A maior rede de estudos do Brasil

Grátis
73 pág.
Manual CTO 6ed Endocrinología em espanhol

Pré-visualização | Página 47 de 50

- Hipotiroidismo. 
 - Déficit de GH.
 - S. del Ovario Poliquístico. 
 - Hiperinsulinismo. 
S. Genéticos:
 - Prader-Willi. 
 - Laurence-Moon-Bardet-Bield. 
 - Stewart- Morgani. 
 - Down. 
 - Alstrom. 
 - Cohen. 
 - Carpenter. 
 - Pseudohipoparatiroidismo. 
Inducida por fármacos: 
 - Corticoides. 
 - Hidrazidas. 
 - Fenotiazinas. 
 - Ciproheptadina. 
DIAGNÓSTICO Y CLASIFICACIÓN.
La asociación que existe entre obesidad y dislipemia, y también 
con la resistencia insulínica e hiperinsulinemia, deben ser tenidos 
en cuenta al abordar el paciente obeso. 
Tabla 59. Definición del síndrome metabólico.
III-PTA
:setneiugis5soledsoiretirc3
58/031>lairetranóiserP-
051>sodirécilgirT-
rejum05</nórav04<LDH-
011>sanuyaaimeculG-
rejum88>/nórav201>arutniC-
SMO
aimenilusnirepihoAAGoCHIo2opitMDedaicneserP
soled2ynóicalbopaledroirepuslitraucledamicnerop
:)soiretirc3nasicerpesasoculgtlayahonis(setneiugis
09/041>lairetranóiserP-
051>sodirécilgirT-
rejum04</nórav53<LDH-
>CCIo/y03>CMI- .rejum58.0>/nórav9.0
nim/cm02>airunimublaorciM-
FDI
,soeporuerejum97>/nórav39>arutnic(lartnecdadisebO
:setneiugissoled2y)sotnitsidnossazarsartoarap
58/031>lairetranóiserP-
051>sodirécilgirT-
rejum05</nórav04<LDH-
o001>sanuyaaimeculG- .2opitMDedoiverpocitsóngaid
ATP-III: Adult Treatment Panel III, OMS: organización mundial de la 
salud, IDF: international diabetes federation, DM: diabetes mellitus, 
IMC: índice de masa corporal, ICC: índice cintura-cadera,IHC: intole-
rancia a hidratos de carbono, GAA: glucemia alterada en ayunas
Se denomina síndrome metabólico a la asociación de varios 
factores de riesgo cardiovascular, incluidos la obesidad abdominal, 
dislipemia, hipertensión arterial y alteración de la glucosa que 
pueden coexistir en un mismo paciente. Este síndrome, llamado 
Endocrinología
Pág. 57
también síndrome X, fue descrito por Reaven en la década de 1980 
y tiene como sustrato fisiopatológico principal la resistencia a la
insulina. Existen varias definiciones del síndrome metabólico según
la clasificación que tomemos (ver tabla) (MIR 05-06, 77).
No debemos olvidar que la obesidad puede ser una manifes-
tación de otras enfermedades endocrinológicas (hipotiroidismo, 
Cushing, etc.) o formar parte de síndromes genéticos o congénitos 
(Prader-Willi, Laurence-Moon-Bield, etc.) que hay que descartar, y 
si es el caso, tratar adecuadamente.
El índice de masa corporal (IMC) o de Quetelet se define como
el cociente entre el peso en Kg por la talla al cuadrado en metros 
(IMC = Peso (Kg) / Talla2 (m) = Kg x m-2). El IMC permite dividir la 
obesidad en grados (MIR 99-00, 256).
Tabla 60. Clasificación de la obesidad.
���� ��������� �������
������ 9,42-5,81 9,42-5,81
���������
;9,62-52:1odarG
9,92-72:2odarG
9,92-52
�������������� 9,43-03 9,43-03
�������������� 9,93-53 9,93-53
��������������
�������
9,94-04 > 04
��������������
��������
> 05 ---
ysetebaiDaledoidutsElearapaloñapsEdadeicoS:ODEES
.dulaSaledlaidnuMnóicazinagrO:SMO;dadisebO
TRATAMIENTO.
Medidas generales. La obesidad es una enfermedad crónica que 
precisa de una asistencia prolongada. Puede llegar a ser necesario el 
tratamiento psicológico adecuado del paciente. Es preciso valorar 
otros factores de riesgo cardiovascular, en cuyo caso el tratamiento 
debe ser más agresivo. Inicialmente hay que modificar la actitud
del paciente y el estilo de vida que ha propiciado la obesidad. No 
olvidar descartar enfermedades orgánicas o genéticas a las que se 
asocia obesidad.
Dieta y ejercicio. La dieta debe ser hipocalórica, equilibrada y 
aceptada por el paciente y es insustituible en el tratamiento. Inicial-
mente se utilizan dietas de 800-1.500 Kcal para conseguir una dismi-
nución del peso de aproximadamente un kilo por semana, aunque en 
algunos casos puede ser aconsejable un ritmo más gradual (medio 
