A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
501 pág.
Manual del residente traumatologa COT 2

Pré-visualização | Página 29 de 50

una estructura anatómica adyacente.
Son frecuentes y su incidencia es cada vez mayor. La relación etiológica con determinadas profesiones es aún 
hoy motivo de debate, aunque se acepta que el trabajo (síndromes por sobreuso) es uno de los múltiples factores 
que pueden agravar la clínica, así como una serie de enfermedades sistémicas como el hipotiroidismo o la 
diabetes e incluso circunstancias especiales como en pacientes obesos o en hemodiálisis.
En la extremidad superior es donde encontramos con más frecuencia estos síndromes pudiendo ocurrir en 
cualquier punto del recorrido del nervio, existiendo zonas anatómicas con mayor predisposición como veremos a 
lo largo del capítulo.
 
2. Fisiopatología
La compresión es el principal elemento desencadenante, produciéndose una disminución en la circulación 
intraneural (isquemia), lo que provoca una vasodilatación capilar por trastornos de la permeabilidad y 
secundariamente aparición de edema. Esto multiplica los efectos de la compresión inicial y produce lesiones 
nerviosas1.
Inicialmente nos encontramos con una alteración de la velocidad axonal e incluso en las vainas de mielina, 
objetivándose lesiones en la arquitectura axonal en casos de compresión prolongada.
Todas estas alteraciones tienen una traducción clínica que dependerá del grado de compresión y de la duración 
de la misma.
En fases iniciales en las que existe una alteración de la microcirculación y una disminución en la velocidad de 
transporte axonal, al solucionar la causa de la compresión se logra una recuperación rápida y total.
Por contrapartida en estadios evolucionados en los que nos encontramos signos de denervación por lesiones 
axonales la recuperación será muy lenta y en la mayoría de los casos incompleta.
 
3. Sídrome de compresión nerviosa escalonada
Consiste en la compresión de un nervio en dos niveles2. Se basa en el hecho de que la compresión proximal sobre 
el trayecto de un nervio lo hace más sensible frente a un elemento compresor situado distalmente, debido a los 
efectos acumulados en los transportes axonales anterógrados.
El tratamiento aplicado al punto de compresión principal suele ser suficiente. No se recomienda el tratamiento
quirúrgico simultáneo de los diferentes niveles de compresión del nervio.
 
Página 1 de 149. Síndromes canaliculares de la extremidad superior
23/01/2011http://www.manualresidentecot.es/es/bloque-i-estructura-funcio...
4. Principios diagnósticos
Identificar y diagnosticar un compromiso neurológico no siempre es fácil. Exige una correcta y exhaustiva historia 
clínica para demostrar la presencia de lesión y determinar la causa desencadenante. 
 
4.1. Sintomatología
Predominan los trastornos sensitivos subjetivos como parestesias y/o dolores en un territorio determinado que 
aumentan por la noche, desencadenados por movimientos o posiciones concretas. Pueden asociar intolerancia al 
frío. Cuando aparece sintomatología de esfuerzo debemos sospechar origen muscular del atrapamiento.
Los síntomas que aparecen varían en función de la topografía lesional y del tipo de fibras nerviosas afectadas:
• Fibras sensitivas o sensitivomotoras: dolor, parestesias, eventualmente compromiso muscular (nervios 
mixtos).
• Fibras motoras: dolor en un compartimento mal localizado, pérdida de fuerza, amiotrofia. 
 
4.2. Exploración clínica
Para realizar una correcta exploración clínica, además del estudio del nervio a lo largo de su trayecto, hay tres 
etapas importantes, las pruebas y maniobras de provocación, la exploración de la sensibilidad cutánea y el 
examen de fuerza muscular.
 
4.2.1. Pruebas y maniobras de provocación
• Prueba de Tinel: percusión sobre el nervio afecto inmediatamente por encima de la zona sospechosa de 
compresión.
• Presión continuada sobre el trayecto del nervio: por encima de la zona de compresión durante un tiempo 
inferior a 60 segundos.
• Adopción de determinadas posturas anatómicas: provocan la compresión o estiramiento del nervio. 
 
