre como un tumor afectan-
do de forma focal el lóbulo derecho del páncreas. Se
trata de un carcinoma pancreático endocrino produc-
tor de glucagón (glucagonoma). 
La asociación de Diabetes mellitus sin cetoacidosis y
DNS se conoce en el hombre como "Síndrome del
Glucagonoma". En el perro, solamente en un caso de
DNS se han demostrado valores elevados de gluca-
gón en el suero2. Posiblemente, la DNS se desarrolla-
ría como consecuencia de una disminución intensa de
los niveles de aminoácidos (en especial triptófano) vía
gluconeogénesis, ya que las mismas lesiones se obser-
van en la especie humana en casos de malabsorción
proteica y dietas deficientes. Por otro lado, es proba-
CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:
MARCADORES DE CANCER
ONCOLOGIA CUTANEA
i
Fig. 1.— D e rmatitis necrolítica Superf i c i a l -
Glucagonoma. El exceso de glu-
cagón liberado por el tumor pan-
c reático endocrino trastorna la
maduración epidérmica, pro v o-
cando una intensa hiperplasia y
edema laminar.
reacciones medicamentosas, el eritema nodosum, el
embolismo, la pancreatitis, las tromboflebitis, la periar-
teritis nodosa, las vasculitis leucocitoclásticas, algunos
tumores y determinadas alteraciones nutricionales. El
hecho de que algunas paniculitis sean debidas a neo-
plasias les confiere en este caso carácter de SPC.
En perros, la aparición de paniculitis como resultado
de neoplasias internas se ha descrito asociada a tumo-
res pancreáticos13. Estos animales desarrollan un cua-
dro de paniculitis diseminada con un carácter necroti-
zante. Las lesiones se caracterizan por el desarrollo de
nodulaciones ulceradas y supurativas. El carácter asép-
tico de la paniculitis y el desarrollo de una sintomato-
logía sistémica (gastrointestinal o pancreática) pueden
hacer sospechar que la paniculitis se ha desarrollado
como lesión secundaria. 
Es imperativo en estos casos practicar una analítica
completa con especial énfasis en los valores pancre á t i-
cos (amilasa y lipasa). La biopsia de las lesiones cutá-
neas suele aportar información valiosa, ya que, de
f o rma característica, la paniculitis contiene áreas de teji-
do graso necrótico y mineralizado, un hallazgo re l a t i v a-
mente distintivo frente a otros tipos de inflamación del
panículo (fig. 2)2 9. 
CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:
MARCADORES DE CANCER
ble que la variabilidad de la gluce-
mia con valores marcadamente erráti-
cos sea debida a la presencia de dis-
cretos focos de insulinoma dentro del
mismo glucagonoma, ya que los car-
cinomas pancreáticos endocrinos, en
general, están compuestos por más
de un tipo celular productor de hor-
mona. A pesar de ello, resulta curio-
so que la DNS no se haya observado
todavía en casos de insulinoma. 
Hasta ahora, en todos los casos
descritos de DNS asociada a gluca-
gonoma en el per ro, la resección del
tumor pancreático no conlleva una
disminución de la intolerancia a la
glucosa. La degeneración vacuolar
hepática que desarrollan estos ani-
males secundaria a la neoplasia
puede que comprometa la capaci-
dad de degradación del hígado. El
pronóstico a largo plazo es desfavo-
rable. Los escasos animales en los
que se ha practicado un seguimiento
post-quirúrgico evolucionaron hacia
un cuadro de severa pancreatitis. 
Paniculitis necrotizante 
diseminada-Adenocarcinoma
pancreático
La inflamación del tejido adiposo
localizado entre la dermis y las fas-
cias de la musculatura subcutánea
(paniculitis) es una lesión relativamen-
te frecuente, aunque con un origen
extremadamente variado. Entre las
causas de paniculitis se encuentran
algunos procesos infecciosos (bacte-
rianas, micóticas, algas), lesiones
traumáticas, el lupus eritematoso, las
inflamaciones reumatoides, algunas
ONCOLOGIA CUTANEA
i
Fig. 2.— Paniculitis necrotizante diseminada-Adenocarc i n o m a
p a n c reático. Los enzimas liberados por el tumor pan-
c reático exocrino necrosan el tejido graso subcutá-
neo, que posteriormente se mineraliza.
a neoplasias, sino que pueden ser debidas a pro c e s o s
hiperplásicos, degenerativos e incluso y iatro g é n i c o s .
Todo ello confiere a las dermatopatías endocrinas un
valor escaso como marc a d o res de cáncer. 
Por su extensión e inespecificidad, en este artículo úni-
camente se hace referencia de forma sucinta a todos
aquellos tumores que se manifiestan en el tejido cutá-
neo a través de su actividad hormonal, o a través del
efecto que produce su crecimiento en la funcionalidad
de órganos endocrinos (para mayor información sobre
las alteraciones cutáneas y el cuadro clínico, el autor
refiere a los lectores a otras excelentes publicaciones
sobre el tema)7,20.
Las principales hormonas con capacidad de afectar
el tejido cutáneo y que son potencialmente secretadas
por neoplasias incluyen los glucocorticoides, los estró-
genos y los andrógenos. 
El Hiperadrenocorticismo (Síndrome de Cushing), pro-
vocado por un exceso de glucocorticoides circulantes,
induce múltiples alteraciones sistémicas y cutáneas
debido a la capacidad de estos metabolitos en aumen-
tar el catabolismo proteico, así como a sus efectos
antienzimáticos y antimitóticos (fig. 3)9. El hipergluco-
CAPITULO IV SINDROMES PARANEOPLASICOS CUTANEOS Y NEOPLASIAS CUTANEAS SECUNDARIAS:
MARCADORES DE CANCER
El pronóstico del cuadro es altamen-
te desfavorable, ya que estos perros
desarrollan carcinomas pancreáticos
agresivos. El mismo tipo de paniculi-
tis, sin embargo, también puede
observarse en casos de pancreatitis.
La relación entre la neoplasia pacre-
ática y la paniculitis es desconocida.
P robablemente, la liberación de lipa-
sas a partir del tumor de páncreas exo-
crino (o la destrucción de tejido acinar
exocrino en el caso de la pancre a t i t i s )
contribuyen a la degeneración del teji-
do graso subcutáneo. De hecho, los
p e rros afectados por el síndrome mues-
tran valores séricos de lipasa y amila-
sa muy elevados. Ahora bien, apare n-
temente deben existir otros factore s
(¿isquemia, trombosis ?) que contribu-
yan también a la necrosis del panícu-
lo, ya que la paniculitis necrotizante no
se desarrolla en todos los animales
que sufren pancreatitis, ni en todos los
casos de tumores pancreáticos. 
Dermatopatías paraneoplásicas
de origen endocrino
(Endocrinopatías) 
Las alteraciones cutáneas pro d