Minimanual CTO   Neurologia y Neurocirugia
36 pág.

Minimanual CTO Neurologia y Neurocirugia


DisciplinaMedicina10.090 materiais32.052 seguidores
Pré-visualização23 páginas
espasmo muscular. 
 Reflejos autónomos. Comprenden múltiples funciones (cambios 
en el tono vascular, sudoración, reflejos intestinales y vesicales). 
Suelen ser segmentarios, pero en ocasiones se desencadenan 
de forma simultánea en grandes porciones de la médula ante 
un estímulo nociceptivo fuerte o la repleción excesiva de una 
víscera, es el llamado reflejo en masa.
3.7. Coma. Muerte encefálica.
(Ver figura 10).
3.8. Sindromes lobares.
(ver tabla 17 y figura 11 en la página siguiente).
TEMA 4. TUMORES INTRACRANEALES
4.1. Consideraciones generales.
Los tumores intracraneales más frecuentes en el adulto son los 
metastásicos. Entre los tumores cerebrales primarios destacan los 
gliomas (el glioblastoma multiforme es el tumor cerebral primario 
más frecuente en mayores de 20 años) (MIR 97-98, 44). 
Las neoplasias intracraneales son, después de las leucemias, los 
procesos malignos más frecuentes en la edad infantil, y suponen la 
neoplasia sólida más frecuente en esta edad. El mayor porcentaje lo 
constituyen los astrocitomas, seguidos por el meduloblastoma (tumor 
maligno más frecuente) y el craneofaringioma, siendo excepcionales 
las metástasis. 
En adultos los tumores cerebrales son en su mayoría supraten-
toriales (80%), mientras que en niños entre 2 y 12 años predominan 
los infratentoriales (60%).
CLÍNICA.
 Cefalea. Es el síntoma de presentación más frecuente; se des-
cribe clásicamente como más intensa por la mañana. Puede 
despertar al enfermo por la noche (MIR 96-97F, 73). Si existe 
HTIC, puede asociarse a náuseas y vómitos. 
 Epilepsia. Suponen la primera causa de epilepsia entre los 35 y 50 
años de edad (MIR 04-05, 61). Son especialmente epileptógenos 
el oligodendroglioma, algunas neoplasias con predilección por 
el lóbulo temporal (gangliocitoma) y las metástasis cerebrales. 
Tabla 16. Datos anatomopatológicos más característicos 
de algunos tumores cerebrales.
 CORDOMA: células fisalíferas.
 MEDULOBLASTOMA: rosetas de Homer-Wright.
 RETINOBLASTOMA: rosetas de Flexner-Wintersteiner.
 OLIGODENDROGLIOMA: células \u201cen huevo frito\u201d.
 PINEOCITOMA: rosetas de Borit.
 QUISTE COLOIDE: material PAS (+).
 MENINGIOMA: cuerpos de Psammoma.
 GLIOBLASTOMA MULTIFORME: \u201cpseudoempalizadas\u201d en 
torno a las áreas necróticas.
 NEURINOMA (SCHWANNOMA): patrones Antoni A (células 
bipolares en empalizada) y B (células espumosas).
4.2. Metástasis cerebrales.
Son los tumores cerebrales más frecuentes en el adulto, pero son 
excepcionales en niños.
Se localizan generalmente a nivel de la unión corticosubcortical 
de los hemisferios cerebrales (80%) y, menos frecuentemente, en los 
Figura 10. Diagnóstico diferencial de los estados de coma. Signos con valor localizador (MIR 04-05, 53).
miniMANUAL 1 CTO
Pág. 18
hemisferios cerebelosos (15%, procedentes sobre todo del tracto 
digestivo y aparato genitourinario). Aún así representan el tumor 
más frecuente en la fosa posterior del adulto (MIR 04-05, 64). Con 
frecuencia son múltiples.
El mayor porcentaje son de origen pulmonar (aproximadamente 
un 50%), siendo más habituales en el carcinoma de células pequeñas 
u \u201coat cell\u201d que en el resto de tumores broncogénicos (MIR 96-97, 
71). Otras fuentes frecuentes son la mama, riñón, melanoma y tracto 
digestivo. El tumor que tiene más tendencia a metastatizar en el 
cerebro es el melanoma.
Radiológicamente suelen observarse en la TC como lesiones 
hipodensas cuya pared se realza de forma importante tras la admi-
nistración de contraste intravenoso (captación en anillo o imagen 
en \u201cdonut\u201d). El diagnóstico diferencial de las lesiones que captan 
contraste en anillo debe establecerse entre metástasis, glioblasto-
ma multiforme, linfoma cerebral primario y abscesos (incluida la 
toxoplasmosis cerebral). 