kilo en semana). En todo caso, siempre debe individualizarse el tra-
tamiento. El ejercicio físico moderado y adaptado a las cualidades del 
paciente es beneficioso no sólo porque aumenta la pérdida de grasa
corporal, sino por sus beneficios sobre múltiples órganos y sistemas
(cardiovascular, ósea, articular, respiratoria, etc.) y porque aumenta 
la esperanza de vida. Es preferible el ejercicio aeróbico.
Tratamiento farmacológico. Puede ser necesario en bastantes 
pacientes, no sólo el tratamiento para las dislipemias (ya comenta-
do) y otros factores de riesgo asociados, sino de la obesidad misma. 
Veamos los más importantes:
• Inhibidores de la absorción (Orlistat): se trata de un inhibidor 
de las lipasas intestinales, con lo que actúa disminuyendo la 
absorción de las grasas ingeridas con la dieta, en concreto de 
aproximadamente un 30%. Es eficaz en la pérdida de peso, pues
el fármaco junto a la dieta consigue una disminución mayor de 
peso que la dieta más placebo. Su efecto adverso fundamental 
es la diarrea por esteatorrea, a veces produciendo el abandono 
terapéutico. Sin embargo, no está descrito el déficit de vitaminas
liposolubles ni grasas esenciales. 
• Anorexígenos: fundamentalmente se caracterizan por acciones 
en las que se aumenta la actividad catecolaminérgica o seroto-
ninérgica. Los más importantes son:
- Fenfluramina y dexfenfluramina: no disponibles en Espa-
ña. Aumentan la activación del sistema serotoninérgico. El 
uso combinado con la fentermina, que activa el sistema 
noradrenérgico, se ha asociado a hipertensión pulmonar y 
valvulopatías.
- Fluoxetina y derivados: útiles cuando los pacientes tienen con-
ductas bulímicas o sufren depresión asociadas a obesidad.
- Sibutramina: se trata de un inhibidor de la recaptación de 
la 5-HT y de la noradrenalina. Con ello, además de una 
disminución de la ansiedad y un efecto antidepresivo, este 
fármaco consigue una disminución del apetito y un aumento 
del consumo de energía. No parecen haberse demostrado 
efectos adversos propios de los liberadores de aminas que 
se utilizaron en el pasado, tales como fibrosis pulmonar
o aparición de valvulopatías, ni tampoco la existencia de 
neurotoxicidad. 
- Rimonabant: fármaco de reciente aparición, no comercia-
lizado aún en nuestro país, que es un antagonista de los re-
ceptores cannabinoides tipo 1 (mecanismo por el cuál inhibe 
el apetito) y ha demostrado reducciones del peso frente a 
placebo, al igual que una mejoría de los componentes del 
síndrome metabólico en los pacientes que recibieron dicho 
fármaco.
• Fármacos reguladores del metabolismo energético: el descubri-
miento del gen de la leptina hizo concebir esperanzas en un 
tratamiento eficaz para la obesidad. Los ensayos con la misma
no han mostrado eficacia, salvo en las alteraciones en dicho gen
o en su receptor (excepcionales en humanos).
• Fibra dietética: la fibra saciante puede utilizarse para disminuir el
hambre, ingiriéndola minutos antes de las comidas. También pue-
de ser necesario administrar fibra para evitar el estreñimiento.
Tabla 61. Objetivos de tratamiento en la obesidad.
������������
��������
���������������
lamronCMI
edosacneovlasanuglanóicnevretnioN
.soiverpsesemsolneosepedodipárotnemua
oseperboS
ocisífoicicrejeysacitéteidsenoicadnemoceR
aicneserpedosacnE.acidóirepaicnaligivnoc
aladacidniátsesodaicosaVCRFed
.osep%01-5redreparapnóicnevretni
2ó1opitdadisebO
oicicrejenocodarbiliuqeyacirólacopihateiD
arapsocamráfsoirasecennosisyocisíf
solneelbatse%01ledadidrépanuriugesnoc
.sesem6soremirp
4ó3opitdadisebO
oicicrejenocodarbiliuqeyacirólacopihateiD
adidrépanuriugesnocarapsocamráfyocisíf
eS.sesem6soremirpsolnelaicini%01led
osepled%03-02ledlanifadidrépadneimocer
esolóssenoisacosaledaíroyamalneeuq
.acirtáirabaíguricnoceugisnoc
Tratamiento quirúrgico. Está indicado en los pacientes con 
un peso que excede en más de 45 el peso ideal, haber fracasado 
en tratamientos no quirúrgicos, IMC >40, sobrepeso del 200% 
mantenido