4.2.2. Exploración de la sensibilidad cutánea
La sensibilidad más alterada es la vibratoria, sin embargo la más estudiada en la práctica clínica habitual es la 
discriminativa.
• Sensibilidad discriminativa: se estudia de forma bilateral comparativa.
– Test de Weber o prueba de discriminación estática de dos puntos: estudia la distancia mínima entre dos 
puntos de presión discriminados por el paciente sin apoyo visual. Se considera anormal una distancia a 
partir de 6 mm.
– Test de discriminación de dos puntos en movimiento: es más sensible que el test de Weber. Se realiza 
deslizando las dos extremidades del instrumento por el dedo de proximal a distal. Se considera anormal 
una percepción de desplazamiento de 4 mm o mayor.
– Test de los monofilamentos de Semmes y Weinstein: se usan hilos de nylon de espesor creciente y 
calibrado. La exploración busca el monofilamento más fino que el paciente percibe con los ojos cerrados. 
Es también más sensible que el test de Weber.
• Sensibilidad vibratoria: evalúa los receptores de adaptación rápida.
– Diapasón: de forma bilateral y comparativa; se puede realizar con vibrómetro de frecuencia creciente 
para estudiar el umbral del paciente.
Página 2 de 149. Síndromes canaliculares de la extremidad superior
23/01/2011http://www.manualresidentecot.es/es/bloque-i-estructura-funcio...
– Test del “pincha-toca”: no es cómodo para el paciente. Si existe una alteración grave de la sensibilidad, 
permite ver si se conserva o no la sensibilidad de protección.
Existen escalas de gradación de alteraciones de la sensibilidad como la de Lundborg3. En los casos leves y 
moderados (grados I y II de Lundborg) se alteran la prueba del diapasón y de los monofilamentos, mientras que la 
prueba de Weber y de discriminación de dos puntos en movimiento se alteran en los casos evolucionados con 
cierto grado de interrupción axonal (grado III de Lunborg). 
 
4.2.3. Examen de la fuerza muscular
Valoramos de forma objetiva los cambios producidos mediante la escala internacional M0-M5 y de forma visual 
(subjetiva) la amiotrofia en el territorio del nervio comprimido, lo que indica interrupción axonal y hace que un 
síndrome se clasifique como grave. 
 
4.3. Exploraciones complementarias
Son las exploraciones electrofisiológicas y el diagnóstico por la imagen. 
 
4.3.1. Exploraciones electrofisiológicas
Son dos, la electromiografía, mediante inserción de electrodos dentro del músculo para evaluar su actividad 
eléctrica espontánea y provocada, y los estudios de conducción nerviosa (tabla 1). Son estudios que valoran el 
funcionamiento de nervios motores y sensitivos. Permiten estudiar fibras mielínicas de gran tamaño (que 
transmiten vibración y tacto fino), pero no otras de menor tamaño amielínicas (que transmiten dolor).
En los nervios, los primeros cambios se producen en las fibras amielínicas, que no pueden ser estudiadas con 
estas técnicas, y por tanto, tampoco los síntomas iniciales como dolor y parestesias.
Cuando la compresión nerviosa se cronifica se afectan las grandes fibras mielínicas, y en ese momento es cuando 
estas técnicas nos resultan útiles para el diagnóstico. Los estudios de conducción nerviosa ponen de manifiesto la 
disminución de la velocidad de conducción del nervio, algo característico de los síndromes canaliculares, siendo 
muy útiles ya que se alteran de forma precoz.
4.3.2. Exploraciones por la imagen
Se deben realizar en la zona de compresión sobre todo si existe limitación de la movilidad o patología de la 
articulación próxima. Sólo cuando se sospecha proceso tumoral o pseudotumoral se recurrirá a TAC o RMN.
 
5. Principios terapeúticos
La mayoría de síndromes canaliculares en estadios iniciales responden al tratamiento médico o conservador. 
 
Página 3 de 149. Síndromes canaliculares de la extremidad superior
23/01/2011http://www.manualresidentecot.es/es/bloque-i-estructura-funcio...