Existen algunas metástasis con especial tendencia a sangrar (por 
tanto, hiperdensas en la TC): coriocarcinoma, melanoma, carcinoma 
de tiroides, hipernefroma (riñón) y carcinoma broncogénico.
El tratamiento de elección para las metástasis cerebrales es la 
radioterapia holocraneal. Las lesiones únicas y accesibles, cuando 
está controlado el tumor primario, deben tratarse con cirugía más 
radioterapia postoperatoria. En algunos casos puede emplearse la 
quimioterapia (por ejemplo, metotrexate en metástasis hematoló-
gicas o de coriocarcinoma) (MIR 98-99F, 71). 
4.3. Gliomas.
Los gliomas son las neoplasias cerebrales primarias más prevalentes, 
especialmente los tumores astrocitarios más agresivos (glioblastoma 
multiforme) (MIR 97-98, 44). 
ASTROCITOMAS (GRADOS I, II Y III DE KERNOHAN). 
Son tumores de crecimiento relativamente lento que afectan funda-
mentalmente a pacientes jóvenes (10 a 40 años). Microscópicamente 
están constituidos por astrocitos de diferentes tipos que determinan 
el pronóstico (el fibrilar y el protoplásmico tienen mejor pronós-
tico que el gemistocítico). Hay dos formas clasificadas por la OMS 
como tumores independientes por su evidente mejor pronóstico: el 
astrocitoma pilocítico (en edades más jóvenes, frecuente en niños, 
generalmente quístico) y el astrocitoma subependimario de células 
gigantes (asociado a la esclerosis tuberosa (MIR 97-98F, 128). 
En el adulto se localizan fundamentalmente en los hemisferios 
cerebrales, mientras que en los niños son más frecuentes en los 
hemisferios cerebelosos, nervio óptico y tronco encefálico (el tumor 
encefálico más frecuente en niños es el astrocitoma de cerebelo, 
con frecuencia pilocítico y quístico (MIR 97-98F, 127). El glioma del 
nervio óptico se asocia a la neurofibromatosis tipo I.
La imagen característica en la TC de los astrocitomas de bajo 
grado es una lesión hipodensa con escaso efecto de masa (son 
infiltrantes, en general) que no capta contraste intravenoso. Los 
anaplásicos tienen tendencia a captar contraste (a mayor maligni-
Tabla 17. Síndromes lobares.
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd \ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd	
\ufffd \ufffd\ufffd\ufffd
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd \ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd rotoM ovitiduA ovitisneS lausiV
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd
\ufffd\ufffd
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd
)acorB(arotoM )ekcinreW(avitisneS
.nóiccudnoC
.aifargA
aixelA
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd
\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd\ufffd
\ufffd
.adibihnisedatcudnoC
.sociacrasojelferednóicarebiL
atcudnoc,otaflo,ejazidnerpa,airomeM
avitcefaylanoicome
avitisnesaisongA lausivaisongA
Figura 11. Principales manifestaciones de los síndromes lobares.
Neurología y Neurocirugía
Pág. 19
dad, mayor tendencia a la captación). 
El tratamiento de elección de los astrocitomas es la cirugía 
más radioterapia (en los de bajo grado, se prescinde con frecuen-
cia de esta última). La cirugía puede ser curativa en el caso del 
astrocitoma pilocítico de cerebelo en los niños, tumor para el que 
no se recomienda radiar. En los gliomas de tronco se prefiere el 
tratamiento no quirúrgico mediante radioterapia. En los gliomas 
del nervio óptico se aconseja actitud expectante y cirugía sólo 
si se observa progresión del tumor, ya que la cirugía supone la 
amaurosis de ese ojo.
GLIOBLASTOMA MULTIFORME (GRADO IV DE KERNOHAN).
 Tumor primario más frecuente y más maligno del SNC. Afecta más 
a varones adultos mayores de 50-60 años. Se ha demostrado cierta 
predisposición genética. Puede originarse a partir de un tumor as-
trocitario de menor grado (glioblastoma secundario) o de novo sin 
antecedentes de tumor previo (glioblastoma primario).
Es un tumor de rápido crecimiento, que histológicamente parece 
proceder de una desdiferenciación astrocitaria con pleomorfismo, 
necrosis, proliferación vascular y frecuentes mitosis, por lo que no 
es raro que la recurrencia de un astrocitoma de bajo grado sea en 
forma de glioblastoma. Pueden formarse \u201cpseudoempalizadas\u201d en 
torno a las áreas necróticas.
Sus localizaciones más frecuentes son los hemisferios cerebrales, 
el cuerpo calloso (en ocasiones se hace bilateral, dando una imagen 
típica en «alas de mariposa») y las estructuras centroencefálicas.